PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

5 zonas arqueológicas y su entorno natural

  • 5 zonas arqueológicas y su entorno natural
  • 5 zonas arqueológicas y su entorno natural: Tzintzuntzan, Pátzcuaro, Michoacán
  • 5 zonas arqueológicas y su entorno natural: Loltún, Yucatán
  • 5 zonas arqueológicas y su entorno natural: Cuarenta casas, Chihuahua
  • 5 zonas arqueológicas y su entorno natural: Kohunlich, Quintana Roo
Siguiente
Página 1 de 5
Por: Édgar Tavares

Conoce cinco santuarios indígenas de México que, basando su equilibrio en el máximo aprovechamiento de los recursos naturales o geológicos de su región, lograron “trascender eternamente en el tiempo”.

A diferencia de los tiempos actuales, en que la mayoría de las ciudades crecen sin respetar el entorno natural, los antiguos mexicanos sí supieron sacarle provecho a los diferentes ecosistemas que la Madre Tierra ofrece para, inteligentemente, levantar sus estupendas capitales y santuarios dedicados a los dioses. Así, nuestros antepasados aprovecharon los cerros para construir fortificaciones; los acantilados para dar vida a refugios y miradores, los valles para convertirlos en sendos espacios de siembra, los ríos y lagos para obtener fuentes de agua y alimento; y la selva, para transformarla en una proveedora más de diferentes recursos; así como las cavernas, para, sin querer  "inaugurar" increíbles galerías en donde dejarían plasmadas las huellas de su milenaria existencia (pinturas rupestres). Conoce estos cinco sitios prehispánicos que lograron trascender en el tiempo adaptándose íntegramente a su medio natural o geológico.

1. Malinalco, Estado de México


Entorno natural: el cerro de Texcaltepec (o Cerro de los Ídolos).
Maravilla del lugar: el Templo de los Guerreros Águila y Jaguar, tallado sobre la roca misma que conforma las paredes del cerro.

Enclavada en la mitad del cerro de Texcaltepec o de los Ídolos, la zona arqueológica de Malinalco es una de las más visitadas del Estado de México (sólo detrás de la imponente Teotihuacan). Tras subir una escalera muy pronunciada, que llega hasta el pequeño conjunto urbano, podrás admirar la pirámide principal de techo cónico, ejemplar único en México al haber sido tallada íntegramente en la dura roca basáltica de tonalidades grises, rojas y amarillas que componen el cerro, y con la que forma un sólo cuerpo. Por ello, es comparada con la ciudad de Petra y los templos monolíticos de Abu Simbel en Egipto.

Zona arqueológica de Malinalco, Estado de México

Por otra parte, es espectacular el paisaje natural que rodea este sitio, formado por una serie de verdes cerros y acantilados de formas caprichosas; manantiales, ríos y una variada vegetación, que en conjunto encierran un reposado valle de clima cálido y fértil; tierra donde se da toda clase de frutos (chirimoya, sandía, naranja, limón, guayabas, granadas, etcétera) que sirve de asiento a la población colonial de Malinalco. Se tiene la creencia de que aquí tenían lugar las ceremonias de iniciación de los guerreros águila y jaguar, las dos órdenes militares más importantes de la época mexica y en quienes el tlatoani sustentaba el poder de su imperio.

Siguiente
Página 1 de 5
Compartir

ComScore
IASA Comunicación