Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Zonas Arqueólogicas

El Templo de Kukulcán en Chichen Itzá, maravilla de maravillas

El reconocimiento de esta increíble construcción, como una de las nuevas “7 maravillas del mundo” le ha devuelto a Chichén Itzá la atención de todo el mundo.

14-07-2010, 11:33:19 AM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

No dejes de presenciar aquí, el puntual arribo de Kukulcán, durante los equinoccios de primavera y otoño. A su paso por la vida, el ser humano ha dejado huellas de su imaginación y talento creativo, manifestadas muchas veces en obras materiales que nos provocan una gran admiración. Tal es el caso de las llamadas siete maravillas del mundo antiguo, aquellas que nos aprendimos de memoria en las clases de historia: los jardines colgantes de Babilonia, el coloso de Rodas, la estatua de Zeus, el mausoleo de Halicarnaso, el faro de Alejandría, las pirámides de Egipto y el templo de Diana o Artemisa.

Para entender el uso de este adjetivo, con el cual las calificaron, acudimos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española y vimos que la palabra maravilla proviene del latín mirabilia, y significa suceso o cosa extraordinaria que causa admiración. Esto nos lleva a pensar que cuando aplicamos dicho adjetivo a un lugar, inmueble, objeto, o acontecimiento que se distingue por sus dimensiones, formas o significados, queremos decir sencillamente que es ¡increíble! Aunque sólo conozcamos las maravillosas pirámides egipcias, único sitio que se conservó hasta nuestros días, podemos imaginar lo portentos de los seis restantes.

En 1972, la UNESCO retomó en parte el significado e importancia de ese puñado de sitios al establecer la Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, cuyo objetivo principal es convocar la ayuda internacional para preservar aquellos bienes que posean un valor universal y significativo para la historia de la humanidad. Actualmente la Lista del Patrimonio Mundial contiene alrededor de 800 sitios, que sobrepasa por mucho aquel primer listado.

Hace apenas unos días, el 7 de julio, se dieron a conocer las nuevas siete maravillas, gracias al suizo Bernard Weber, quien tuvo la iniciativa de convocar a que se votara por las obras más sobresalientes, en un concurso abierto, libre y democrático. Como finalistas quedaron 21 bienes, de los cuales casi todos cuentan con el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio Mundial, entre ellos figuraba Chichén Itzá.

La competencia fue muy fuerte, sin embargo, México tuvo desde el principio grandes posibilidades de ingresar al selecto grupo con un monumento excepcional de esta zona arqueológica.

El depurado arte maya y la severidad militar tolteca, se reflejan en los enigmáticos templos y pirámides que conforman este sitio ancestral. Varias estructuras demuestran este mestizaje cultural plenamente logrado, como el Templo de los Guerreros, cuyos tableros exhiben asombrosos relieves de águilas y jaguares devorando corazones humanos; seguramente ha visto y admirado la escultura del dios Chac Mool al llegar a lo alto, junto con dos soberbios pilares tallados en forma de serpiente. Rodeando dos de sus lados se encuentra el Grupo de las Mil Columnas, nombre dado por sus múltiples pilares que sostuvieron una serie de techumbres que formaban galerías espaciosas.

El llamado Mercado es un lugar muy especial, pues cuenta con un patio trasero delimitado por esbeltas columnas, cuyos capiteles se observan en forma de dado o cubo; la imagen de este lugar evoca fuertemente el arte griego, no en vano los mayas son considerados en Europa como los griegos de América.

Por su parte, el edificio llamado el Caracol es una de las pruebas fehacientes de que los mayas eran amantes de estudiar los fenómenos astronómicos, al emplear esta estructura como observatorio. Otro elemento más que los distingue es el mayor Juego de Pelota construido en toda Mesoamérica, con una dimensión de 168 por 70 metros, y una riqueza ornamental en sus frisos.

¿En dónde está lo maravilloso de Chichén Itzá?
Indiscutiblemente en su estructura conocida como el Castillo o pirámide de Kukulcán, ubicada al centro del conjunto, que refleja la suntuosidad militar que rodeó a este dios creador del viento. Su base es cuadrada, tiene 55 metros por lado y 30 de altura; cuenta con nueve cuerpos en talud y una escalinata por cada lado, la principal exhibe cabezas de serpiente al inicio de sus alfardas o muretes que contienen los escalones. Si bien esta pirámide está muy lejos de competir en volumen o altura con la del Sol (Teotihuacan) o las de Gizá (Egipto), tiene la cualidad maravillosa de mostrar año tras año la interacción del hombre y la naturaleza como no lo hace ningún otro candidato antes señalado.

Durante los equinoccios de primavera y otoño, al topar los rayos de sol en las alfardas de la escalera principal, se produce un espectáculo increíble de luz y sombra. Se van formando triángulos de luz producto de la sombra que proyectan los nueve cuerpos o plataformas de la pirámide. Esa sombra, conforme avanza el sol, recorre el muro deslizándose hacia abajo hasta iluminar la cabeza de una de las serpientes que se encuentran al inicio de la escalinata. Según los investigadores, este efecto simboliza el descenso del dios Kukulcán a la tierra, para comenzar así el ciclo agrícola.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Un viaje por las camisetas que más nos gustan de la selección

Estas camisetas de la selección han hecho de alguna manera historia, aquí te las compartimos para que nos digas cuál es tu favorita.

Chiapas
Pueblos Mágicos de Chiapas para viajar y descubrir

Los Pueblos Mágicos de Chiapas, están llenos de magia color, historia y diversidad cultural ¿Ya los conoces?

Barrancas del Cobre
México
Las Barrancas del Cobre en familia

¿Hace cuánto no vas de vacaciones con tu familia? Ser papá viajero es muy motivante y estrecha los lazos de una manera muy particular. Aquí los reportes de un viaje por las Barrancas del Cobre en familia.

México
Cómo ser un papá viajero

Cuando lo que corre por tu sangre es la emoción del viaje, ser papá no solo no te limita sino que aumentan tus oportunidades para elegir destinos adecuados para afianzar la relación con tus hijos.