Buscador
Ver revista digital
Historia

Gilberto Bosques, el Schindler mexicano

30-01-2020, 3:57:53 PM
Puebla
gilberto_bosques_nazis

Te contamos la historia de Gilberto Bosques, diplomático mexicano que salvó la vida de más de 40,000 perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial. El 4 de julio se cumplen 25 años de su fallecimiento.

Conocido como el Schindler mexicano, Gilberto Bosques Saldívar fue un importante diplomático, profesor, periodista y político mexicano. Nació en Chiautla de Tapia, Puebla, el 20 de julio de 1892. Es reconocido por haber salvado la vida de más de 40,000 personas durante la Segunda Guerra Mundial y el franquismo en España.

FotoCalavera

Su labor como diplomático en Europa le permitió otorgar visas mexicanas a miles de personas de más de 30 países europeos que huían de la persecución política. La vida y obra de Gilberto Bosques ha sido inspiración y motivo de distintas investigaciones y filmes como el documental Visa al Paraíso.

Consulado mexicano durante la Segunda Guerra Mundial

Corría el año de 1939, la República Española caía y la guerra continuaba por todo el resto de Europa. En México, el entonces presidente Lázaro Cárdenas, nombró a Gilberto Bosques cónsul general en París. Poco tiempo después de ocupar su puesto en el extranjero, Bosques fue obligado a salir de la ciudad debido a la ocupación alemana.

Con la instrucción de establecer el consulado mexicano en donde no corriera peligro y pudiera seguir operando, viajó al sur y después a la costa norte. Lo restableció primero en Bayona, pero cuando el ejército nazi ocupó la zona, tuvo que trasladarse una vez más con su familia y el consulado entero a Marsella, en el Mediterráneo, dentro de la zona del gobierno francés de Vichy.

www.ateneoesmex.com

Visas al paraíso

En un inicio la misión de Gilberto era proteger a los mexicanos residentes en la Francia no ocupada. Sin embargo, también protegió a otros grupos como a mexicanos de origen libanés y a refugiados españoles que huían del régimen franquista.

Eran tantas las personas refugiadas que buscaban una visa mexicana que Bosques tuvo que alquilar dos castillos (el de Reynarde y el de Montgrand), los cuales servían como centros de asilo para los perseguidos mientras se tramitaban sus salidas hacia México. Además de recibir la protección del gobierno mexicano, les fue ofrecida la nacionalidad mexicana y las puertas de este noble país se abrieron para resguardarlos.

Defensor de mexicanos, republicanos españoles, antinazis, antifascistas y judíos

Bosques amplió su apoyo a diferentes sectores e instituyó una oficina jurídica para defender a los republicanos perseguidos. A los refugiados antinazis y antifascistas les concedió visas mexicanas que les permitían abandonar el país. En este caso el gobierno francés no se oponía a su salida pues consideraban que se deshacían de un problema político. Por su parte el caso de los judíos fue más complicado, pues a pesar de que el cónsul les otorgaba visas, no era fácil sacarlos de Francia debido a la persecución de los Escuadrones de Protección nazis (Schutzstaffel).

Persecución y retorno a México

Poco después México rompe relaciones diplomáticas con el gobierno de Vichy, y el consulado mexicano es tomado por tropas de la Gestapo. Gilberto Bosques, su familia y el personal del consulado (43 personas en total), fueron detenidos y trasladados a la comunidad de Amélie-les-Bains. De ahí fueron envíados al pueblo Bad Godesberg, en Alemania, donde se les recluyó en un hotel prisión. Esta acción violaba todas las normas diplomáticas.

Al fin, poco después de un año, fueron liberados gracias a un acuerdo que entabló el entonces presidente Manuel Ávila Camacho. Gilberto Bosques y el resto de los prisioneros regresaron a México el 24 de marzo de 1944. Al termino de la guerra, Bosques fue nombrado embajador de México en Portugal, Finlandia y Suecia. Además de 1953 a 1964 ocupó la sede diplomática de México en Cuba.

Legado de vida

Miles son las personas a las que Gilberto Bosques salvó la vida, dentro de esa enorme lista se encuentran algunos personajes como: María Zambrano, Carl Aylwin, Manuel Altolaguirre, Julio Álvarez del Vayo, Luis Nicolau d’Olwer, Max Aub, Wolfgang Paalen, Walter Reuter, Friedrich Katz, Marietta Blau, Egon Erwin Kisch, Ernst Röemer y Walter Gruen, entre otros.

Ya en su retiro, cuando el maestro Bosques era entrevistado y cuestionado por su intervención en el rescate de miles de perseguidos políticos, él respondía de forma muy humilde: “No fui yo… fue México”. Finalmente, a los 102 años de edad, Gilberto Bosques, el Schindler mexicano, falleció el 4 de julio de 1995 en la Ciudad de México.

Te puede interesar:

Síguenos en YouTube

FotoCalavera

guerra civil españolanazirefugiados en méxico
mm Viajera por naturaleza errante.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios