Toltecas, los maestros constructores de Mesoamérica que seguían a Quetzalcóatl - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Toltecas, los maestros constructores de Mesoamérica que seguían a Quetzalcóatl

Hidalgo
Toltecas
© Werner Forman/Universal Images Group/Getty Images

Considerados una de las grandes potencias prehispánicas, los toltecas consolidaron un imperio extenso durante los periodos clásico y posclásico

Es posible que en el México contemporáneo, los alcances del imperio mexica eclipsen lo logrado por otras civilizaciones igual de magníficas, como los toltecas. Sin embargo, este pueblo afianzó un gran imperio en el altiplano mexicano entre 800 d.C. y 1200 d.C.

Origen de los toltecas

La voz tolteca viene del náhuatl Toltëcatl, que significa natural de Tula; aunque también se atribuye a la palabra tollan, traducida como lugar de tules o juncos. De igual forma, toltekatl significa artista.

Esta civilización inicia con la llegada de los toltecas al valle de México para fundar la ciudad de Tollan o Tula. Sin embargo no hay unanimidad en cuanto a la fecha; algunos expertos señalan que fue en el año de 667 d.C.; otros marcan la fecha en el 850 d.C. y algunos otros hacia 960 d.C.

Mesoamérica durante el apogeo de los toltecas
Mesoamérica durante el apogeo de los toltecas Imagen: Yavidaxiu/Wikipedia

De cualquier forma, se sabe que Tula se convirtió en la capital del imperio tolteca y que este logró su apogeo entre los años 900 y 1200 d. C. extendiéndose por los estados de Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla.

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

Además, su influencia llegó hasta Jalisco, Zacatecas, Oaxaca, Chiapas y la península de Yucatán, donde impactó con fuerza a los mayas.

Organización política y social

La sociedad tolteca se agrupaba bajo una monarquía guerrera legitimada por las creencias religiosas; era un pueblo belicoso y la élite gobernante estaba integrada por los reyes toltecas, guerreros, sacerdotes, jerarcas y funcionarios que controlaban el ejército, atendían el culto religioso y el calendario.

Por su parte, la clase trabajadora estaba formada por campesinos, artesanos, carpinteros, albañiles e hilanderos, entre otros; y debajo de ellos se encontraban los esclavos, capturados de los pueblos sometidos con las victorias militares.

Guerrero tolteca
Guerrero tolteca Foto: Wikimedia Commons

Religión de los toltecas

Era un pueblo politeísta, es decir, creían en muchos dioses y veneraban sobre todo a los más poderosos, como Quetzalcóatl, la serpiente emplumada; Tezcatlipoca, el espejo humeante; y Tlaloc, el dios de la lluvia.

Actividad económica

Su economía se basaba en la agricultura: sembraban maíz, calabaza, frijol, amaranto y chile en extensos campos de cultivo irrigados por complejos sistemas de canales, y con el maguey producían pulque y fibras. Asimismo, se dedicaban a la minería de cal, pues este material era necesario para construir y decorar edificios.

Como en todas las culturas mesoamericanas, el maíz era la base de la alimentación tolteca
Como en todas las culturas mesoamericanas, el maíz era la base de la alimentación tolteca Foto: Archivo MD

Cultura de los toltecas

Son reconocidos por sus habilidades artísticas, representadas en murales y esculturas antropomorfas de piedra, elemento arquitectónico innovador pues con sus cabezas sostenían el techo de una habitación para así contar con más espacio interior. Ejemplo de lo anterior puede observarse en el templo de Tlahuizcalpantecuhtli, el Señor del Alba, o en la pirámide B en la ciudad de Tula.

La pirámide b en la zona arqueológica de Tula
La pirámide B en la zona arqueológica de Tula Foto: Wikimedia Commons

Finalmente, te invitamos a conocer el sitio arqueológico de la ciudad de Tula, en Hidalgo. Ahí podrás admirar los vestigios de esta civilización. Algunos edificios impactan por sus dimensiones, sofisticación e ingeniería. Tal es el caso de la Pirámide B, con sus atlantes de casi cinco metros de altura; los tres campos del Juego de pelota y el Palacio Quemado, que los arqueólogos atribuyen como hogar de la familia del gobernante.

Zona Arqueológica y Museo de sitio de Tula
Zona Arqueológica y Museo de sitio de Tula Foto: INAH
hidalgomexicomexico desconocidotula hidalgozonas arqueologicas mexico
Comentarios