Portada-MD
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Crónicas de viaje

Los chinos que vivieron en los sótanos de Mexicali

Al entonces Distrito Norte llegaron personas de ojos rasgados que buscaban abrirse un camino de prosperidad en el nuevo mundo. ¿Conoces la historia de la Chinesca de Mexicali y sus sótanos?

08-07-2019, 8:00:47 AM
Los chinos que vivieron en los sótanos de Mexicali

El amanecer de la nueva ciudad

Mexicali aún no existía como ciudad, estaba en pleno desarrollo y era como un niño pequeño que daba la bienvenida a todo el mundo. Se le llamaba entonces Distrito Norte y era campo fértil para nuevos proyectos, lo que resultaba ideal para empezar una nueva vida a quien se lo propusiera.

Avenida Teniente Guerrero (Reforma), vista hacia el oriente. Fincas, reconstruidas todas después del incendio de mayo de 1923. En el centro Teatro Iris

Un barrio chino muy mexicano

Después de haber sido atraídos por la fiebre del oro en California, Estados Unidos, en 1850 y construido sus vías ferroviarias, los chinos fueron expulsados del país anglosajón 32 años después por la Ley de Exclusión, aludiendo una supuesta sobrepoblación de su grupo étnico. Sin embargo, nuevas oportunidades laborales se les presentaron al sur de la frontera y llegaron al Distrito Norte de la mano de la entonces poderosa productora de algodón, Colorado River Land Company.

Se corrió la voz y cada vez llegaron más, primero haciendo fuerte al campo algodonero mexicano y después, teniendo sus propias cosechas. El idioma, las costumbres, la comida, la añoranza y los sueños tenían el mismo rostro de ojos rasgados; pasaron del campo a la vida citadina, echaron raíces en pleno centro de la ciudad y nació La Chinesca en la segunda década del nuevo siglo.

México – California, [Mexicali], se fundó oficialmente en marzo del 1903 y para entonces los chinos ya estaban ahí. Atrás dejaron la china imperial que veía su ocaso, abrazaron su nuevo hogar a casi 12 mil kilómetros de distancia e hicieron vida en los sótanos del centro, huyendo del fuerte sol que siempre ha azotado a esta parte norte del país.

Se volvieron comerciantes y en el mundo exterior abrieron abarrotes, cafeterías, restaurantes, zapaterías, barberías y sastrerías. Bajo tierra, lejos de las miradas curiosas de los extraños, crearon su propio universo.

Se abrieron los sótanos de Mexicali

Más de cien años después de aquella época de pioneros, en pleno siglo XXI se han comenzado abrir al público —y promocionar— los sótanos y los espacios de lo que en su época fueron comercios chinos.

Con esta apertura, los mitos o leyendas urbanas, que los bajacalifornianos habíamos escuchado a lo largo del tiempo, se han convertido en verdades históricas que dejan ver la importancia de la comunidad china en la fundación de Mexicali.

Una historia de migrantes chinos

Rosy Chen, de estatura pequeña, ojos semirasgados, cabello negro y una eterna sonrisa, es el eslabón para entender el antes y el ahora. En sus genes lleva la historia que ahora cuenta como guía de quienes realizan los recorridos por La Chinesca, el barrio de la ciudad cachanilla donde históricamente vivió esta comunidad asiática a principios del siglo XX.

Lee Wing en 1923 poseía grandes extensiones de terrenos cultivados con algodón

Su propio abuelo fue parte de esta migración de orientales que buscó en América un mejor nivel de vida.

“Mi abuelo salió de Cantón en los años treinta; la idea era llegar a Estados Unidos pero por alguna razón el barco se desvió y terminó en Salinas Cruz, Oaxaca. De ahí el grupo se fue hacia Sinaloa y conoció a mi abuela mexicana.

“Después de perderlo todo en aquellas tierras, ver cómo entre los mexicanos crecía el sentimiento antichino y habiéndose tenido ellos mismos que esconder por algún tiempo, decidieron emprender el viaje hacia Mexicali donde el ambiente no era hostil”.

“Ahí es cuando después de varios años, pudo nuevamente conectarse con sus raíces y por fin, volver hablar cantonés o mandarín”. Explica Rosy al tiempo que me mostraba una vieja fotografía blanco y negro de su abuelo Juan ChenJuy y su padre Manuel ChenJuy Robles.

Nina Pizá

El tour por La Chinesca

Así como su familia de manera fortuita terminó viviendo en Mexicali para echar raíces, así sucedió también con miles de compatriotas chinos que muchos años antes lo hicieron en La Chinesca como resultado de una cadena de sucesos que los trajeron a estas tierras fronterizas.

Para entenderlo más claramente, es necesario conocer las trastiendas y sótanos por donde Rosy nos va guiando.

Lo que oculta una tienda de ropa

Atrás de El Manicomio, la tienda que ahora oferta camisetas de AC/DC y Guns´ N Roses, antes fue el famoso establecimiento de comida china Restaurante 8.

La imagen del padre de la china comunista Mao Zedong y otras viejas fotografías en blanco y negro nos dan la bienvenida junto a Rosy, quien luego de darnos una breve introducción nos advierte tener cuidado con la cabeza y con las viejas escaleras del primer sótano a visitar.

El olor penetrante a humedad, una tenue luz roja y algunos juegos de azar chinos como el mahjong forman parte de la recreación de lo que pudo haber sido la ciudad debajo de la ciudad.

Mi padre, oriundo de Mexicali, siempre me había contado de un amigo chino de la infancia con quien jugaba en aquellos sótanos y túneles llenos de orientales. He de confesar que siempre dudé de su veracidad hasta ahora que conozco la historia de frente.

Con mi padre y sus historias de antaño en mente, salimos del primer sótano y nos dirigimos hacia las calles bulliciosas del centro, que de algunos años a la fecha ha empezado a ser decorado por grandes murales con temáticas asiáticas.

La trastienda naturista

Nos detenemos frente a una tienda naturista que promete que con su shampoo de bergamota y ajo negro, hará crecer el cabello. Entramos y los locatarios nos dan la bienvenida, el olor a hierbas inunda el lugar.

Pasamos a la trastienda y una vez más Rosy nos indica tener cuidado con las escaleras. Bajamos al segundo sótano. Aquí nos explica cómo es que en aquel entonces llegó a haber 18 distintas asociaciones chinas.

El censo de la década de 1920 indicaba la presencia de 17 mil chinos frente apenas 4 o 5 mil mexicanos, debido a ello y a que la mayoría de los orientales eran originarios de la provincia de Cantón, es que Mexicali llegó a ser conocido como el Pequeño Cantón.

Los secretos de La Chinesca

Son apenas cuatro cuadras las que conforman La Chinesca, pero Rosy conoce las historias de cada rincón. Además de pertenecer a la segunda generación de descendientes chinos, su familia ha sido comerciante del mismo centro histórico por décadas.

Su rostro se entristece cuando recuerda los incendios de 1923 y 1992, cuando vidas, patrimonios y parte de su historia fue consumida por el fuego. Han sido tragedias muy dolorosas para Mexicali, dice afligidamente.

Seguimos recorriendo el viejo centro de la ciudad y nos señala algo que para cualquier mexicano sin conocimiento previo podría pasar inadvertido. Los edificios que tengan letras chinas en dorado, nos dice, es porque son asociaciones.

Le pregunto si habla chino y lo niega. “Ha sido una comunidad muy hermética, cuando intenté entrar a la escuela para aprenderlo en los años setenta, estaba prohibido para los mestizos como yo; apenas la abrieron en el año 2000 y a mi edad, ya para qué”.

El recorrido sigue su curso

Seguimos descubriendo los secretos de la antigua zona, bajamos a otros sótanos; dicen que pocos mexicanos llegaron a conocer la vida subterránea de los chinos y uno de ellos fue el gobernador Esteban Cantú, quien bajaba esporádicamente para convivir con la comunidad y conocer sus costumbres. Tanto, que hasta los fumadores de opio estaban entonces permitidos y pagaban impuestos.

La economía china era boyante a mitad de siglo XX; sin embargo, entre la década de los años cuarenta y cincuenta los chinos comenzaron a abandonar Mexicali (tal vez porque a partir de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos suavizó la Ley de Exclusión y permitió nuevamente la migración de chinos limitada a solo 105 personas por año).

El Mago de los Relojes, el último capítulo

El día transcurre, la mañana se convierte en tarde y el tour por el Pequeño Cantón termina en la trastienda de la Joyería El Mago de los Relojes.

Bajamos al último sótano y conocemos la antigua habitación del propietario chino quien por años tuvo “arriba” un negocio de vajillas y cristales.

Los artículos de la recreación del dormitorio pertenecen a la propia familia Chen Robles, los cuales están llenos de nostalgia. Ese ropero fue de mi mamá, el conjunto de té fue regalo de bodas a mis papás, dice Rosy con añoranza.

El Dragón sigue presente en Mexicali

La biculturalidad dio paso al sincretismo y el espíritu del dragón sigue presente en estas tierras. La comida china es ahora lo típico de Mexicali; sus descendientes además de la gastronomía están también presentes en el ramo inmobiliario; sus nombres se han castellanizado mas no los apellidos. Los tiempos han cambiado pero el Pequeño Cantón resiste silenciosamente; sus ojos rasgados pueden contar historias con solo parpadear.

Quizá te guste leer:

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Aldama Street Parroquia Archangel Church San Miguel de Allende M
Guanajuato
Descubre 4 maravillas de San Miguel de Allende

San Miguel de Allende, en Guanajuato, es una de las Ciudades Patrimonio más pintorescas. Conoce su historia en un recorrido por estos cuatro lugares imperdibles.

Copia-de-Maiz-de-Tehuacán
México
Especial: Maíz mexicano

Aquí podrás conocer todo sobre el maíz.

maiz-1-768×505
México
La leyenda del maíz o de cómo llegó a nosotros según los aztecas

Te contamos la leyenda del maíz y de cómo hizo Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, para llevar la preciosa y dorada semilla de esa planta a su pueblo.

Puebla-Tlatauitepec-71_RECmd
Puebla
Te llevamos a descubrir el colorido pueblito de Tlatlauquitepec

Tlatlauquitepec, en Puebla, es un pueblito mágico ideal para realizar ecoturismo, comer delicioso y llevarte a casa hermosas artesanías.

joyas-narcos-4
Ciudad de México
Las “joyas del narco” se subastarán, pero antes puedes verlas en Los Pinos

En esta exhibición en Los Pinos podrás ver las extravagantes joyas que le fueron confiscadas al narco.