Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Papel picado, patrimonio cultural de Puebla

¿Sabes cómo se hace el papel picado? De las hábiles manos de los artesanos de San Salvador Huixcolotla, en Puebla, nacen los delicados adornos que durante años han dado magia y color a las fiestas mexicanas.

Foto: México desconocido
México Desconocido

México Desconocido

Atravesando el valle de Tepeaca, en el estado de Puebla, se encuentra San Salvador Huixcolotla, pueblo de clima templado y semiárido, con lluvias en verano, que favorece la presencia de una vegetación baja. Ahí crece el huixtle o uña de gato, arbusto con espinas anchas y torcidas, que le da nombre al poblado. En efecto, la palabra náhuatl huixcolotla se compone de los vocablos huitz (de huitztli, espina), colo (de cólotl, ganchuda o curva) y tla (abundancia, lugar), es decir, “lugar donde abundan espinas torcidas o encorvadas”. Hoy en día los huixtles no son tan abundantes pero aún se pueden encontrar.

Origen de la artesanía del papel picado

El origen del trabajo del papel proviene de la cultura china (el nombre del papel que se usa es, precisamente, papel de China) y fue trabajado en Europa desde el siglo XVI con el nombre de papel cortado.

En México, a mediados del siglo XIX, los peones eran obligados a comprar los productos en las tiendas de las haciendas. Entre estos productos se encontraba el papel de China. Con su habilidad, creatividad y destreza, los pobladores de Huixcolotla, además de las labores inherentes al campo, trabajaron este papel hasta lograr una verdadera artesanía poblana: el papel picado.

Esta tradición se ha transmitido de padres a hijos, impidiendo así que desaparezca. Los artesanos empezaron a vender sus trabajos en los pueblos vecinos y entre la gente que trabajaba en las haciendas. Tiempo después, alrededor de 1930, se difundió a otras partes como Puebla y Tlaxcala. A partir de los años sesenta empezaron a difundirlo en la Ciudad de México, convirtiéndose así en una artesanía reconocida no sólo a nivel nacional sino internacional (se han montado exposiciones en Estados Unidos y en Europa).

La difusión la hacen los artesanos por medio de las muestras en las casas de artesanías, en fiestas populares y decoraciones de restaurantes. Hoy los artesanos trabajan para grandes empresas picando sus logotipos; el papel picado se vuelve un nuevo medio de comunicación.

Flickr/Stuart SeegerFoto: Flickr/Stuart Seeger

Técnica del papel picado

Los dibujos y las figuras tienen gran diversidad y el papel picado está siempre presente no sólo en las fiestas patrias, navideñas y el Día de Muertos, sino también en bodas, XV años y bautizos. No se puede imaginar una fiesta popular sin estas banderitas de papel con vivos colores colgadas y movidas por el viento. Podemos decir que el papel picado es la artesanía de todas las fiestas.

¿Pero cuál es el procedimiento tradicional utilizado por los artesanos?

Una fase esencial es el dibujo original, que una vez puesto sobre las hojas de papel de China servirá de guía. Se trabajan fajos de 50 hojas clavadas y superpuestas; no se necesita mucha herramienta: cinceles, martillo, planchuela de plomo y, más que nada, ingenio y habilidad.

Los artesanos han dado nombres a sus cinceles (de formas y tamaños diferentes, según las necesidades); así, los curvos se llaman media caña, uñetas, sacabocas o cuadras. La plancha de plomo impide que se maltrate el hilo de los cinceles. Y es así, con golpeteos manuales directos sobre el paquete de hojas a cortar, que aparecen en el papel calado verdaderas obras de arte.

Para este oficio se necesitan muchas cualidades: hay que ser paciente, ingenioso, dedicado y tener mucha fe en él. Esta atención se nota, se siente en la obra. Al tocar el papel se pone de manifiesto la sensibilidad y cuidado del artista. El papel picado es frágil, delicado y ligero.

Flickr/SirmayaFoto: Flickr/Sirmaya

El papel picado, patrimonio cultural del estado de Puebla

Frente a los éxitos del papel picado en los diferentes eventos y muestras, esta artesanía ha sido reconocida y apoyada por las secretarías de Turismo y de Cultura. En 1998, artesanos y responsables de la cultura pensaron editar un decreto para preservar esta artesanía, y fue así que el 22 de septiembre de 1998 el Ejecutivo del estado de Puebla lanzó un decreto que declara Patrimonio Cultural del Estado de Puebla la artesanía del papel picado a mano que se elabora en el Municipio de San Salvador Huixcolotla. Confortan el hecho de que Huixcolotla sea considerado la verdadera cuna del papel picado.

Flickr/InmunizarteFoto: Flickr/Inmunizarte

Un recorrido por Huixcolotla

El municipio cuenta con cuatro barrios que forman el área urbana, rodeando la parroquia de El Divino Salvador y la capilla de Analco en el cuadro Estación Mayor. La parroquia es digna de ser visitada, ya que cuenta con dos reliquias históricas: una pequeña fuente y una pintura religiosa llamada Jesús resucita a Lázaro.

El barrio de San Martín Caballero se identifica por su capilla del mismo nombre que tiene una bóveda de cañón corrido y dos torres en el frontispicio, y que se caracteriza por sus tonos azul y blanco. Paseando por el barrio de San Antonio encontramos otra capilla en tonos azulados que consta de una cúpula y dos torres en el frontispicio. Más al poniente se encuentra el barrio de El Calvario.

El cuarto barrio es el de La Candelaria, que cada 2 de febrero se viste de fiesta y la gente lleva al Niño Jesús hasta la capilla para su bendición. Pero ésta no es la única fiesta, pues el 6 de agosto se celebra al santo patrón del pueblo,El Divino Salvador. Durante esta feria se disfruta el tradicional mole poblano, y consta, además, de atracciones como bailes, grupos musicales, quema de juegos artificiales, juegos mecánicos y eventos deportivos.

Si deseas asistir a las coloridas fiestas, disfrutar de ricos platillos y apreciar bellas artesanías, ¿por qué no visitar la cuna del papel picado en el lugar de las espinas encorvadas?

Flickr/eltbFoto: Flickr/eltb

Principlaes fiestas en San Salvador Huixcolotla

-20 de enero: Hacienda de San Sebastián Rocha

-2 de febrero: Barrio de La Candelaria

-3er viernes de Cuaresma: Barrio de Analco

-10 de mayo y 8 de diciembre: Ermita de Juquila

-24 de mayo: Capilla María Auxiliadora

-13 de junio: Barrio de San Antonio

-15 de julio: Barrio de El Calvario

-6 de agosto: al santo patrón El Divino Salvador

-28 de octubre: Ermita de San Judas Tadeo

-11 de noviembre: Barrio de San Martín Caballero

Cómo llegar

Saliendo de la ciudad de Puebla toma la carretera federal núm. 150, dirección Tepeaca y Tehuacán. San Salvador Huixcolotla se ubica a 7 km antes de llegar a Tecamachalco. También se puede llegar por la autopista núm. 150, Puebla-Orizaba-Córdoba, saliendo en Tecamachalco.

Los editores recomiendan: 5 hoteles boutique en Puebla que te transportarán al pasado

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos