Buscador
Ver revista digital
Conoce México

El Maximato, el “dedazo” presidencial de Plutarco Elías Calles

Maximato

El asesinato de Álvaro Obregón marcó el inicio del periodo conocido como Maximato, donde un expresidente dirigió el destino de México con una democracia simulada y traicionó la Revolución.

Sin duda, Plutarco Elías Calles ha sido uno de los presidentes más influyentes de la historia de México, en su administración inició el proceso de institucionalización del país tras la Revolución Mexicana y también sucedieron eventos de gran trascendencia como lo fue la Guerra Cristera. Sin embargo, su influencia en el gobierno no cesó con el fin de su cuatrienio, sino que se extendió por tres administraciones más, periodo que se conoció como el Maximato.

En 1924, el presidente saliente Álvaro Obregón se retiró en Sonora, sin embargo, es sabido que existía un pacto con el presidente Calles para asegurar su retorno para el siguiente cuatrienio. Cuando volvió a la vida pública en 1926, Obregón promovió su reelección como oficialista. Sin embargo, el rompimiento de Obregón y Luis N. Morones ocasionó una rivalidad entre ambos aspirantes a la sucesión presidencial, lo que dejó a Plutarco Elías Calles en medio de la disputa.

Sabías que la mano de Álvaro Obregón fue “extraviada” antes de ser exhibida?
Presidente Álvaro Obregón.

Para 1927, un año antes de las elecciones, el clímax político se agudizó. Los rivales de Obregón lo acusaban de traición a la máxima revolucionaria “Sufragio Efectivo, No Reelección”. Ante ello, surgieron dos posibles candidatos presidenciales antirreleccionistas: Francisco Serrano y el general Arnulfo R. Gómez, quienes finalmente fueron fusilados acusados de rebelión.

Finalmente, la voluntad compartida por Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón triunfó, realizándose reformas constitucionales que habilitaban la reelección presidencial siempre que no fuera sucesiva. La candidatura de Obregón se oficializó el 26 de junio de 1927, tras lo cual inició una campaña por todo el país. El 10 de julio de 1928 Obregón ganaba la reelección en los comicios.

El final de Obregón y el inicio del Maximato

Pese a su triunfo, Álvaro Obregón no llegaría nuevamente a la silla presidencial, pues el 17 de julio de 1928 sería asesinado en el restaurante “La Bombilla” en San Ángel, Ciudad de México. De acuerdo con la versión oficialista, el asesinato fue obra de un militante cristero de nombre José de León Toral. Sin embargo, los opositores del gobierno no dudaron en acusar a Obregón y Morones del magnicidio.

El asesinato de Obregón generó un cambio radical en el rumbo de la política. Desde el gobierno, se promovió un gobierno interino que no fuese militar ni obregonista. Con el aval del presidente Plutarco Elías Calle, Emilio Portes Gil se convertiría en el presidente de México el 1 de diciembre de 1928. El gobierno interino estaría en la administración hasta el 05 de febrero de 1930, tiempo que se utilizó para organizar nuevas elecciones para la sucesión presidencial.

General de División Plutarco Elías Calles. | Secretaría de la Defensa  Nacional | Gobierno | gob.mx maximato

Sin embargo, la sucesión designada a través del interinato no fue la única forma en la que Plutarco Elías Calles mantuvo su poder. Durante el proceso de organización de nuevas elecciones, Calles logró fundar el Partido Nacional Revolucionario (PNR), el cual aglutinó la mayor parte de las fuerzas políticas, formando un sistema corporativista. Sin el contrapeso de Álvaro Obregón, el partido se volvió la única vía para acceder a la presidencia, por ello el Calles diría: “El que quiera la silla presidencial, que se forme”, en referencia al PNR.

Partido Nacional Revolucionario - Wikiwand

Plutarco Elías Calles “el Jefe Máximo de la Revolución”

Gracias a la poder político centralizado en el PNR, durante el periodo de 1928 a 1934 no hubo autoridad política más importante que la de Plutarco Elías Calles, debido a ello, el expresidente comenzó a ser llamado “Jefe Máximo de la Revolución“. A diferencia de sus antecesores, Calles ya no apostaría por reelecciones, sino por una democracia simulada a través de prestanombres.

Las administraciones del presidente interino Emilio Portes Gil, de Pascual Ortiz Rubio y de Abelardo L. Rodríguez, compusieron el periodo apodado como el Maximato, donde Plutarco Elías Calles tomaba la última palabra en las decisiones políticas desde su finca de Cuernavaca o su casa en la colonia Anzures.

Emilio Portes Gil - Maximato
Emilio Portes Gil

El Estado soy yo

Pese a los avances en la institucionalización del país, el Maximato no fue un periodo de gobiernos estables. El magnicidio que inauguró el periodo generó que la administración de Portes Gil se enfocara en la estabilidad política y en la organización de los nuevos comicios.

Posteriormente, la administración de Ortiz Rubio nuevamente generaría inestabilidad, pues su gobierno sólo duraría dos años, abarcando el periodo de 1930 a 1932. Entre los actos que marcaron la administración de Ortiz Díaz se encuentra el avance en materia de derechos para la ciudadanía, el reconocimiento de la Segunda República Española, la ratificación de la libertad de culto y la inversión en infraestructura telefónica.

Pascual Ortiz Rubio - Wikipedia, la enciclopedia libre
Pascual Ortiz Rubio

Tras un intento de asesinato, Ortiz Rubio se mantuvo al margen del escenario político y optó por renunciar en 1932. La versión oficial clamaba que el presidente sufría neurosis tras al atentado y que había quedado incapacitado para mantenerse en funciones. Por su puesto, las decisiones gubernamentales seguían siendo tomadas por Calles, pese a sus constantes afirmaciones de que se mantenía al margen del poder. Ante un clima de golpe de Estado, el presidente Ortiz Rubio declaró:

”Salgo con las manos limpias de sangre y dinero, y prefiero irme, y no quedarme aquí sostenido por las bayonetas del ejército mexicano”.

El Maximato: obsesión por el poder

Tras dos breves gobiernos tutelados por civiles, la presidencia recayó nuevamente en manos de un militar: Abelardo L. Rodríguez, quien se convirtió en el último presidente no electo constitucionalmente en la historia de México. A diferencia de sus antecesores, Rodríguez había combatido en el último periodo de la Revolución Mexicana y pertenecía al círculo militar del Plutarco Elías Calles.

De acuerdo con la Ley Orgánica del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos entonces vigente, el presidente interino debía ser elegido por el grupo parlamentario al que pertenecía el presidente a sustituir. En el caso de Ortiz Rubio, el grupo parlamentario era el del PNR, quien escogió a Abelardo L. Rodríguez gracias al visto bueno del líder del Maximato.

Abelardo L. Rodríguez - Wikipedia, la enciclopedia libre
Abelardo L. Rodríguez.

El gobierno de Rodríguez nuevamente duró solo dos años, en los cuales se centró en la reforma constitucional para evitar la reelección en cualquiera de sus formas, se avanzó en los proyectos de infraestructura y se realizaron reformas económicas, como el establecimiento del salario mínimo. Su mandato terminó el 30 de noviembre de 1934, cuando entregó el poder al general Lázaro Cárdenas, quien por su cercanía con Plutarco Elías Calles debería seguir el Maximato.

Lázaro Cárdenas, un nuevo caudillo

Sin embargo, el gobierno de Lázaro Cárdenas no continuó con las políticas del Maximato, comenzando el debilitamiento político de Plutarco Elías Calles. Pese a ello, Calles se conformaba con haber impuesto tres callistas en el gobierno y que sus dos hijos se convirtieran en gobernadores de Nuevo León y Tamaulipas.

Tras una intervención quirúrgica, Calles continuó recibiendo personajes de la esfera política en la la hacienda “El Tambor” de su hija Alicia Elías Calles de Almada. En 1935 se reunió con el presidente Cárdenas para solicitarle que cesara las huelgas de la clase obrera y la división del Congreso. Asimismo, solicitaba que se pagaran favores políticos a Luis N. Morones, ya que de no hacerlo provocaría su debacle político, tal y como lo había hecho con el presidente Ortíz Rubio.

Preguntas sobre Lázaro Cárdenas – El Presente del Pasado
Lázaro Cárdenas

Pese a la amenaza, el presidente Cárdenas solicitó la renuncia de los cuadros callistas en su gobierno, lo cual fue apoyado por lo sectores agrarios y campesinos; quienes habían sufrido el charrismo sindical del Maximato. Tras un breve viaje de vacaciones a Hawaii, el 13 de diciembre de 1935 Calles regresa a la Ciudad de México para defender el callismo. Las reacciones fueron adversas para el expresidente, pues incluso los periódicos que lo apoyaban se negaron a hacer públicos sus comunicados. La agitación política provocó la renuncia de gobernadores y legisladores, y polarización política.

Luis N. Morones | Mediateca INAH
Luis N. Morones, líder de la Confederación Regional Obrera Mexicana.

¿El fin?

Ante las inclemencias políticas, Lázaro Cárdenas decide poner fin al Maximato la noche del 09 de abril de 1936, enviando militares y policías a Santa Bárbara, la hacienda donde vivía el expresidente. Calles se encontraba en su cama leyendo “Mi Lucha” de Hitler, cuando la comitiva le anunció que debía salir de México antes de las 7 am.

El 10 de abril, Calles y Morones partieron al exilio en Estados Unidos, donde permanecieron cinco años. Finalmente, con el ascenso de Manuel Ávila Camacho al poder, Calles puedo volver a México. En septiembre de 1941, Plutarco Elías Calles reapareció en el balcón presidencial de Palacio Nacional acompañando al presidente Ávila Camacho, los acompañaban los expresidentes  los expresidentes Pascual Ortiz Rubio, Abelardo Luján Rodríguez, Lázaro Cárdenas del Río , Emilio Portes Gil y Adolfo De la Huerta.

Declaratoria de guerra. Presidente Ávila Camacho y expresidentes de México.  1942 -
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios