Buscador
Ver revista digital
Playas

¡Acapulco para todos! Días de diversión, hora tras hora

Acapulco PRIMER SLIDE
© Omar Reyes Solórzano

¿Quién no ha sentido una profunda añoranza por el mar ante el entorno actual? No resistimos más y acudimos al abrazo del oleaje, el de Acapulco es el más familiar, el que nos ha reconfortado generación tras generación.

¡Acapulco para todos! El reto de ir a este puerto en familia fue mayor, no por los cubrebocas y el gel desinfectante que hoy cargamos también en el equipaje, sino porque tuvimos que arrancar a los niños del hechizo del mar y mostrarles que hay mucho más por hacer, además de estar en un solo lugar jugando con las olas o en una piscina mientras se tuestan con los rayos del sol.

Lee: ¡Valle de Bravo en familia! Un viaje lleno de sorpresas 

Omar Reyes Solórzano

En este destino hay actividades al aire libre que lograron que los más pequeños cayeran rendidos noche tras noche y con una enorme sonrisa en el rostro. Que hicieron que se les olvidaran las pantallas y que su cuerpo se revitalizara al estar en movimiento. 

En unos cuantos días todos disfrutamos de estar al nivel del mar, pero también descubrimos otro rostro de Acapulco, que complementa al más tradicional, ese que incluye una visita a La Quebrada, una navegación a la Isla de La Roqueta o un paseo en luminosas calandrias. 

Basta con organizarse bien para agregar estas otras escalas al itinerario. 

Omar Reyes Solórzano

Por la mañana 

Mero equilibrio

Apenas un desayuno ligero y nos lanzamos lo más temprano posible a la Zona Dorada para poner a prueba la motricidad. 

En la playa que está frente a la Diana, los guías de SUP Aca se encargaron de que tuviéramos la mañana más divertida demostrando que podíamos aferrarnos a una tabla y mantenernos en equilibrio con un remo en las manos. Quienes no lo lograron, gozaron de un fresco chapuzón en la Bahía de Santa Lucía. 

Omar Reyes Solórzano

Y aunque cuentan con otras opciones para adentrarse al mar, con esnórquel y aletas o a bordo de un kayak, nada más emocionante que rodear El Morro sin caerse y descubrir que estamos hechos para practicar paddle board

Omar Reyes Solórzano

Los menores de 9 años (que no pagan) pueden ir sentados al frente de la tabla y, aunque parece más difícil mantener el equilibrio con un niño, la realidad es que nos ayudaron a mantener la estabilidad.

Costo: 250 pesos por persona. 

Una laguna en exclusiva

En dirección hacia Barra Vieja encontramos el acceso al más hermoso rincón natural: la Laguna de Tres Palos

Omar Reyes Solórzano

Este cuerpo de agua, que es tres veces más grande que la Bahía de Santa Lucía (o sea la de Acapulco), es el hogar de muchas especies de flora y fauna. 

En el embarcadero de Barra Vieja, junto al restaurante Beto Godoy, la familia Salas se encarga de guiar a los visitantes en sus lanchas. 

Omar Reyes Solórzano

Felipe nos llevó a recorrer canales a través de manglares y hasta un jardín acuático, lleno de nenúfares. 

Cormoranes o patos buzos y garzas blancas conseguimos avistar en un recorrido que nos pareció corto, pero que duró más de una hora. Hicimos la promesa de un siguiente paseo aún más largo para alcanzar la parte más amplia de la laguna. 

En este paraje es fácil relajarse, olvidarse de la rutina, mientras se observa la inmensa belleza del lugar. 

Costo: 750 pesos de una a cuatro personas en una misma embarcación. A partir de cinco personas, 150 pesos por cada una. 

Solo hay que llamar o mandar un WhatsApp al 744 115 0618.

Omar Reyes Solórzano

Al mediodía

El secreto revelado

Enclavado en la montaña, cerca de la zona de Las Brisas, descubrimos el secreto mejor guardado de este destino: el Jardín Botánico de Acapulco

Este museo viviente, además de todo el conocimiento sobre flora de la selva subtropical (que distingue a Acapulco), nos regaló también frescor, muy apreciado especialmente hacia el mediodía y nos dio una de las mejores postales de la bahía desde un sitio por muy pocos conocido, incluidos los acapulqueños. 

Omar Reyes Solórzano

Ubicado en un terreno de seis hectáreas donado por la Universidad Loyola del Pacífico, el jardín tiene más de 6 mil ejemplares de plantas y árboles, y más de mil 200 especies.

Omar Reyes Solórzano

Asimismo, es el hogar de mariposas, iguanas verdes, lagartijas, libélulas, coatíes, urracas y halcones, entre muchos otros animales silvestres que buscan mantenerse lejos del ajetreo cotidiano del puerto.

Resultó toda una aventura para los más pequeños integrantes de la familia. Ellos disfrutaron al máximo este espacio al aire libre en el que pueden subir y bajar, descubrir las distintas formas y colores de las hojas, sentir las texturas del musgo o de las rocas y sorprenderse con las especies más espinosas.

Omar Reyes Solórzano

Además, en este terreno rocoso y en pendiente hay un estanque con peces koi, a los cuales pudieron alimentar y una terraza en la descansaron un momento. Nos despedimos del jardín bajando en su nuevo elevador, que permite acceder sin esfuerzo alguno hasta la parte central.

Costo: 70 pesos por persona. 

Estudiantes y profesores, 30 pesos. 

Menores de 10 años y mayores de 60 años, entrada libre. 

Omar Reyes Solórzano

Por la tarde

Como changuitos

Para descolgarse de una cuerda a otra está XMonkey, un parque de cuerdas en las alturas, apto para quienes miden desde 1.50 metros y pesan mínimo 40 kilogramos. 

El sitio ideal para las familias más inquietas. Aquí, cada integrante encuentra su propia meta construida con madera, cuerdas y cables de acero. Hay puentes colgantes y retos ubicados desde 3 y hasta 21 metros de altura; hay tres niveles de dificultad. 

“Baby Monkey” es el circuito más sencillo, niños desde 10 años pueden recorrerlo en 20 minutos acompañados por un adulto; “Youth Monkey” está diseñado para adolescentes, quienes tardan media hora en promedio en superarlo y “Big Monkey” es sólo para mayores de 18 años que confíen en tener la destreza necesaria para cruzar todo en menos de una hora. 

Este parque de cuerdas se localiza en el mismo punto de XtaSea, la tirolesa que hace que los visitantes “vuelen” por encima de la Bahía de Puerto Marqués a 140 kilómetros por hora. 

Costo: de 500 a 700 pesos, según el circuito. 

Al atardecer 

En bici es aún mejor

A Pie de la Cuesta es la respuesta favorita de los locales cuando se les pregunta a dónde hay que acudir para disfrutar del atardecer, pero aguardar ahí puede resultar desesperante cuando se viaja con niños muy pequeños. 

Así que optamos por andar en bicicleta con Aca en Bici por el Paseo de los Pescadores, en la Zona Tradicional de Acapulco.  

Omar Reyes Solórzano

Sin ningún esfuerzo recorrimos los 650 metros de la ciclovía de este lugar que recién se recuperó para la convivencia familiar, pues solía ser un cementerio de embarcaciones. Aún queda un oxidado barco como recuerdo de aquella época. 

Omar Reyes Solórzano

Este nuevo corredor turístico conecta la Rotonda de los Hombres Consagrados con Playa Honda, en el vecindario de Manzanillo. 

Omar Reyes Solórzano

Quienes se reúnen ahí disfrutan de la brisa fresca y la luz dorada sobre los barcos que llegan, ya sea sentados en una banca, caminando, en bicicleta o patines, o, simplemente observando a quienes practican zumba o yoga en algún rincón. 

Costo: 100 pesos por hora (renta de una bici). 

Por la noche

Las noches entre el viernes y el domingo sirven de pretexto para ver una película en el Autocinema Acapulco de Mundo Imperial, una manera de aprovechar hasta el último momento de cada jornada y con un bote de palomitas en las manos.

omar reyes solorzano

Localizado en la Riviera Diamante Acapulco, este sitio presume la pantalla más grande de América Latina: de 24 x 13 metros y tiene capacidad para 250 vehículos. 

“Este lugar sí es gigantesco”, dijo uno de los niños luego de escanear el espacio completo. 

Un detalle más: se puede invitar a todos los integrantes de la familia, incluida la mascota, ya que es pet friendly.

Tras dos horas de proyección, los más pequeños regresan agotados por todo lo vivido a lo largo del día.  

Costo: 199 pesos por vehículo para cuatro personas. 

Omar Reyes Solórzano
autor Ivett Rangel
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios