¿Te gustaría visitar la Cueva Mágica de San Pedro Molinos, en Oaxaca? - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

¿Te gustaría visitar la Cueva Mágica de San Pedro Molinos, en Oaxaca?

Oaxaca
cueva-mágica-oaxacaok
© Instagram Roberto Mixteco

Al visitar la Cueva Mágica que se encuentra en Oaxaca, los viajeros tienen la oportunidad de sumergirse en la fascinante mitología mixteca.

En el corazón de la pintoresca región de la Mixteca, se encuentra: la Cueva Mágica en San Pedro Molinos, Oaxaca. ¿Habías escuchado sobre ella?

Se trata de un lugar mágico y poco explorado que cautiva con su encanto natural y sus fascinantes leyendas. Conozcamos más sobre ella.

¿Dónde está la Cueva Mágica de Oaxaca?

El Centro Ecoturístico “Cueva Mágica” se encuentra en San Pedro Molinos, comunidad que pertenece Tlaxiaco, Oaxaca. Este sitio es un refugio para aquellos que buscan alejarse del bullicio de la vida urbana y conectar con la serenidad de la naturaleza.

Este espacio ofrece una variedad de actividades para todas las edades, desde acampar y recorrer senderos hasta deleitarse con la deliciosa comida regional.

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

Sin embargo, la Cueva Mágica “Kava Yuu Yavi” es el punto al que todos los visitantes de este centro quieren llegar. Una vez llegado a ese punto te puedes maravillar con las formaciones rocosas, las cascadas cristalinas y la rica biodiversidad que caracteriza a este lugar.

Acompañados por guías locales, los exploradores tendrán la oportunidad de sumergirse en la belleza natural y descubrir los secretos que yacen en lo más profundo de la cueva.

Por si eso fuera poco, también puedes darte un chapuzón en las aguas cristalinas de esta cueva. Las albercas fueron creadas por la comunidad que resguarda el Centro Turístico. Sin duda son el lugar perfecto para pasar un tiempo con tus seres queridos.

Sin embargo, esta cueva cuenta historias transmitidas de generación en generación, que forman parte del tejido cultural de San Pedro Molinos.

Leyendas de la cueva mágica

De acuerdo con la tradición oral de los pobladores, este sitio se formó tras la disputa de tres “Ndozos” –dioses de los pueblos-. Se trató de una mujer muy hermosa, quien provenía de Chalcatongo de Hidalgo; un varón de San Miguel El Grande; y el dios de San Pedro de los Molinos.

Los Ndozos se organizaron y disputaron entre ellos para traer agua para sus pueblos desde. Tras días de trabajo y escarbar con sus poderes, para llevar el líquido vital, se detuvieron.

No obstante, en Yucunicoco un astuto movimiento, el señor de Molinos, engañó a otros dioses embriagándolos con aguamiel y huyendo con el preciado líquido hacia su pueblo.

En su furia, los dioses intentaron detener al señor de Molinos, lanzando enormes rocas y obstruyendo su camino. El agua, al acumularse tras las rocas, formó la imponente Cueva Mágica, así como un río y cascadas pequeñas, que se pueden apreciar actualmente en el lugar.

Romance y traición

La leyenda también narra la historia de amor entre el señor de Molinos y la diosa de Chalcatongo, cuyo romance se vio truncado por el engaño y la disputa del agua.

Años después, la diosa regresó en busca de su amado, pero este, consumido por la riqueza y el poder, no reconoció su amor. Desilusionada, la diosa partió hacia la Costa, dejando atrás a su antiguo amante.

La búsqueda desesperada del señor de Molinos lo llevó a transformarse en un monolito de piedra, junto con su amada, como testimonio eterno de su amor perdido. Según la leyenda, estos monolitos pueden avistarse en la costa oaxaqueña.

La Cueva Mágica de San Pedro Molinos es mucho más que una simple formación geológica; es un testamento vivo de la rica herencia cultural y espiritual de la región mixteca.

Adéntrate en este mágico rincón de la Mixteca y déjate llevar por la belleza y el misterio que encierra la leyenda de la Cueva Mágica.

¿Sabías que ya inauguraron el Museo de Chichén Itzá? Aquí te contamos todo sobre ello

cueva magicamixtecasan pedro molinosTlaxiaco
autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Comentarios