Buscador
Ver revista digital
Cultura

Piden retirar monumentos a Cristóbal Colón en México

07-07-2020, 8:28:56 PM
Ciudad de México
Cristóbal Colón

Ante los llamados en redes sociales a retirar el monumento a Cristóbal Colón en Reforma, el secretario de cultura de la CDMX nos comparte las salidas alternas a un conflicto de alcance internacional.

En Estados Unidos el movimiento decolonial ha comenzado a derribar monumentos que representan a Cristobal Colón, como consecuencia de una revisión de los personajes históricos vinculados a la esclavitud y el colonialismo. Las protestas contra la figura iniciaron tras el asesinato por asfixia del afroestadounidense George Floyd. Sin embargo, cada vez son más los países que se suman a la destrucción de monumentos como señal de protesta. En el caso de México, la destrucción de patrimonio histórico durante los mitines ha jugado un papel protagónico en el último año.

Desde hace algún tiempo, la figura de Cristobal Colón ha estado envuelta en la polémica, ya que numerosos activistas y académicos han dejado de percibir en el personaje al “descubridor de América”, para visualizarlo como un genocida de indígenas.

Existen opiniones divididas sobre las demoliciones.

Como es natural, el revisionismo histórico ya hacen eco en otros países. En México, por ejemplo, una iniciativa sugirió cambiar el nombre de la Noche Triste por la Noche Victoriosa. Con ello, la lectura dejó de hacerse desde el sentimiento de los españoles derrotados el 30 de junio de 1520. De acuerdo con los activistas, estos cambios no sólo resignifican la historia, también buscan romper los esquemas y estructuras coloniales heredadas.

¿Los monumentos a Cristóbal Colón están en peligro?

En México, los atentados contra monumentos durante las protestas sociales ha generado opinión dividida. Mientras algunos grupos reivindican su papel innegable en la historia y en la formación de la identidad nacional, otros piden que se revisen las figuras históricas y que de ser necesario, se retiren. Al ser consultado sobre las iniciativas a través de redes sociales de destruir estatuas o monumentos con sesgo colonial, el secretario de cultura de la Ciudad de México, el doctor Alfonso Suárez del Real comentó:

“Hay un gran debate a nivel mundial que hemos seguido muy de cerca desde la Secretaría de Cultura de la CDMX. En Estados Unidos donde se ha registrado el mayor número de exigencias y prácticamente se han destronado de sus pedestales las estatuas de ciertos esclavistas, ahí se podría entender en el sentido de la reacción furibunda contra la actitud asumida por la policía en dos casos muy particulares en los que se causó la muerte de dos afrodescendientes.

“En Europa también se está teniendo esta reacción; llama la atención que en la ciudad de Petra en Palma de Mallorca, aparecieran grafiteados los monumentos de fray Jerónimo de Serra, que fue un colonizador pacifista de las Californias. Para la isla Mallorca el personaje en cuestión es uno de los grandes ídolos junto a Ramón Lull. Nos parece que la expresión de repudio no fue por parte de gente oriunda de Serra”.

La destrucción sí trae pérdidas

En cuanto a la destrucción de monumentos durante las protestas, el secretario aclaró que hay una postura casi consensual en que es un daño fundamental al patrimonio cultural de cualquier pueblo o ciudad. Sin embargo, subrayó, que intervenir con pintas o consignas un monumento puede ser parte de su revitalización e integración al contexto actual. Debido a ello, la intervención actualmente es analizada por separado por los profesionales involucrados en la conservación del patrimonio cultural.

Un caso concreto, señalado por Suárez del Real, fue el de las pintas hechas a la columna de la Independencia en agosto de 2019. En ese entonces el Gobierno de la Ciudad de México llegó a un acuerdo con las activistas feministas para posponer la limpia de las consignas y permitir que se documentara profesionalmente la intervención. Asimismo, cuando el Ángel de la Independencia sea abierto tras su remodelación estructural, se elegirá una de las consignas para ser preservada y que forme parte de la memoria inserta en el monumento.

Las figuras históricas tienen claroscuros

“Nosotros queremos reflexionar junto con los activistas, que es mucho más interesante la reivindicación a través de la intervención del monumento, que la destrucción. La demolición sí genera una pérdida y un encono con la parte social que considera que los monumentos son intocables. Lo que se está tratando de construir es una línea intermedia, en que no se conviertan en espacios intocables y que sí puedan ser intervenidos con una causa común, social, política o económica. También requerimos que estén abiertos a la restauración del estado que guardaba el monumento antes de la intervención. Es por allí donde está yendo la UNESCO también”, señaló el titular de la Secretaría de Cultura de la CDMX

Ante las visiones más radicales que proponen que estatuas como las de Cristóbal Colón o Hernán Cortés sirven a estructuras coloniales vigentes y que su demolición no está en cuestión, Suárez del Real invita a la reflexión de que cualquier figura histórica tiene claroscuros y que no pueden existir lecturas maniqueas. Por otra parte, también apeló al valor artístico. En el caso de la estatua de Cristobal Colón en Reforma, comentó que tiene un valor artístico indudable, por lo cual en una situación extrema, se podría considerar reubicarla.

“Hay que tomar en cuenta que la Glorieta de Cristóbal Colón es la primera que tiene lo que hoy conocemos como Paseo de la Reforma, de destruirla estaríamos mochando la historia urbana. Tendríamos que negociar la cuestión de dejar un testimonio de que ahí estuvo esa estatua”, afirmó.

Reapropiación, una salida intermedia y vital

En cuanto a la reapropiación por medio de la intervención, el secretario aclaró que aunque es controvertido, considera que puede ser un método válido, ya que puede servir para repudiar el proceso de colonización y de redignificación de las culturas originarias. Compartió que el graffiti como técnica de reapropiación de un espacio público está acreditado desde la época de los griegos en la Acrópolis.

De acuerdo con su tesis, el graffiti es una marca que expropia, por lo cual una ciudad graffiteada no es una ciudad sucia, sino una ciudad reapropiada cuyo lenguaje a veces no se entiende. Ante ello, comentó que el gobierno de la CDMX ha abierto espacios para que los jóvenes puedan apropiarse de los espacios públicos, no se les sancione y expresen sus talentos artísticos con mayor profesionalismo.

“La destrucción es momentánea y visceral. La intervención es analítica, puede tener un mensaje y contenido que permanezca además.”

Nuevos proyectos de revisión histórica

Entre los proyectos de revisión histórica, Alfonso Suárez del Real comentó que para conmemorar el 500 aniversario de la muerte de Cuitláhuac por viruela, se solicitará el cambio de nombre de la calle de Puente de Alvarado en San Cosme, para que ahora se denomine el Puente de la Victoria o Puente de Cuitláhuac.

“No está acreditado el salto de Alvarado, lo que está acreditado es que Alvarado se salvó. Me parece muy curioso que más de 500 años hemos mantenido el tramo de ese nombre. También estamos generando una corriente de reflexión para romper con la historia patriarcal.”

Con ello, el secretario de cultura de la Ciudad de México expuso una apertura a favor de las protestas sociales y que a la vez proteja el patrimonio histórico, mismo que aunque pareciera estar estático en el tiempo, sigue haciendo historia y actúa como motor simbólico de la vida de millones de mexicanos.

mm Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Mag21
Comentarios