Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

La cabeza perdida del Ángel de la Independencia

Un pequeño recinto del Centro Histórico de la Ciudad de México resguarda la cabeza del Ángel de la Independencia la cual cayó tras el terremoto de 1957, conoce la historia

22-01-2017, 4:35:17 PM
mm

Editor web en México Desconocido

En 1957 México perdió de caídas a tres grandes símbolos nacionales: primero la falla en un motor desplomó el avión donde viajaba Pedro Infante, después el campeón mundial Raúl “Ratón” Macías besó la lona por un nocaut y luego un terremoto de 8.8 grados tiró el Ángel  de la Independencia fragmentando sus 12 toneladas en cinco partes.

Los periódicos de la época pusieron en sus primeras planas las fotografías de la efigie destrozada para ejemplificar la intensidad del temblor con epicentro en Guerrero. Un duplicado del ángel se colocó en la columna del Paseo de la Reforma, que es el que podemos ver  en la actualidad. Pero el original yace embodegado con excepción de la cabeza aplastada, parchada y herida por el azotón del 57.


Salí de la estación Allende del  Metro para ir en su busca, pasé por decenas de vendedores ambulantes de anteojos, tiendas de ropa y galerías de vestidos para quinceañeras sobre República de Chile, y unos pasos antes de llegar a Donceles vi la cabeza de 107 años en la esquina izquierda de la entrada al Archivo Histórico del Distrito Federal, estoy seguro que miles de personas pasan por ese lugar sin sospechar que están frente a la cabeza original de la Victoria Alada, que es lo que en realidad es.
 
Su rostro aplanado es lo primero que se distingue, si se le ve de frente parece más un pez que la representación de un rostro femenino, la tapa del cerebro, que es donde tenía su coronal de laurel, no existe, las orejas están hundidas y si se le ve de cerca se observan las raspaduras del bronce quemado posiblemente por los rayos del sol del siglo pasado.

Llegó a este lugar en 1982, me dice Rafael Cordero, un dedicado arquitecto que trabaja en el Archivo. Comenta que ha visto llegar hasta este lugar a admirar la pieza a cientos de personas (pocas si se considera que la Victoria Alada representa a casi 122 millones de mexicanos) entre los que está Jacobo Zabludovsky, apasionado y defensor de la Ciudad de México, que llevaba a sus amigos a conocer a la dama de bronce.
 
Me pregunto por qué tan poca gente sabe que la cabeza del original Ángel de la Independencia, figura inaugurada en 1910 por Porfirio Díaz, está en este lugar, por qué no nos enseñan esto en los libros de historia para que así nos gustara mucho más esta asignatura escolar.

Solo hasta la caída del Ángel de la Independencia los mexicanos empezaron a preguntarse quién había posado para crear la Victoria Alada, fue cuando reporteros de la prensa de entonces descubrieron que el escultor italiano Enrique Alciati, al que se le encargó la efigie,  se basó en el hermoso cuerpo de Ernesta Robles, una costurera que vivía en la colonia Portales y a quien conoció en un salón de baile.

Pero la mujer solo aceptó mostrar sus desnudos muslos, por lo que el artista tuvo que hacer que otra mujer de la que solo se sabe que se llamaba María, mostrara sus senos para concluir la obra. 

 

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
La espeluznante historia de la Isla de las Muñecas en Xochimilco

Xochimilco, lugar pintado de colores por sus flores y trajineras, esconde entre sus canales una chinampa de terror, la Isla de las Muñecas.

México
Madero, el presidente que hablaba con los espíritus

Francisco I. Madero veía en el espiritismo la forma de encontrar respuestas y encontrar orientación para salvar a México

México
6 artículos de playa que querrás tener

Estos artículos de playa harán que a tus vacaciones no les falte nada. Disfruta al máximo tus días descanso; la diversión no está peleada con la comodidad.

México
La lucha libre es nombrada Patrimonio y estas son las razones

Te contamos las razones por las que la lucha libre, un deporte nacional tan emblemático, obtuvo el título de Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.