Portada-2020-MD-507
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

El beso que Santa Anna le dio a una mujer y que originó el estado de Aguascalientes

Conoce la leyenda sobre cómo Antonio López de Santa Anna decidió independizar a Aguascalientes de Zacatecas, después de darle un beso a doña Luisa Fernández de García Rojas.

04-10-2019, 10:30:43 AM
El beso que Santa Anna le dio a una mujer y que originó el estado de Aguascalientes
autor

Periodista por formación. Cuando no está escribiendo o editando textos, le gusta visitar museos, salir a hacer caminatas largas y tomar fotos.

En Aguascalientes es muy conocida una leyenda sobre un beso que provocó su reconocimiento como estado independiente. Así como lo lees: un beso. A continuación, lo que cuenta esta leyenda.

La pernocta del presidente en Aguascalientes

El 1º de mayo de 1835 el presidente Antonio López de Santa Anna viajó rumbo a Zacatecas junto con tres mil hombres, con el afán de sofocar una rebelión en contra de su gobierno por parte del gobernador zacatecano Francisco García Salinas.

Ese día, López de Santa Anna pernoctaría en Aguascalientes en la casa de una familia de abolengo. Se trataba de la residencia de doña Luisa Fernández Villa de García Rojas y su esposo don Pedro García Rojas, un distinguido e influyente habitante de esa ciudad.

Por esas fechas, Aguascalientes era un territorio agregado a la ciudad de Zacatecas y sus habitantes deseaban, desde hace mucho tiempo atrás, que su ciudad se independizara del yugo zacatecano.

Ciudad de Aguascalientes.

Se cuenta que el pueblo esperaba con ansias la llegada del presidente. Y para brindarle una cálida bienvenida, llenaron con flores y papel de china la calle Morelos, donde estaba ubicada la residencia de los García Rojas.

Durante la cena, los anfitriones escucharon atentos las historias que el presidente les contaba. Hasta que entre tema y tema, doña Luisa comenzó a relatarle acerca de la falta de empleos, de escuelas y de cómo la administración zacatecana se quedaba con gran parte de la recaudación del ayuntamiento Aguascalientes.

Mapa del antiguo del antiguo territorio de Aguascalientes, perteneciente a Zacatecas.

El beso que liberó a un pueblo sometido

Cuando ya casi terminaba su relato, un empleado llegó al comedor a buscar a don Pedro para que atendiera un asunto urgente, Don Pedro se disculpó y salió.

Doña Luisa, reanudando su plática, le dijo: “Aguascalientes busca ser independiente, basta que usted lo quiera general, que en este pueblo todos lo anhelamos, llegaríamos hasta el sacrificio para obtenerlo”.

– “¿De veras hasta el sacrificio?”, le contestó López de Santa Anna, tomándole la mano a doña Luisa.

– “¡Hasta el sacrificio, general!”, le recalcó doña Luisa.

López de Santa Anna, deslumbrado por la belleza y la pasión de doña Luisa al hablar, acercó sus labios a los de la señora y le dio un prolongado e impetuoso beso que solo fue interrumpido por los pasos de don Pedro quien se acercaba al comedor.

Al entrar el esposo a la escena, doña Luisa se acercó a él y le dijo emocionada:

¡Por fin Aguascalientes es independiente! ¿Verdad, general?”. El presidente asintió con la cabeza, y contestó: “Verdad, es”.

El 23 de mayo de 1835, se expidió un decreto confirmando la independencia de Aguascalientes. Don Pedro García Rojas, fue nombrado su primer gobernador.

El beso inmortalizado en el escudo

Si miras con atención el escudo de Aguascalientes, podrás ver, debajo de una cadena, unos labios rojos. Ese símbolo es la representación del beso que protagonizaron Santa Anna y doña Luisa.

La leyenda “Libertad por un beso” fue recuperada originalmente por el escritor Elías L. Torres.

¿Conocías esta leyenda sobre Aguascalientes?

Quizás te interese leer: