Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

La Paz, hace honor a su nombre

Cálida y placentera, La Paz es más que la capital sudcaliforniana, es un cúmulo de bellos alrededores que te invitamos a recorrer a través de calles que de manera fácil te llevarán desde el corazón de la ciudad hasta sus playas de tranquilas brisas.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


La Paz es un bello conjunto de playas, alegres plazuelas y calles de ciudad. La historia registra varias fundaciones de este hermoso territorio multicolor, la primera a cargo de Hernán Cortés, el 3 de mayo de 1535, quien bautizó esta tierra con el nombre de Bahía de la Santa Cruz, pero la que le siguió, encabezada por el navegante Sebastián Vizcaíno le asignó su nombre actual en 1596.

MALECÓN ÁLVARO OBREGÓN

En esta cosmopolita y emblemática franja de la ciudad se ubican los mejores restaurantes, hoteles, centros nocturnos, bares y tiendas especializadas, se presta para gozarla ya sea en una relajada caminata por sus amplias y bellamente iluminadas banquetas, o en un paseo romántico cuando la tarde sobre el mar toma tonos rojizos, o simplemente para disfrutar la música en vivo que se ofrece los fines de semana. El malecón tiene una longitud aproximada de 5 kilómetros, desde éste se contempla El Mogote una maravillosa extensión de tierra, así como el muelle para cruceros ecoturísticos y una serie de esculturas en bronce, entre las que destacan la de “El cristo del mar”.

NO OLVIDES CONOCER EL CENTRO

Si te animas a seguir recorriendo esta antigua ciudad, toma una de las calles que desembocan en el malecón: Degollado, Reforma, Constitución o 5 de Mayo, pues cualquiera de ellas topa fácilmente con el tradicional espacio de referencia y reunión de los paceños, el Jardín Velasco, en donde sus bancas, quiosco y su inconfundible fuente Hongo de Balandra, se ven custodiados por la belleza arquitectónica de antiguos edificios que los rodean. Más adelante, a unos pasos encontrarás el símbolo de la fe religiosa capitalina, la Catedral de Nuestra Señora de la Paz; esta joya arquitectónica ocupa el espacio donde los jesuitas Juan de Ugarte y Jaime Bravo levantaran en 1720, la Misión de Nuestra Señora de la Paz Arirapí.

EL MUSEO REGIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIAY EL SERPENTARIO

Siguiendo con el recorrido llegarás al Museo Regional de Antropología e Historia, una parada obligada, pues se trata de un moderno centro cultural que en tres salas permanentes exhibe una rica muestra de la cultura peninsular: piezas arqueológicas, etnográficas, mineralógicas e históricas. Otra opción es recorrer el Serpentario, centro educativo que conserva la colección más grande de reptiles de México.

LAS NOCHES DE LA CIUDAD

Si durante el día La Paz deslumbra por su diversión ilimitada al amparo del sol, mar y arena, por las noches se transforma diariamente, pues despliega una gama impresionante de sitios donde la música, el baile y los espectáculos, son los componentes principales de la fiesta. Así que hay mucho de donde escoger, dependiendo de las edades y preferencias, la velada augura memorables momentos en algunos de sus muchos bares o cafés cantantes; convivencia plena en las distintas peñas y pubs, y el desborde hasta el cansancio en espectaculares y vanguardistas discotecas. La diversión también alcanza para quienes gustan de una elegante cena acompañada de su bebida favorita, o de la atmósfera bohemia con música romántica para bailar o escuchar. Así que durante la tarde bien vale la pena tomar un buen respiro para retomar el recorrido por la noche.

PRIMERA FUNDACIÓN

Cada 3 de mayo desde 1535 se conmemora un aniversario más de que Hernán Cortés estableciera una colonia hispana en la actual bahía de La Paz. Fue en 1533 cuando envió una navegación para explorar las costas del noroeste de México, el resultado más importante de esta entrada fue el hallazgo de la bahía de La Paz. Como esta expedición fue un fracaso y culminó con la muerte de la mayoría de los navegantes a manos de los indios guaycura, Cortés organizó una nueva entrada, en la que él mismo participó. Así, el 3 de mayo de hace 473 años, desembarcó en la misma bahía acompañado de 300 personas para colonizarla, y la bautizó con el nombre de “Santa Cruz”.

A pesar del excelente lugar recién descubierto, casi desde el principio, las cosas empezaron a marchar mal. Los guaycura de la región le declararon la guerra, diezmando rápido a los españoles. Cortés también enfrentó otros problemas como un clima que no permitía ningún tipo de agricultura, y las pocas posibilidades de comerciar con grupos humanos que eran nómadas sin productos para intercambiar. Por otra parte, los hombres de Cortés llegaron al lugar detrás de oro y perlas, de hecho perseguían el mito de las amazonas, y esperaban enriquecerse rápidamente, lo cual tampoco sucedió. Total que la colonia se redujo y sus hombres se fueron desmoralizando, queriendo regresar a la Nueva España: en pocos meses, los guaycuras habían acabado con más de 100 hombres y la mayoría de los caballos, y para rematar, no encontraron oro ni riqueza. Uno de ellos afirmó que “la tierra de Santa Cruz era la más perversa que había en el mundo”.

A pesar de esto, Cortés resistió lo más que pudo ante el fracaso, y se quedó en la península un año. Finalmente, su esposa le suplicó que regresara, ante esto, se unió la del virrey Antonio de Mendoza y le permitió un regreso a la Nueva España más o menos honroso en abril de 1536, a los pocos meses el resto de sus hombres la dejaría también. Y pasarían más de 60 años antes de que Sebastián Vizcaíno hiciera otro intento de fundar una colonia en la bahía de La Paz.

CORTÉS EN SANTA CRUZ

Durante su estancia, Cortés inició un pequeño poblado con alcaldía, capilla, fortificaciones y otras cosas por lo que es el antecedente más remoto de la actual ciudad de La Paz. Desde aquí, Cortés envió cuatro expediciones para explorar el interior de la tierra. Por el sur llegaron hasta Cabo San Lucas; y por el norte alcanzaron hasta la Bahía Magdalena. El mismo Cortés estuvo en Cabo San Lucas, fue cuando sus soldados bautizaron a la punta como Cabo California, porque les pareció que correspondía con la descripción de la isla California que aparecía en la novela —famosísima en esos tiempos— “Sergas de Esplandián”. Fue ahí que por vez primera el término se aplicó a un punto de la península y poco después se usaría en toda ella, hasta nuestros días.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.

México
6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, Año Nuevo y Reyes

Te compartimos 6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, año Nuevo y Día de Reyes. Son recetas muy fáciles y deliciosas.

México
Experiencias únicas para el 2018