Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Adolfo López Mateos y la nacionalización de la industria eléctrica de México

Ciudad de México
nacionalización de la industria eléctrica en México

En 1960 el presidente Adolfo López Mateos apostó por la nacionalización de la industria eléctrica para llevar electricidad a todos los hogares de México. Te contamos sobre el emotivo discurso que dirigió en el Zócalo.

Unos de los momentos de mayor fervor nacional tras la Revolución Mexicana fue la nacionalización de la industria eléctrica mediante el decreto del presidente Adolfo López Mateos, cuyo periodo presidencial abarcó de 1958 a 1964. El acontecimiento sucedió el día 27 de septiembre de 1960, cuando el secretario de Hacienda, Antonio Ortiz Mena, tomó la Compañía de Luz y Fuerza (Mexican Light and Power Co.) y levantó la bandera sobre el edificio sede en la avenida Melchor Ocampo.

NADA FUERA DE LA REALIDAD: Fotos Adolfo López Mateos
Adolfo López Mateos

The Mexican Light & Power Company, Ltd. fue fundada en Canadá en 1898 y fue la empresa ganadora de las concesiones otorgadas por Porfirio Díaz para generar, transmitir, distribuir y comercializar la energía eléctrica en el Valle de México. Posteriormente, en 1906, nace MEXILIGHT, otra empresa que se encargó de electrificar los estados de México, Hidalgo, Puebla y Michoacán. Derivado del aumento de trabajadores del sector eléctrico, en 1914 se constituye el Sindicato Mexicano de Electricistas.

El día que la energía eléctrica pasó a manos de mexicanos nacionalización de la industria eléctrica
Fuente: El Universal

De acuerdo con al presidente López Mateos, la principal justificación de la expropiación se debió a que a las empresas privadas mexicanas y extranjeras que operaban la industria eléctrica operaban con grandes deficiencias. Entonces, el 1ro de septiembre de 1960, el presidente anunció la reforma al artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con lo que cesaban las concesiones a particulares para administrar el suministro eléctrico. La nueva empresa paraestatal Compañía de Luz y Fuerza sería la encargada de suministrar energía en conjunto con la Comisión Federal de Electricidad, fundada en 1949 por el presidente Miguel Alemán.

El emotivo discurso del presidente Adolfo López Mateos

Tras la toma de Mexican Light and Power, los trabajadores de la industria eléctrica se dirigieron jubilosos a la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, donde los líderes sindicales invitaron al presidente a izar la bandera. López Mateos descendió, cruzó la plancha del Zócalo, izó la bandera y regresó a Palacio Nacional para dirigir un acalorado discurso.

La nacionalización de la industria eléctrica.

“Al tomar posesión la nación mexicana de la Compañía de Luz, se consuma un largo esfuerzo desarrollado por el pueblo de México para tener en sus manos la energía eléctrica que en el país se produce por manos de mexicanos. La nacionalización de la energía eléctrica es una meta alcanzada por el pueblo en el camino de la Revolución… invitamos al pueblo de México a que, en posesión de su energía eléctrica, acreciente su industrialización para llevar a los hogares de todos, los beneficios de la energía eléctrica y los de la industrialización”.

Expresó el presidente Adolfo López Mateos desde el balcón central de Palacio Nacional.

La nacionalización de la industria eléctrica, un acto de soberanía nacional

En el discurso, el presidente López Mateos comparó la nacionalización de la industria eléctrica con la expropiación petrolera efectuada por el general Lázaro Cárdenas.

“Ni un paso atrás, fue la consigna de Don Lázaro Cárdenas del Río, al nacionalizar nuestro petróleo. Hoy le tocó por fortuna a la energía eléctrica. Pueblo de México, los dispenso de toda obediencia a sus futuros gobernantes que pretendan entregar nuestros recursos energéticos a intereses ajenos a la Nación que conformamos”.

Asimismo, el presidente expresó un duro juicio sobre Jaime Ignacio Merino, quien había sido expulsado de Petróleos Mexicanos por manos manejos financieros. El discurso avivó la llama moral nacionalista, lo cual le dio la pauta para unir las acciones de expropiación con un discurso de soberanía que hacía de México un país “cada vez más libre, cada día más independiente” y concluyó “ ¡Adelante, México es Nuestro!”.

La nacionalización de la industria eléctrica.

En 1974, el presidente Luis Echeverría intentó extinguir la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, S.A. para realizar una posible fusión con la Comisión Federal de Electricidad. Sin embargo, los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas no lo permitieron. Entonces, “Luz y Fuerza” fue delimitado a ciertas regiones del país, lo que ocasionó su declive. Finalmente, en 2011, el presidente Felipe Calderón decretó la extinción y liquidación de “Luz y Fuerza del Centro”.

DESPLEGADO DEL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS (SME) – OPT Jalisco
Marcha del Sindicato Mexicano de Electricistas tras su extinción.
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios