Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Barrios Mágicos

Culhuacán

Culhuacán, el centro cívico y religioso más antiguo del Altiplano central de México, resguarda importantes escenarios religiosos, donde sus habitantes aún mantienen vivas coloridas fiestas y celebraciones. ¡Conócelo!

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Un poco de historia

Sus fundadores, los colhuas, eran una tribu nómada procedente del norte que hablaba la lengua náhuatl. Hacia el siglo VII (670 d.C.) establecieron su capital al pie del Cerro de la Estrella y la denominaron Culhuacán, que significa “lugar con joroba” o “lugar de colhuas”.  Junto con los tepanecas de Azcapotzalco ejercieron su hegemonía sobre el Valle de México. Fueron los mexicas quienes, a mediados del siglo XIII, invadieron Culhuacán y, como resultado de emparentar con los colhuas nobles, en 1376 ofrecieron un príncipe noble llamado Acamapichtli, descendiente de herencia tolteca. Así, el primer Tlatoani mexica fue originario de Culhuacán, dando paso a la dinastía de tlatoanis o reyes mexicas.

En la época colonial, Culhuacán se convirtió en un pequeño poblado de barrios dispersos dedicados a la agricultura de chinampas, cuyos productos eran llevados a la ciudad a través del Canal de la Viga para su venta, junto con petates y otros objetos de cerámica. Hacia 1552, Culhuacán tenía 817 personas tributarias; ese mismo año los frailes agustinos comenzaron la construcción de su monasterio, sede del Seminario de Lenguas que funcionó durante poco más de un siglo, y donde los religiosos aprendían las lenguas indígenas para poder evangelizar. Uno de los maestros del seminario fue fray Bernardino de Sahagún. En el siglo XIX, las haciendas establecidas en esta región se apoderaron de los sembradíos y chinampas ante el descontento de la población, que vio la oportunidad de recuperar sus tierras, uniéndose al movimiento revolucionario de Emiliano Zapata.

A principios del siglo XX esta población aún era rural, con una economía basada en el sistema de chinampas, que producía hortalizas y flores en abundancia; además, se explotaban algunas canteras de Culhuacán y del Cerro del Marqués. Por desgracia, las últimas chinampas de Culhuacán, colindantes al Canal de la Viga, fueron desapareciendo poco a poco. 

Voces y anécdotas del ayer

La Leyenda de la Cuevita es la más conocida de Culhuacán. Narra la experiencia de unos canteros que escucharon el llanto de un niño mientras trabajaban. Extrañados porque sólo debían oír el ruido de sus instrumentos, fueron al interior de una cueva de donde procedía el sonido y quedaron sin habla al descubrir la imagen de un Cristo negro (Señor del Calvario), acompañado de dos ángeles arrodillados frente a él. Después de recuperarse de la impresión, corrieron a dar aviso de esta milagrosa aparición al cura y a los demás pobladores, lo que originó la creación de una pequeña capilla en el interior de la cueva.

Tómalo en cuenta

Uno de los compromisos adquiridos que tienen los habitantes de Culhuacán, desde pequeños, es no perder las tradiciones que les dan identidad y arraigo. Tal es el caso de la Fiesta de la Santa Cruz, que nació cuando los canteros de Culhuacán realizaron varias cruces de piedra en la tercera década del siglo XVI. La cruz suele “vestirla” el padrino con un cendal (lienzo de tela largo) y flores; se le prenden ceras y copal, se sirven atole y tamales a los concurrentes, y se celebra una misa. La fiesta dedicada a San Salvador, en la capilla del Calvario, reúne a la población que llega a pagar los favores recibidos con Las Mañanitas, arreglos florales y otros obsequios para el Señor del Calvario. La mayordomía encargada de la Fiesta de San Juan Evangelista, patrono de la parroquia, es permanente y se hereda de padres a hijos. La cooperación del pueblo es esencial para efectuar esta celebración; el templo luce sus mejores galas.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Chile serrano, un chile muy mexicano.
México
Chile serrano; un producto básico para los mexicanos

El chile serrano, también conocido como “chile verde”, es muy usado en la gastronomía mexicana. Este chile de aspecto lustroso puede comerse a mordidas o en exquisitas salsas “verdes” que acompañan guisos como enchiladas verdes, aguachile y otras recetas que, gustosos, te compartimos.

Ciudad de México
La mala suerte del primer hotel de México

Se llamaba la Bella Unión pero su buena suerte duró solo siete años, ya que se hospedaron en él oficiales estadounidenses que hicieron algo que le dio mala fama a este alojamiento

Veracruz
Cumbre Tajín 2018, cinco días de fiesta en Veracruz

Del 16 al 20 de marzo, disfruta de la Cumbre Tajín, el evento cultural más famoso del estado de Veracruz y vive al máximo lo mejor de la música internacional, entremezclada con milenarias tradiciones totonacas.

Ciudad de México
Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería 2018

Conoce las mejores propuestas editoriales de México y el mundo en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.