PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Naturaleza Conoce México

El mapache u oso lavador, un animal que no sigue reglas

El mapache es un mamífero de apariencia dulce. Sin embargo, posee un carácter tan rebelde que domesticarlo resulta imposible. ¡Conoce más de este peculiar omnívoro!

31-07-2019, 10:00:17 AM
El mapache u oso lavador, un animal que no sigue reglas
mm

Colaboradora y editora SEO en México desconocido, amante de los viajes, la literatura y la cultura mexicana.

Originario del continente americano, el mapache es un mamífero omnívoro que ha logrado adaptarse al avance de la mancha urbana e incluso la ha utilizado en su beneficio. Es por ello que, cuando la comida escasea, buscan desperdicios entre los basureros y así logran sobrevivir.

¿Cuáles son las características de los mapaches?

La palabra mapache proviene del náhuatl “mapactli” que podría traducirse como “el que tiene manos”. Dicho nombre se debe a que estos animalitos poseen pequeñas manos –similares a las de las personas– con cinco dedos que les permiten asir cosas así como destapar basureros e incluso abrir puertas.

Cabe señalar que también recibe otros nombres tal como “oso lavador“. Esto se debe a que el mapache es un animal muy cuidadoso y aseado por lo que, cuando hay agua limpia disponible, con sus manitas enjuaga lo que va a comerse.

El mapache es un mamífero omnívoro y nocturno originario del continente americano. Su nombre científico es Procyon y proviene de la familia Procyonidae. Un dato poco conocido es que se tienen registradas tres especies de mapache: el común –y más popular–, el cangrejero y uno que es endémico de Cozumel –y que, lamentablemente, se encuentra en peligro de extinción.

Estos mamíferos poseen características físicas muy particulares. Tienen un pelaje denso y grisáceo, sus colas son largas y el pelo alrededor de sus ojos es de un tono tan oscuro que parece ser un antifaz natural. Respecto a esto último, existe una teoría en la que se cree que ese contorno ayuda a desviar el resplandor de los ojos del mapache. De esta manera, puede ver mejor durante la noche.

Cabe señalar que, de acuerdo con estudios genéticos, el gato de cola anillada y el cacomixtle son los parientes más cercanos del mapache. No obstante, según la Mapachepedia, se separaron de estos hace 10 millones de años aproximadamente.

Pxhere

¿Cómo son y dónde viven?

El oso lavador común puede llegar a medir hasta 40 centímetros y pesar hasta 15 kilogramos. Su hábitat natural está entre el norte de América y el centro. Sin embargo, se adapta fácilmente a casi cualquier tipo de clima por lo que ha sido importado a países como Europa y Japón.

Contrario a otras especies, el oso lavador ha sido capaz de sobrevivir al avance de la mancha urbana sobre las áreas naturales. Con ello, ha conseguido adaptarse a la vida en las grandes ciudades. Y es que en ellas consigue alimentos en muchos sitios. Por ejemplo, en los basureros.

Su alimentación está basada en plantas y carnes. Pueden comer cerezas, maíz, nueces, naranjas, sandías, ranas, peces, insectos, huevos de ave, roedores, etcétera. Sin embargo, no tienen problema con devorar los desperdicios generados por los humanos e incluso a los animales atropellados.

Pixabay

El animal rebelde que conquistó Japón

Gracias a su adaptabilidad, los mapaches parecen no tener miedo de los seres humanos. No obstante, tampoco son muy sociables y, debido a su carácter rebelde, son muy difíciles de domesticar. Incluso pueden tornarse agresivos además de que, en su mayoría, son peligrosos portadores de rabia y lombrices.

Aún así, en las últimas décadas, y debido a su lindo aspecto físico, el mapache ha ganado gran popularidad. Muestra de ello es que, durante la segunda mitad del siglo XX, en Japón inició una importación masiva de osos lavadores.

Esto ocurrió después de que el estudio de animación Nippon Animation decidiera llevar a la pantalla a Rascal, una serie infantil basada en la novela Rascal: A Memoir of a Better Era del escritor Sterling North. A partir de entonces, el éxito del personaje llamado Rascal –que era un mapache–, ocasionó que los niños se obsesionaran con la idea de tener uno de esos pequeños seres peludos en sus hogares.

Entonces comenzó la importación. Sin embargo, al poco tiempo, los mapaches hicieron notoria su particular rebeldía y carácter. Eran agresivos, destruían lo que podían hasta que finalmente comenzaron a huir. No obstante, los osos lavadores se reprodujeron rápidamente y causaron severos daños.

El impacto fue tal que pronto se prohibió su importación. A pesar de ello, la medida llegó tarde pues el daño estaba hecho y hasta ahora, el mapache se ha convertido en una plaga que se ha extendido por muchas otras partes del mundo y que, al ser originaria de América, en otros sitios no tiene depredadores naturales.

Finalmente, es así como queda claro que la rebeldía del mapache representa una verdadera confrontación a nuestras ganas de controlarlo todo pues estos animalitos, de apariencia inofensiva, ni obedecen ni se someten y quizá nunca lo hagan.

Te recomendamos: