PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Biografía del Padre Kino

Conoce más en torno a la vida y obra de este explorador y misionero jesuita y de su obra en Sonora y Sinaola.

Francisco Eusebio Kino, nació en Segno, Tirol en 1644; murió en Magdalena, Sonora en 1711 a los 67 años de edad.

Estudió en la Universidad de Friburgo en 1665 e ingresó a la Compañía de Jesús en Landsberg y cursó teología, filosofía, matamáticas y geografía en la Universidad de Ingolstadt. Fue maestro en el Colegio de Hala, en el Tirol. En 1678 salió a América en compañía de once jesuitas, pero tuvo que permanecer tres años en Sevilla. En 1681 hizo la travesía del Atlántico. Tras una permamencia de dos años en la capital de la Nueva España, en 1683 viajó como cosmógrafo real y misionero en la expedición de Atondo y Antillón para descubrir y colonizar el norte del país. Esta vez y otra desembarcaron en diversos puntos del Golfo de Baja California sin lograr resultados positivos.

Kino insistió por su cuenta ante el virrey en la necesidad de colonizar esas regiones y en 1687 emprendió la exploración de los actuales territorios de Sonora, Sinaloa y Arizona (Pimería Alta).

Realizó más de 40 viajes en 24 años. Fundó la red de misiones en California que constituyeron los núcleos originales de las más importantes poblaciones actuales. Introdujo la ganadería y enseñó a los naturales el cultivo de la tierra, creando una gran riqueza, con sólo su perseverancia e ingenio y el trabajo de los indios recién adoctrinados. Se calcula que cabalgó 30,000 km: descubrió la Península bajacaliforniana, realizó mapas y escribió sobre los cometas, pero sobre todo fundó pueblos e incorporó Baja California, Sonora y Arizona a México.

El ganado caballar formó pronto grandes manadas salvajes que atrajeron a las tribus apaches, cuyas incursiones nunca pudieron ser dominadas, y quienes emplearon los caballos como medio de combate. Escribió vocabularios del guaycura, el nabe y el cohimi.

Una relación de sus trabajos (1687-1710) lleva el título de Favores celestiales y fue publicada por el Archivo General de la Nación bajo el nombre de Las misiones de Sonora y Sinaloa (1913-1922). La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó en 1959 su Libra astronómica y filosófica.

En torno a la vida y obra del Padre Kino

Fray Eusebio Kino fue uno de esos escasos hombres que la humanidad produce muy de vez en cuando y cuya sola evocación cubre generaciones. Es un personaje que crece en la posteridad.
Este hombre fue un gran jinete, pues en 24 años surcó el Desierto de Altar y peinó el camino de Arizona a Guadalajara. Se calcula que cabalgó 30,000 km; descubrió la Península bajacaliforniana; realizó mapas y escribió sobre los cometas; introdujo el ganado, la vid y el trigo, pero sobre todo fundó pueblos e incorporó Baja California, Sonora y Arizona a México.
Fue una búsqueda evangélica extenuante y generosa la vida de este gran jesuita. Sus restos fueron descubiertos en Magdalena de Kino, en 1966, y a partir de entonces, se le empezó a dar en México el reconocimiento de que ya gozaba en el extranjero. Eusebio Francisco Kino murió en Magdalena en 1711, cuando iba a bendecir la nueva iglesia en donde se veneraban a San Francisco Xavier, el gran misionero jesuita universal de quien tomó el nombre y el ejemplo.
En 1767 fueron expulsados los jesuitas y fueron sustituidos por franciscanos, quienes para no festejar a San Francisco de Asís el 4 de Octubre y a San Francisco Xavier el 3 de Diciembre, vistieron a éste último de franciscano y pasaron su fiesta al 4 de Octubre. Los indígenas que veneraban a su misionero el padre Eusebio Kino y lo asociaban con San Francisco Xavier, sincretizaron a los tres personajes en San Panchito o San Francisco a secas.
La imagen de San Francisco Xavier, S.J. es una rara escultura que lo representa muerto o sea yacente. La gente acostumbraba después de orar y pedirle, levantarlo de la cabeza. Su peso es regular puesto que es una talla de madera.
Cuando el santo acepta la oración la carga es sumamente ligera, pero cuando es rechazada, llega a ser tan pesada que no se puede levantar. La impotencia y llanto no se hacen esperar y con frecuencia con la contribución y oración se logra finalmente el objetivo.
Esta celebración reúne a los pápagos de México y a los de Estados Unidos, así como a los yoris o blancos y demás étnias. Para la pernocta utilizan los mismos vagones del tren haciendo grandes campamentos, además las camionetas con colchonetas. Magdalena entera se transforma en el gran Santuario para celebrar a su santo fundador.

La vida de Eusebio Kino fue una búsqueda evangélica extenuante y generosa la vida de este gran jesuita. Sus restos fueron descubiertos en Magdalena de Kino, en 1966, y a partir de entonces, se le empezó a dar en México el reconocimiento de que ya gozaba en el extranjero. Eusebio Francisco Kino murió en Magdalena en 1711, cuando iba a bendecir la nueva iglesia en donde se veneraban a San Francisco Xavier, el gran misionero jesuita universal de quien tomó el nombre y el ejemplo.

En 1767 fueron expulsados los jesuitas y fueron sustituidos por franciscanos, quienes para no festejar a San Francisco de Asís el 4 de octubre y a San Francisco Xavier el 3 de diciembre, vistieron a éste último de franciscano y pasaron su fiesta al 4 de octubre. Los indígenas que veneraban a su misionero el padre Eusebio Kino y lo asociaban con San Francisco Xavier, sincretizaron a los tres personajes en San Panchito o San Francisco a secas.

La imagen de San Francisco Xavier, S.J. es una rara escultura que lo representa muerto o sea yacente. La gente acostumbraba después de orar y pedirle, levantarlo de la cabeza. Su peso es regular puesto que es una talla de madera.

Cuando el santo acepta la oración la carga es sumamente ligera, pero cuando es rechazada, llega a ser tan pesada que no se puede levantar. La impotencia y llanto no se hacen esperar y con frecuencia con la contribución y oración se logra finalmente el objetivo.

Interior de la Cripta del Padre Eusebio Francisco Kino.

Esta celebración reúne a los pápagos de México y a los de Estados Unidos, así como a los yoris o blancos y demás étnias. Para la pernocta utilizan los mismos vagones del tren haciendo grandes campamentos, además las camionetas con colchonetas. Magdalena entera se transforma en el gran Santuario para celebrar a su santo fundador.

 

 

ComScore
IASA Comunicación