Buscador
Ver revista digital
Historia

Historia del Salón Los Ángeles, el lugar icónico de baile en México

Salon-los-angeles-01
© La Marmota Azul

Te contamos la historia del Salón Los Ángeles, la catedral del baile en la CDMX. 84 años de anécdotas, leyendas, bandas sonoras, pasos y vueltas.

Historia del Salón Los Ángeles

Un enorme letrero luminoso recibe a quienes vienen a bailar a Los Ángeles, en pleno Tlatelolco. Desde hace casi cincuenta años, es posible ver por aquí o por allá al dueño, el señor Miguel Nieto, cuyo abuelo –quien tenía el mismo nombre–, inauguró este salón en 1937. Es Patrimonio Inmaterial de la CDMX.

Lee: Patrick Miller, el mejor lugar para bailar Hi-NRG

La Marmota Azul

Además de abrir desde entonces todas las semanas, para dar baile y buena
música a los capitalinos, el salón ha sido foro para importantes producciones.

La primera película filmada aquí fue Una gallega baila mambo, en 1949, aunque se han rodado también partes de las películas Tívoli, Danzón, Modelo antiguo, Bailar para vivir y múltiples series de televisión nacionales y extranjeras.

“Hemos estado en canales de televisión españoles, franceses, holandeses, en canales de los Estados Unidos, en HBO, en fin…”

Miguel Nieto

Para él, Los Ángeles ha sido un icono de la Ciudad de México de los últimos 84 años, pues han sacado brillo a su pista personajes como María Félix, Cantinflas, Diego Rivera, Frida Kahlo, es decir, celebridades que identifican al México de los años treinta y hasta la fecha.

“Un evento memorable, aunque más reciente, en 1998, fue con José Saramago, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis;
Carlos Fuentes estaba festejando su septuagésimo aniversario y los cuarenta años de la publicación de La región más transparente. Y aquí estuvimos rumbeando trescientas gentes de primerísimo nivel intelectual y literario, artistas de la farándula y artistas plásticos”

Miguel Nieto

Quien no conoce el Salón Los Ángeles, no conoce México

El lugar en sí mismo es fascinante: frente al escenario de la orquesta se alza la inmensa pista de baile rectangular con piso de madera, la cual da cabida a más de seiscientas personas bailando al mismo tiempo.

La concurrencia está conformada por elegantes pachucos con sacos de colores y plumas en el sombrero, orgullosas rumberas con tocados y holanes, señoras con vestidos de domingo, medias, tacones (especiales para bailar, ¡claro!), flores en el pelo y hasta uno que otro par de pestañas postizas.

También hay modelitos más modernos, con estampados de animales o discretas minifaldas. Y, por supuesto, no faltan unos cuantos jóvenes vestidos sin pretensiones, con camiseta y jeans.

La Marmota Azul

De un lado de la pista se levanta el letrero luminoso de la dulcería, donde se venden sencillas botanas para engañar al hambre entre grupo y grupo y, en el extremo opuesto, el bar, donde los interesados hacen fila para pedir alguna bebida, desde cervezas, refrescos y naranjadas hasta botellas de anís o champaña, con ayuda de los atarantados cantineros.

Los bailarines

La pista de Los Ángeles nunca se vacía. Adolfo y Francisca, por ejemplo, mandaron a hacer con anticipación un atuendo verde, a juego, para el
aniversario número 75 del salón. Y así tienen varios modelos. Lo curioso es que nunca se ponen de acuerdo con qué color elegirán para una tarde de baile. Francisca cuenta:

“cuando llegamos al salón, muchas veces nos damos cuenta de que venimos iguales, ¡pero es una coincidencia tremenda!”.

Muy cerca bailan Angelina y Manuel, quienes conocen el salón desde jovencitos. Manuel entró por primera vez cuando cumplió 18 años, y hoy tiene 71. Angelina, por su parte, recuerda algunas anécdotas: ç

“Había una pareja que bailaba: él aventaba a la chica y la recogía, pero una vez alcanzó a recogerla hasta el piso, pero ella fue tan lista que se levantó haciendo piruetas, como si fuera parte del baile”…

Muy cerca del escenario suelen instalarse los bailarines más experimentados, los que se han apropiado del lugar a base de visitarlo cada semana durante décadas.

Uno de ellos es El Arracadas, un señor delgado y correoso, que a sus más de ochenta años de edad tiene la energía de un niño: baila levantando brazos y agachándose hasta el suelo.

La Marmota Azul

Como es de esperarse, semejante personaje lleva consigo un séquito de parejas de baile y en un descuido se pone a bailar sobre una botella de Coca-Cola, con lo que hace enloquecer al público ubicado a su alrededor.

Otras parejas ni siquiera ven estos despliegues de locura, pues están demasiado concentrados en sus propios pasos, en el olor de su pareja o en la sensación de felicidad completa que trae consigo el ponerse a bailar. En la orilla de la pista mira la escena Miguel Ángel Cisneros, un veracruzano de elegante saco blanco que lo cubre casi hasta la rodilla.

Es uno de los grandes maestros de baile de salón en México, y todos los profesores actuales de baile alguna vez tomaron clases con él. Nos platica que la Orquesta Pérez Prado usa sus coreografías y está convencido de que uno nace con el baile en las entrañas (así que ya sabes, si lo ves por ahí, no dudes en acercarte a bailar con él).

A un costado baila una pareja de italianos, que han venido a México porque son aficionados al baile, en especial al danzón.

La Marmota Azul

Lo bueno dura poco, y la rumba termina temprano en Los Ángeles, pero la gente sale sonriendo y haciendo bromas, con la alegría satisfecha que sólo el baile sabe poner en los labios. Como diría con entusiasmo Miguel Nieto:

“éste es un lugar que convoca, que alegra, pero lo más importante es que hay un solo Salón Los Ángeles en el mundo y es parte de ese México que hay que descubrir…”.

La historia del nombre y la ubicación

El Salón Los Ángeles se aloja en lo que fuera una maderería, y su nombre se debe a la iglesia localizada a un costado de este lugar. En 1948 el dueño inventó la célebre frase: “quien no conoce Los Ángeles no conoce México”.

A pesar del tiempo, Los Ángeles no pierde su gran oferta y calidad musical: ahí se dan cita las mejores danzoneras de México y bandas que tocan mambo, chachachá, swing, bolero rítmico, salsa, cumbia, son cubano y a veces hasta un vals.

¿Quiénes han tocado en Los Ángeles?

  • Orquesta Universitaria de Pepe Luis
  • Sonora Matancera
  • la tradicional cubana donde cantaban Celia Cruz
  • Daniel Santos
  • Bienvenido Granda
  • Celio González
  • Acerina y su danzonera

La pandemia lo puso en jaque

La pandemia puso en jaque al Salón Los Ángeles, pero Miguel Nieto y la comunidad que ama entrañablemente Los Ángeles no lo dejarán morir, por lo que se preveen actividades con aforos reducidos y transmisiones de conciertos vía remota con la intención de, además, diversificar la oferta musical y de actividades, como clases de danza, ballet e, incluso, reggetón. Sigue sus redes sociales y mantente informado.

Instagram

autor #ViajeraExpertaMD y Embajadora de México desconocido en la ciudad de Puebla.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios