Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

Día de la Candelaria, origen y significado del 2 de Febrero

El día de la Candelaria es festejado cada 2 de febrero; se celebra la purificación de la Virgen, se viste al niño Dios y se lleva a la iglesia para ser bendecido. Después, quienes encontraron al niño en la rosca invitan los tamales. Todo esto es muy bello y delicioso, pero ¿Conoces el origen del día de la Candelaria? ¿O por qué los mexicanos comemos tamales en este día?

Día de la Candelaria.

El día de la Candelaria se festeja exactamente 40 días después de Navidad -es decir, el 2 de febrero- y es debido a que, en ese día, la Virgen se purificó después del nacimiento del niño Dios y llevó candelas a la Iglesia para que estas fueran bendecidas. Este era el festejo original, sin embargo, en la época del Virreinato llegó a México y el día de la Candelaria coincidió con la temporada de siembra que iniciaba el 2 de febrero y se festejaba con exquisitos tamales como platillo principal. ¿Lo sabías?

Origen del día de la Candelaria

De acuerdo con la antropóloga Katia Perdigón, el 2 de febrero -día de la Candelaria- la Virgen solía ser la protagonista del festejo, pues era cuando se cumplían exactamente 40 días después de Navidad, por lo que la Virgen acudió a la Iglesia para ser purificada y dar gracias a Dios por la llegada de Jesús a la Tierra. Y desde entonces, se quedó como costumbre acudir a la iglesia cada 2 de febrero, para agradecer que el niño Dios trajera luz a los corazones de la humanidad.

Simeón, el anciano

También se dice que un anciano llamado Simeón, quien era traductor de la Biblia del hebreo al griego, dudó traducir la palabra “Virgen” tal cual, pues él creía que lo correcto era poner “mujer”. Justo en ese momento recibió una revelación divina en la que se le indicaba que no debía cambiar el significado de la Virgen y también que no moriría hasta ver al niño Dios. Con la promesa de conocer al niño Dios, Simeón llevaba candelas  a la Iglesia -como símbolo de la luz que traería el niño- hasta que llegó María con el pequeño Jesús en brazos y Simeón dijo “ya puedes dejar que muera en paz”, y cerró los ojos para nunca volver a abrirlos.

Día de la Candelaria.

La celebración del día de la Candelaria en México

Por otra parte, según Arturo Cardoso, sociólogo e historiador de la FES ACATLÁN, el festejo del día de la Candelaria en México es un sincretismo entre la cultura prehispánica, católica y judía que se ha modificado con el paso del tiempo.

Y es que, como vimos, hace mucho tiempo en el día de la Candelaria principalmente se celebraba la purificación de la Virgen, pero a partir de la primera década del siglo XX la celebración del niño Dios tomó muchísima fuerza en México igual que la idea de colocarle distintos atuendos.

Pero, ¿por qué Arturo Cardoso señala como antecedente a la cultura judía? Pues bien, dentro de la tradición judía encontramos el libro de Vaikrá. En el Vaikrá  se indica que las mujeres a los 40 días de dar a luz tenían que ir a la iglesia para purificarse y dar gracias a Dios con una paloma. Sin embargo, con el transcurrir de los años, la paloma se transformó en una candela y desde ahí, al 2 de febrero se le conoció como día de la Candelaria.

La influencia prehispánica

En cuanto a la influencia prehispánica Arturo Cardoso señaló que el día en el que la Virgen fue purificada y dio gracias en la iglesia, los mexicas celebraban el principio del Atlcahualo -inicio de temporada de siembras. En esta fiesta se llevaba a bendecir el maíz que luego se sembraría como tributo a los dioses Tláloc y Chachitlicuetl con el fin de obtener buenas cosechas.

Por lo anterior, en la época del virreinato y con la evangelización de los pueblos indígenas, hubo un sincretismo entre estas tradiciones y en México se volvió costumbre -en lugar de bendecir el maíz- comer tamales -como si celebráramos a Tláloc y a Chachitlicuetl- justo cuando se cumplen 40 días después del nacimiento del niño Dios.

Día de la Candelaria en México.

La celebración del día de la Candelaria hoy en día

Actualmente y de acuerdo con Arturo Cardoso, el día de la Candelaria se puede celebrar de dos formas; la primera es una procesión dedicada a la Virgen acompañada de música y pirotecnia (como en Tlacotalpan o en Coyoacán), y la segunda es cuando los creyentes presentan a sus niños Dios en misa -los niños deben estar ataviados con distintos atuendos- y después invitan a la celebración en su casa donde dan de comer deliciosos tamales.

¿Por qué se viste a los niños Dios el día de la Candelaria?

Esta pregunta no tiene una respuesta clara, sin embargo, Katia Perdigón, en su libro titulado “Mi niño Dios”, sostiene que la tradición de vestir a los niños Dios se deriva de la época del virreinato. Su investigación arrojó que quizá surgió a partir de una tradición que las monjas tenían en la época virreinal -estas monjas vestían a los niños Dios para presentarlos en la Iglesia, justo como hizo en su momento la Virgen-.

Actualmente, se estima que existen alrededor de 100 modelos distintos para vestir a los niños. Moda que se reforzó en 1975, cuando surgió la Casa Uribe, una empresa dedicada a ofrecer un montón de modelos para vestir al niño Dios.

Por último y de acuerdo con Katia Perdigón “pocos devotos relacionan la vela con la festividad de la Purificación de la Virgen, este acontecimiento se ha suplido con la imagen del Niño Dios, de hecho la mayoría de los practicantes de esta celebración no saben para qué son las velas. Las candelas evocan la iluminación del mundo por el Salvador”.

Cómo vestir al niño Dios

  1. Tradicionalmente: el primer año -en el que se tiene al niño- se viste de blanco, sin corona ni trono. En el segundo año ya puede llevarse un traje de color y el tercero se le viste como rey y se le coloca la corona pues según cuentan, ya puede realizar milagros.
  2. De forma moderna: en México, a finales del siglo XX y principios del XXI, se volvió común vestir al niño Dios con atuendos modernos como de motociclista, bombero o policía, sin embargo, esta idea ha sido fuertemente criticada por muchos católicos, pues se considera una ofenza. ¿Tú qué opinas al respecto?

Día de la Candelaria.

 

Dónde puedes comprar a tu niño Dios o vestirlo

Si estás en búsqueda de un niño Dios o quieres vestir al que ya tienes pero no encuentras el lugar adecuado te recomendamos visitar -además del mercado de tu colonia- la calle Talavera, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México. En esta calle encontrarás distintos diseños, desde la tradicional vestimenta del “Señor de las Palomas”, hasta vestimentas modernas como de “charro” o de alguna vestimenta indígena tradicional.

Te recomendamos visitar el local “Niños Uribe“, ubicado en esa misma calle -Talavera-.

Dato curioso

¿Sabes cómo lucía un niño Dios del año 1700? Exactamente como se muestra en la siguiente imagen -la escultura pertenece a la Colección de Arte del Banco de la República-.

Niño Dios del año 1700, época colonial.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Esta es la causa del cocoliztli que mató a cientos de indígenas

El cocoliztli era una enfermedad que atacaba principalmente a los indígenas y que fue responsable de una tragedia demográfica que facilitó la conquista de los españoles.

Atardecer en Los Cabos
México
Los Cabos, uno de los mejores destinos del mundo para viajar

En 2018 Los Cabos es uno de los mejores destinos del mundo. Por sus atardeceres, por la visita de las ballenas cada invierno, la propuesta gastronómica, las galerías de arte y playas pequeñas con oleajes aptos para el kitesurf o para nadar como en alberca.

Isla de San José, cerca de El Pardito, en Baja California Sur
Baja California Sur
El Pardito, la isla donde los pescadores protegen la vida

Un pueblo de pescadores ha creado refugios pesqueros para bajar el impacto en un ecosistema único y extraordinario. Su vida gira en torno al mar, a la vida que hay en él. ¿Conoces El Pardito en Baja California Sur? Puedes acampar y convivir codo a codo con auténticos pescadores que se ocupan por mantener sano su entorno.

Yucatán
5 cenotes rituales mayas para descubrir

Para los mayas los cenotes fueron el principal abastecimiento de agua en medio de la selva y la razón para desarrollar ciudades y asentamientos, además de escenarios sagrados para rituales de vida, muerte, renacimiento y fertilidad. Si aún no los conoces, ya tienes una razón más para viajar y descubrirlos.