Buscador
Ver revista digital
Historia

Boxeadoras mexicanas, una historia de éxito

_boxeadoras-de-mexico

La participación de las boxeadoras mexicanas en el deporte nacional data de hace casi un siglo. 

A lo largo de la historia de México ha habido muchas mujeres ejemplares en las diversas áreas de la vida. Algunas conocidas, otras de las que se empieza a descubrir más y algunas, tristemente, aún en el anonimato. 

Lee: El boxeador mexicano que compró el Popocatépetl entero para criar conejos

Dentro de estas esferas no podía quedar fuera el deporte, en especial el boxeo, una disciplina que por mucho tiempo fue considerada exclusivamente para hombres. 

Ante el actual boom mediático, donde las peleas del boxeo femenil se han vuelto un espectáculo muy lucrativo en el que cada vez más mujeres destacan, se podría pensar que la incursión de las boxeadoras mexicanas en el pugilato es reciente. 

Afortunadamente, la participación de las boxeadoras mexicanas en la construcción del boxeo femenil nacional data de hace casi un siglo. 

Las primeras boxeadoras mexicanas

El boxeo llegó a México como una práctica ilegal, entre finales de la primera década del siglo XX e inicios de la década de los 20. 

En el prólogo del libro Cosecha de campeones: historia del box mexicano II, José Sulaimán nos deja el dato de que el puerto de Tampico fue el lugar donde este deporte empezó a extenderse por el país. 

Los marineros que hacían escala en Tampico, organizaban apuestas y peleas, con y sin guantes, en casas y lugares considerados de mala fama, donde de manera clandestina ocurrieron las primeras funciones de boxeo. 

Pasaron los años y esta disciplina, que se siguió haciendo popular, con el tiempo se legalizó, captó la atención de cada vez más jóvenes, ansiosos de probar sus aptitudes en el ring. 

No pasaría mucho tiempo para que en el recién llegado deporte se notara la presencia de las mujeres. A inicios de los 30, se empiezan a escuchar los nombres de Margarita Montes, conocida como La Maya y de Josefina Coronado, ambas mujeres nacidas en Mazatlán, Sinaloa.

Antes de adentrarse en el boxeo, Margarita Montes hizo toda una trayectoria deportiva y forjó una historia un tanto particular. En Cosecha de Campeones, los autores la describen como una muchacha de rasgos duros y faldas bien puestas. 

La descripción no es para menos: Margarita se inició como torera. La indiferencia de los empresarios acabó por aburrirla, por lo que dejó la plaza de toros y la cambió por el béisbol. Su paso por este deporte fue brillante: se convirtió en la estrella de la novena femenil de la entonces Cervecería Díaz de León. 

Aún con su talento para el béisbol, Margarita decidió dejar este deporte, pues pensó que si ya había probado su valentía frente a los cuernos de un toro, era momento de asumir mayores retos. 

Margarita se metió a entrenar boxeo, aunque de forma muy clandestina, pues en ese entonces no se veía bien que una mujer participara en este deporte. 

Afortunadamente no estaba sola: La Maya trabó rivalidad deportiva con Josefina Coronado, otra de las pioneras del boxeo femenil en México. En los mercados y rastros de Mazatlán se les empezaba a conocer como las primeras boxeadoras mexicanas. 

Ambas guerreras mexicanas brindaban fieros combates, por lo que un empresario local de nombre Rodrigo Gómez Llanos las llevó a pelear por varias costas del Pacífico. 

Cuando llegaron a Nogales, un grupo de norteamericanos decidieron entrenar a Margarita para pelear contra una campeona de Arizona (de quien se desconoce el nombre). La Maya venció a la campeona por nocaut en el primer round, según el relato en Cosecha de campeones

Esa sería una de las últimas peleas de La Maya contra mujeres, pues las autoridades prohibieron la práctica del boxeo femenil. Pero Margarita continúo peleando contra hombres, quienes también perdieron por nocaut ante la boxeadora mexicana. 

© vidamaz.com

Muerte y renacimiento del boxeo femenil en México

Con el retiro de La Maya y de Josefina Coronado, se hicieron escasas las peleas de mujeres en México. Ante las pocas posibilidades para las boxeadoras mexicanas, muchas de ellas se ganaban la vida como sparrings de los boxeadores, quedando sus talentos a la sombra de los campeones mexicanos. 

Solo un nombre destacó entre estas boxeadoras sparring: Pilar López, también originaria de Mazatlán, quien fue la elegida para el primer enfrentamiento del célebre campeón mexicano Julio César Chávez. 

Mucho tiempo después y para fortuna de este deporte, el boxeo femenil resurgió, especialmente en los gimnasios universitarios como deporte amateur. Laura Serrano fue una de las más reconocidas boxeadoras amateur, quien tuvo que enfrentar la discriminación e indiferencia de la autoridades en las comisiones de boxeo.

Laura tuvo que lidiar contra la ley que prohibía a las mujeres mexicanas boxear, la misma ley que truncó la carrera de La Maya y de Josefina Coronado. Debido a esa ley tuvo que pelear y entrenar por un tiempo en Estados Unidos, donde debutó en 1994. 

Laura Serrano también sufrió discriminación en el vecino país, pues no la querían en el equipo por ser mexicana, por ser la primera campeona mexicana en la categoría de los pesos pluma de la Asociación Internacional de Boxeo de Mujeres (WIBA son sus siglas en inglés) y por llevar un récord de peleas sin derrotas, como relató para La Jornada

Después de su exitosa trayectoria, la mayoría desarrollada fuera de México, la también abogada y poeta Laura Serrano se retiró del boxeo en 2012 donde perdió por decisión unánime en su pelea contra Irma La Torbellino García.

Laura brilla en la historia del boxeo femenil nacional tanto por su gran talento como por ser quien lograra cambiar los reglamentos para que este deporte dejara de prohibirse en México, con lo que abrió el camino para las boxeadoras mexicanas. 

© Laura Serrano, Facebook

Siguiente generación de guerreras mexicanas

Otros 3 nombres que destacan en la historia del boxeo femenil de México son los de Mariana Barbie Juárez, Ana María La Guerrera Torres y Jackie Nava La Princesa Azteca

Las 3 peleadoras, de la misma edad, fueron las siguientes boxeadoras mexicanas que impulsaron este deporte en México. Laura Serrano y estas 3 boxeadoras mexicanas han combinado el deporte del boxeo con la maternidad. 

Barbie Juárez, quien nació el 29 de enero de 1980 en Santa Úrsula Coapa, Ciudad de México, practicaba fútbol en su infancia y empezó a entrenar boxeo desde sus 15 años. Debutó como boxeadora profesional el 22 de mayo de 1998, con lo que fue la primera boxeadora de esta generación.

Desafortunadamente, al inicio de su carrera, corrió una suerte parecida a la de Laura Serrano: no había tantas mujeres boxeadoras en su división con quienes pelear y entrenar, por lo que se fue a buscar más oportunidades en Estados Unidos. 

La Barbie ha relatado en múltiples entrevistas que ella eligió entrenar boxeo para aprender a defenderse, sin imaginar que esta decisión la llevaría a lo más alto: en 2004 ganó el título supermosca de la Federación Internacional de Boxeo Femenil. En 2009 ganó el cinturón interino de los pesos mosca del Consejo Mundial de Boxeo (WBC, por sus siglas en inglés). En 2017 ganó el título gallo del WBC.

Además de su exitosa carrera dentro del boxeo, Barbie Juárez también se desempeña como entrenadora en su propio gimnasio y ha posado para revistas como Playboy

Mariana Barbie Juárez © World Boxing Council

La Guerrera Torres, quien nació el 25 de enero de 1980 en Nezahualcóyotl, Estado de México, fue la siguiente boxeadora mexicana en debutar el 3 de julio de 1999, ni más ni menos que ante Barbie Juárez, a quien venció por decisión unánime. 

En 2006 ganó el título supermosca del WBC, mismo que recuperó en 2008. En 2011 ganó el Cinturón Diamante Supergallo del WBC al vencer por decisión unánime a La Princesa Azteca.

La Guerrera se adentró en el deporte de los puños porque su mamá le inculcó el gusto por este deporte. Además de ella, una de sus hermanas y su sobrina también entrenan boxeo, según relató en entrevista para el WBC. 

Ana María Torres también tiene su propio gimnasio, en el que entrena a personas de todas las edades y con sus entrenamientos de boxeo ha ayudado a muchos jóvenes a salir de adicciones. 

Ana María La Guerrera Torres © World Boxing Council

La Princesa Azteca, que nació en Tijuana, Baja California el 11 de abril de 1980, fue la tercera boxeadora mexicana de esta generación que debutó el 29 de mayo de 2001 en Hawai, donde ganó por decisión unánime.

La Princesa Azteca, al igual que La Maya, tenía una trayectoria en el deporte: desde niña practicaba gimnasia. Después le interesaron las artes marciales, por lo que decidió entrenar lima lama y después kick boxing, disciplina en la que llegó a ser campeona. 

Dentro del boxeo pasó a la historia como la primera campeona mundial en la historia del WBC. Además de su camino en las artes marciales y el boxeo, La Princesa Azteca terminó su carrera en arquitectura y en 2015 fue electa diputada en su natal Tijuana. 

Jackie La Princesa Azteca Nava © World Boxing Council

Estas guerreras mexicanas, precedidas por Laura Serrano, han logrado abrir las puertas a las nuevas generaciones de boxeadoras, pero ha sido una de las batallas más difíciles. 

Aún con el apoyo del fallecido presidente del WBC, José Sulaimán y ahora con el apoyo de su hijo Mauricio Sulaimán, quien es presidente del mismo consejo, las boxeadoras mexicanas no han logrado hacer efectivas sus exigencias de tener mejores salarios, pues aunque los expertos y las mismas atletas coinciden en que hay más calidad en el boxeo femenil en México, sus pagos siguen siendo reducidos, a diferencia de los boxeadores que ganan incluso millones de dólares por pelea. 

Los nuevos nombres del boxeo femenil profesional en México

Las nuevas generaciones de boxeadoras mexicanas siguen demostrando ante el mundo la faceta aguerrida que tanto distingue al pueblo mexicano en los deportes de combate. 

Actualmente, estas son algunas boxeadoras mexicanas que se han posicionado en los rankings de las mejores del mundo, en las diversas divisiones del WBC: 

Átomo: 

María Soledad Vargas, #1 

Montserrat Alarcón, #3

Paja: 

Katia Gutiérrez, #3

Minimosca: 

Yesenia Gómez, campeona de la división

María Guadalupe Bautista, #5 

Gabriela Sánchez, #6

Silvia Torres, #7 

Marilyn Badillo, #9

Alondra García, #10

Mosca: 

Kenia Enriquez, #1

Arely Muciño, #4

María Salinas, #6

Ibeth Zamora Silva, #8

Yessica Chávez, #9

Supermosca:

Lourdes Juárez, campeona de la división

Guadalupe Martínez Guzmán, #1

Diana Fernández, #6

Estrella Valverde, #10

Gallo:

Yulihan Luna, campeona de la división

Mariana Juárez, #3

Zulina Muñoz, #9

Supergallo: 

Yamileth Mercado, campeona de la división

Jackie Nava, #1

Pluma:

Erika  Cruz Hernández, #2

Yareli Larios, #5

Paola Torres, #9

Supermedio: 

Angélica López Flores, #5

Martha Gaitán, #7

Los nombres de estas guerreras mexicanas pasarán a la historia por poner en alto el nombre de México en todo el mundo, por inspirar a las deportistas jóvenes y a todas las mujeres mexicanas en cualquier ámbito, a luchar por alcanzar sus metas, a pesar de los obstáculos y las adversidades. Ellas son muestra del aguerrido espíritu de las mujeres mexicanas. 

boxeadoras mexicanasboxeoboxeo femenil mexicanocampeonasdeporte

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Fan del mundo del emprendimiento, de las artes marciales y de las historias inspiradoras de México.
Comentarios