PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

Huapango de Moncayo: el segundo himno mexicano

El Huapango de José Pablo Moncayo es un poema sinfónico inspirado en la música popular veracruzana. Y es también la obra musical más notoria del siglo XX en México.

20-06-2019, 10:00:40 AM
Huapango de Moncayo: el segundo himno mexicano
mm

Viajera por naturaleza errante.

Huapango es un poema sinfónico escrito por el pianista, percusionista, director de orquesta, maestro y compositor José Pablo Moncayo. Se trata quizá de la obra musical más notoria del siglo XX en México.

Esta noble pieza ha resistido todo tipo de tratamientos a lo largo del tiempo desde el día de su estreno, el 15 de agosto de 1941, con la Orquesta Sinfónica de México dirigida por Carlos Chávez.

Ha sido interpretada infinidad de veces con distintos estilos, incluso fue utilizada para musicalzar comerciales televisivos de la cerveza Corona y PEMEX.

Moncayo y la música

El 29 de junio de 1912 Guadalajara vio nacer a uno de sus hijos más notables: José Pablo Moncayo García. Años más tarde la familia Moncayo decidió salir de su natal Jalisco.

A los seis años de edad el joven José Pablo llegó a la enorme ciudad de México en donde comenzó sus estudios de piano. En 1929 se inscribió en el Conservatorio Nacional de Música y estudió bajo la tutela de grandes maestros como Candelario Huízar y Carlos Chávez. A la par de sus estudios Moncayo trabajó como pianista en estaciones de radio, distintos clubes y centros nocturnos tocando jazz.

Con una vida breve pero intensa, Pablo Moncayo además de ser un gran compositor, fue un apasionado maestro. Impartió clases de composición y dirección en el Conservatorio Nacional de Música. También fue docente de la Escuela Superior Nocturna de Música, así como de Escuelas de Iniciación Artística.

Su carrera como director de orquesta fue muy prometedora aunque solo haya durado menos de diez años, de 1944 a 1954. Lamentablemente esta faceta fue obstaculizada pues en ese tiempo se vivía un ambiente cultural complicado.

La muerte alcanzó prematuramente al maestro Pablo Moncayo que falleció el 16 de junio de 1958 a la eded de 45 años.

Huapango: un poema sinfónico

Huapango, escrito para orquesta sinfónica, es una obra que nació de la visita que Moncayo tuvo en compañía de Blas Galindo al puerto de Alvarado.

Se trata de una pieza inspirada en los sones veracruzanos. Un homenaje que incluye melodías y ritmos de diferentes sones como El Siquisiri, El Balajú y El Gavilancito.

El 15 de agosto de 1941 se estrenó en el Palacio de Bellas Artes y fue interpretada por la Orquesta Sinfónica de México, bajo la dirección de Carlos Chávez.

La definición de huapango

La palabra huapango es una derivación de la palabra fandango. Esta última palabra proviene de la lengua náhuatl y quiere decir “lugar donde se coloca la madera”, es decir, la tarima para el baile. También se cree que es una contracción de las palabras Huasteca y Pango, siendo Pango una forma de llamar al río Pánuco.

Se trata de un ritmo popular que está constituido por décimas rimadas. Existen dos variedades de esta canción popular mexicana, el huapango jarocho y el huapango ranchero.

Un homenaje a la música popular mexicana

Al escuchar con atención Huapango es posible darse cuenta de que Moncayo hizo mucho más que citar textualmente fragmentos de huapangos.

Su trabajo logró de manera efectiva y hermosa transportar al escenario de la orquesta la vida popular con sus elementos sonoros, los sonidos del conjunto instrumental típico del huapango.

La forma tradicional del son jarocho veracruzano está conformada por un acompañamiento de requinto, arpa, guitarra, violín y jarana.

El apego de Moncayo a esta forma original se puede notar cuando en Huapango la trompeta y el trombón dialogan retadoramente, como si se tratara de un par de copleros. El arpa también hace su aparición a mitad de la obra y los violines se transforman en pequeñas jaranas que son rasgueadas y no frotadas.

Legado musical

Hablar de Moncayo no necesariamente es hablar del nacionalismo en la música mexicana. El repertorio musical de José Pablo Moncayo no fue únicamente de origen folclórico. Sin embargo, en muchas de sus obras se advierten ciertos elementos mexicanos, que hacen de este autor todo un referente de la música mexicana.

Moncayo tomó todo lo que tenía de México, moldeándolo y elevándolo a una categoría universal. Es por todo esto que Huapango ha conquistado escenarios y público de todo el mundo.

Te puede interesar: