Portada-MD
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

Los niños que participaron en la Revolución Mexicana

Los niños que aparecen en las fotografías de la Revolución Mexicana nunca son mencionados en los libros de historia, pero fueron parte importante de este movimiento. Aquí te hablamos de ellos.

30-04-2018, 5:40:32 PM
Los niños que participaron en la Revolución Mexicana
mm

Viajera con una gran amor por México, sus lugares y su historia, además de glotona profesional.

Es diciembre de 1914. Francisco Villa y Emiliano Zapata se toman una foto en Palacio Nacional, detrás de ellos se asoman tímidamente los rostros de algunos niños de los que los libros de historia nunca hablaron.

Pero no serían los únicos infantes que aparecieran en las imágenes tomadas por Agustín Víctor Casasola y otros fotógrafos anónimos durante el conflicto armado más feroz del siglo XX en México, decenas aparecen en fotos que les tomaron a Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero, al Centauro del Norte o el mismo Zapata, los niños fueron partícipes directos de esta guerra, solo que la historia no les ha puesto suficiente atención.

La razón es que cuando la Revolución Mexicana estalló en 1910 el número de niños y niñas en México era de aproximadamente 6 millones, lo que representaba más o menos el 40% de la población mexicana de aquel entonces.

Los infantes estaban por todos lados, en el campo, cumplían un rol de trabajo, sobre todo ayudando a sus padres explotados por los dueños de las tierras, mientras que en las ciudades vivían vidas más desahogadas.

Son pocas las referencias bibliográficas sobre la infancia en la Revolución Mexicana, a caso uno de las más conocidas, es el libro autobiográfico del tabasqueño, Andrés Iduarte Foucher, quien describió cómo cuando era niño sus padres, hermanos y él  tuvieron que salir de su casa durante la noche para poder salvar su vida.

Cuenta que se fueron de casa sin poder llevar un solo juguete consigo, pasaron por calles oscuras con focos volados a balazos, sintiendo el terror que proyectaban sus padres, escuchando bombazos y presenciando fusilamientos en la calle.

En el México rural fue normal, para miles de campesinos que se unieron a los campamentos nómadas de la Revolución, llevar a la familia consigo y replicar la organización familiar que tenían en donde los niños jugaban un papel determinado.

Fue así como los varones fueron dotados de fusiles y cartucheras que les venían demasiado grandes y pesadas, mientras que las niñas ayudaban a sus madres a hacer alimentos para los combatientes.

El destino de la mayoría de los niños que participaban directamente en combate era morir en la línea de fuego, pero sobre todo fallecían por infecciones producto de habitar en vagones insalubres.

Sobre la pérdida de vidas de infantes durante la Revolución Mexicana no hay cifras, ni tampoco de aquellos que terminaron desamparados en las calles o bajo la tutela de hospicios luego de haber perdido a ambos padres.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ariel-Rojo-DPG_1J7A5694
México
Ariel Rojo, la creatividad de lo más mínimo al máximo

La historia de Ariel Rojo, diseñador industrial, es fascinante. Su oficio es producto de un legado que comenzó con su abuelo. Aquí te contamos todos los detalles.

DSC_0585-01
Guerrero
Restaurante Pitiona: cocina oaxaqueña de autor ahora en Acapulco

La gastronomía oaxaqueña llega a Acapulco, concretamente al Princess. Aquí te contamos los detalles de cómo Pitiona tiene pensado conquistar los paladares de estos rumbos.

Aldama Street Parroquia Archangel Church San Miguel de Allende M
Guanajuato
Descubre 4 maravillas de San Miguel de Allende

San Miguel de Allende, en Guanajuato, es una de las Ciudades Patrimonio más pintorescas. Conoce su historia en un recorrido por estos cuatro lugares imperdibles.

3-Be Tulum_BRENSA ISLAS_MD
México
Cómo viajar a las mejores playas de México sin gastar mucho

Te damos algunas recomendaciones para que tus próximos viajes a las mejores playas de México sean inolvidables y sin haber gastado mucho.