Buscador
Ver revista digital
Naturaleza

Mantarrayas en Islas Revillagigedo, danza acuática

62
© Jorge de la Madrid

Las Islas Revillagigedo son un territorio insular con un valor enorme para el equilibrio natural de la Tierra. ¿Has danzado en estas aguas con mantarrayas?

La maravilla natural del archipiélago de Revillagigedo. “Revilla” como coloquialmente lo conocemos los buceadores es un grupo de islas en el océano Pacífico pertenecientes al hermoso estado de Colima. Aquí mantuve una danza acuática con mantarrayas.

Jorge de la Madrid

Este increíble ecosistema se compone de tres islas: Socorro, Clarión y San Benedicto; y un islote, Roca Partida, en todas encontramos una diversidad de aves y especies marinas sinigual, de tal magnitud que mundialmente se les conoce como las “Galápagos Mexicanas”.

Jorge de la Madrid

Su gran importancia

Su ubicación geográfica permite que sea un sitio ideal para la conectividad de especies pelágicas, tales como:

Jorge de la Madrid

En las islas estos seres encuentran alimento, refugio, estaciones de limpieza, así como un lugar para el crecimiento y fortalecimiento de sus crías antes de retomar sus migraciones a otras latitudes.

Jorge de la Madrid

Por todo lo anterior, su nivel de protección ha aumentado con los años, consiguiendo que en 2016 la UNESCO le otorgara el rango de Patrimonio Natural de la Humanidad, siendo junto con las islas Galápagos en el Ecuador, la isla de Malpelo en Colombia y la Isla de Cocos en Costa Rica, uno de los cuatro mejores lugares de buceo en todo el continente, y porque no decirlo, en todo el mundo.

Jorge de la Madrid

Vivencias increíbles

Tuve la enorme oportunidad de realizar un viaje de una semana para bucear en “Revilla”, en una expedición liderada por un gran buzo y amigo Luis Sánchez, una larga travesía de dieciocho horas para realizar nuestras primeras inmersiones, días llenos de emociones, tranquilidad, paz y una gran compañía.

Jorge de la Madrid

Sin duda, uno de los mejores viajes que he realizado, siendo los meses más recomendables marzo y abril, es altamente recomendable ir con guías y operadores expertos, en tal sentido Rango Extendido y Club Cantamar cuentan con toda la experiencia necesaria para hacer tu viaje memorable.

Todos los días de buceo tanto en Socorro, San Benedicto y Roca Partida fueron increíbles. Sin embargo, recordaré toda la vida cuatro momentos memorables.

Jorge de la Madrid

El primero de ellos en la isla Socorro, en donde a medio buceo, decidimos nadar hacia “el azul”, este término significa alejarse de la isla y bucear hacia el inmenso océano, es una sensación muy especial ya que no tienen punto de referencia alguno, al hacerlo estamos apostando a encontrar animales pelágicos que vayan pasando, de pronto a lo lejos divisamos una escuela de tiburones martillo, pataleamos con todas nuestras fuerzas hasta que de pronto los teníamos enfrente, pequeños instantes de un encuentro con uno de los animales más bellos de nuestros mares.

Jorge de la Madrid

El segundo momento, fue en Roca Partida, ahí al descender a escasos 40 pies de profundidad se encuentra una cueva en donde reposan durante el día decenas de tiburones punta blanca, especie sumamente dócil, de hermoso y peculiar aspecto, pasé muchos minutos inmóvil frente a ellos, admirándolos, fotografiándolos y agradeciendo a la vida por poder sentir que no nos temen, señal sin duda que viven tranquilos en libertad.

Jorge de la Madrid

Días después en San Benedicto, por la noche se acercan al barco varios tiburones sedosos, una especie que sigue a las embarcaciones esperando los desechos de comida que arrojan, son sumamente estilizados, veloces y ágiles, en dos ocasiones varios de nosotros saltamos al agua a nadar con ellos.

Pero la segunda vez fue espectacular, entré sólo al agua en lo que unas compañeras se ponían sus trajes, visores y aletas, fueron 10 o 15 minutos llenos de adrenalina al estar en el agua los tiburones se me acercaban demasiado, solamente escuchaba a mis compañeros en el barco diciéndome por donde venían, incluso tuve que empujarlos con mi cámara en más de dos ocasiones, obviamente no querían comerme, pero si sentían gran curiosidad de lo que era yo, increíble su instinto ya que al entrar mis compañeras al agua los tiburones comenzaron a guardar distancia. ¡Realmente espectacular!

Jorge de la Madrid

Finalmente, al momento de descender en una inmersión muy temprano en Socorro, nos encontramos a tres delfines, uno de los seres vivos más bellos e inteligentes que existen, en nuestro grupo éramos 6 y todos experimentamos algo místico e inexplicable, cada delfín se posó a centímetros de cada uno de nosotros, uno por uno, como si quisieran decirnos algo, o simplemente reconocernos, una vez que lo hicieron se retiraron nadando en perfecta armonía, no temo decir que fue una experiencia celestial.

La mejor danza acuática

Sin lugar a dudas lo mejor en Revilla es el buceo con mantarrayas, considerado uno de los mejores lugares del mundo para hacerlo, al nivel de las islas Maldivas en Asia del Sur, en la isla San Benedicto realizamos varias inmersiones en “el boiler” una estación de limpieza en donde las mantarrayas acuden a su aseo diario.

Jorge de la Madrid

Comienza la inmersión con una gran emoción, nos sumergimos en las cristalinas aguas y comenzamos a recorres los cañones, hasta que de repente aparece la primera manta, y detrás de ella viene otra, y otra, y otra, así es podemos estar con al menos 10 en una danza indescriptible.

Mantarrayas desde los tres hasta los ocho metros de longitud, para mí son unos de los animales más bellos que existen en nuestro Planeta, son únicos, imponentes, bellos, gentiles, elegantes y su nado parece un vuelo en cámara lenta, sus ojos enigmáticos y sus grandes aletas te invitan a bailar con ellas.

Jorge de la Madrid

El buceo se te pasa demasiado rápido, realmente te fusionas con ellas en su danza, incluso si tienes la oportunidad de nadar debajo de ellas, puedes notar que las burbujas que exhalamos realmente les causas curiosidad o hasta porque no decirlo un cosquilleo que sientes que les agrada.

En una de las inmersiones, por cuestiones de aire mi esposa y yo tuvimos que emerger antes del grupo, ya estando en la lancha de pronto venía una mantarraya en superficie, más nos tardamos en verla que en lo que tomamos visor y cámara y a nadar con ella, fue un encuentro increíble, una sensación mágica y divina imposible de describir en palabras, seguramente muchos de ustedes han sentido experiencias así y saben de lo que estoy hablando.

Agradecimiento

A la vida por permitirme vivir esos momentos, al océano por los regalos que nos da y al maravilloso Archipiélago de Revillagigedo, por ser uno de los mejores destinos en el mundo para bucear y aprender lo importante que es continuar con los esfuerzos de protección de nuestros mares

También Luis Sánchez por encabezar esta maravillosa expedición en la cual hicimos grandes amigos; gracias a Marisol por compartir experiencias que nos marcarán para toda la vida.

Finalmente, a las autoridades ya que cada año se notan las medidas de conservación, cada temporada hay más vida, las Galápagos Mexicanas, ya no son conocidas en el mundo por ese término sino por Islas Revillagigedo.

autor Amante de la naturaleza, en especial de los grandes depredadores y muy en particular de los tiburones, su Nick name “Shark Diver”.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios