Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

La Castañeda, el manicomio conocido como “las puertas del infierno”

La historia de La Castañeda incluye descontrol, condiciones extremas de insalubridad y un gobierno derrotado. Descubre todo lo que hay detrás de este lugar.

21-05-2018, 6:02:35 PM
mm

Editor web en México Desconocido

Al manicomio de La Castañeda se le conoció como “las puertas del infierno”. Durante las seis décadas que operó los encargados abusaron de la aplicación de electroshocks a los pacientes, aplicaban baños de agua helada ante el menor indicio de rebeldía, cada persona internada tenía que enfrentar condiciones extremas de insalubridad y hacinamiento, entre tantas otras vejaciones, fue un psiquiátrico que se salió de control a la vista de autoridades.

Toda esta gama de horrores contrasta con el día de la inauguración de este hospital para enfermos mentales, el 1 de septiembre de 1910. En esa fecha Porfirio Díaz arribó al nuevo nosocomio con todo su séquito aristocrático, entre vítores y auto halagos, se decía que representaba el inicio de una nueva era en atención a la locura humana en el país y sobra decir que su creación fue parte de los festejos por el centenario de la Independencia de México.  

Pero antes de obtener la gloria por la construcción del “moderno” manicomio, el presidente Díaz realizó los preparativos, consiguió que su amigo, el empresario pulquero, Ignacio Torres Adalid, cediera una buena extensión de la hacienda La Castañeda en la zona de Mixcoac para crear el psiquiátrico que mandó a hacer con el mismo estilo del asilo para enfermos mentales Charenton de París, Francia. El hospital al fin empezó operaciones con 23 pabellones para atender a pacientes con problemas mentales que fueron traídos de las clínicas de San Hipólito y La Canoa de la Ciudad de México.

Lo que nadie sospechaba el día de la inauguración era que estaban viviendo los últimos días de Porfirio Díaz en el poder, lo que tal vez fue el origen del caos, pues ante la futura ausencia del creador de La Castañeda y el inicio de la Revolución Mexicana el psiquiátrico empezó a enfrentar profundas carencias económicas y de organización, lo que fue el fin de la atención de la locura de los pacientes basada en la ciencia y empezó la atención basada en la suposición así como de las malas prácticas médicas.

Se empezaron a clasificar a los enfermos en los 23 pabellones de forma inhumana, por un lado los epilépticos, en otra las ninfómanas, al otro lado las prostitutas y junto con ellas los sifilíticos, el caos y el hacinamiento aumentaron cuando el gobierno empezó a llevar a La Castañeda a convictos peligrosos, indigentes o simplemente personas que no podían pagar una vivienda, y si en un principio para poder ser paciente del manicomio era necesario un certificado de “locura”, durante las décadas siguientes este requisito dejó de ser solicitado.

Durante prolongados periodos, el nosocomio alcanzaba los 3 mil 300 internos, los encargados tomaron la decisión de quitar las camas para ahorrar espacio y así, los enfermos podían dormir en el piso, la duela que alguna vez dio una toque elegante al inmueble ahora yacía derruida por orines, sudores y mordeduras de ratas.

La atención médica también empezó a escasear, durante el fin de semana un solo galeno era el responsable de los más de 3 mil pacientes alojados en los 23 pabellones. La falta de vigilancia derivó en violaciones, golpizas entre internos, muertes por enfermedades gástricas y torturas.

Para el inicio de la década del 60, La Castañeda contaba con suficiente mala reputación, algunas periodistas que habían conseguido entrar describieron los horrores al interior del nosocomio, José Luis Cuevas había dibujado a los pacientes recibiendo numerosas descargas eléctricas que los dejaban al borde del coma. Unos meses antes de las olimpiadas de 1968 comenzó la demolición del manicomio, para la inauguración de los juegos el inmueble había dejado de existir.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Sonora
El sapito buffo alvarius de Sonora: una medicina que se fuma

Casi de manera fortuita, Jacqueline Castellón participó de una ceremonia seri que le causó fascinación: fumar sapito buffo alvarius en Punta Chueca, Sonora. El consumo de esta sustancia debería hacerse siempre en un entorno ritual para que los efectos de la medicina sean benéficos. Ella recomienda esta experiencia. ¿Te animas?

México
La fiesta del mariachi llega a Guadalajara

Celebran en Guadalajara el 25 Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería, una fiesta llena de color, diversión y música.

Guanajuato
México enamoró a Bruselas con una alfombra monumental

México enamoró a Bruselas, Bélgica, con una alfombra monumental que fue la pieza principal del Flower Carpet 2018 en la capital belga.

México
Mapa del metro de la CDMX: líneas, estaciones y horarios

Te presentamos el mapa del metro de la Ciudad de México. Conoce los horarios, servicios y algunos tips para viajar en este transporte colectivo.