Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Actualidad

Pinal de Amoles: atravesar la niebla, tocar las cumbres

Pinal de Amoles fue el pueblo de origen y destino del Xtrail México. Aquí la crónica de un recorrido que llevó a Gabriela Guerra a tocar las cumbres de la Sierra Gorda.

28-02-2018, 5:02:30 PM
Montañas arriba y abajo, la Sierra Gorda resplandece
mm

Soy cubana, pero también mexicana. Soy escritora, periodista, editora y de casualidad, economista. Pero soy, sobre todo, una apasionada de la vida, la naturaleza, los deportes de aventura, los viajes, el mar y las bellas artes.

Adolorida de los músculos, feliz del reto vencido y plena de la exuberante beldad de la Sierra Gorda… Sería el saldo después de atravesar 23 kilómetros de este paraíso queretano. La carrera nacería en el pueblo de Pinal de Amoles, y allí saldaría también su deuda con corredores de todo el país y del mundo.

Hace un año, organizados también por Xtrail México, que le ha encontrado la sabia a estos edenes, corrimos por el Cañón del Paraíso, de la misma sierra. Desde entonces, han sido recurrentes en mis sueños el aroma a montaña y la exquisita ventana a la perfección en este macizo hecho de semidesiertos y bosques de coníferas, encinos y pinos; de altas serranías que superan los tres mil metros, o se doblegan en profundos cañones donde no cabe menos que el asombro.

Xtrail Pinal de Amoles, carrera singularXtrail México

Xtrail Pinal de Amoles, carrera singular

Preparativos

La travesía desde la Ciudad de México no nos dejaría tiempo para más que recoger nuestros kits, pasar al baño, e integrarnos a un grupo de alrededor de 500 corredores. Los organizadores, Xtrail México, abrieron sus circuitos del año en un espacio único, que tocó cimas, con la premisa de que vale la experiencia, la convivencia personal, de grupo y, por supuesto, con la naturaleza.

Esa concordia inicia en los primeros dos kilómetros, cuando con los cuerpos aún fríos de la mañana, subimos y subimos, piedras entre bosque, hasta la extenuación, deteniéndonos irremediablemente para respirar. Unos correrían 6 kilómetros, otros 14 y algunos más, 23. Nos preguntamos entonces, enloquecidos por el esfuerzo, si sería así todo el camino.

Las montañas

Las montañas de Pinal de Amoles son de las más altas, barrera geográfica que determina, por tanto, las condiciones climáticas, biológicas y hasta sociales de la Sierra Gorda. Para nosotros, corredores más o menos experimentados, es un desafío alucinante:

  • subiremos hasta las primeras cumbres,
  • atravesaremos los descolgados de duras piedras dentro del follaje,
  • correremos terreno escarpado al inclemente sol,
  • advertiremos el mundo bajo nuestros pies,
  • para reencontrarnos, en el último tercio, con una ladera que sube, sube, inquebrantable y llega al cielo.

La Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, espacio de luces y sombras en la Sierra Madre Oriental, ocupa un tercio del estado de Querétaro. En sus lindes cohabitan miles de especies de plantas y animales, en expansión natural, protegidas o en peligro de extinción.

Pinal de Amoles en la Sierra Gorda queretana

Pinal de Amoles en la Sierra Gorda queretana

La gente

En el camino nos adelantamos unos a otros. Establecemos trato, compartimos la alegría y el desasosiego. ¡Nadie sabe cuándo acaba esta subida! Dicen miembros de las comunidades que una hora, que cinco kilómetros, que dos horas, que ya pronto, que todavía falta… Conocemos las condiciones de la carrera, pero en medio de sus tinieblas, nos dejamos atravesar por cualquier dosis de esperanza. El anhelo de la meta tiembla con el sol sobre los cuerpos de hierro forjado. Hacemos promesas y esperamos quimeras.

Pinal de Amoles es un pintoresco pueblito de balcones cayendo sobre las cabezas de los transeúntes, y magras calles doblando las esquinas, base de la extraordinaria sierra. Lo circundan cerros boscosos, de frío y mar de niebla casi todo el año. Mientras en sus recorridos de serranías encuentras miradores, cascadas, viejas edificaciones y conventos medievales; en su plaza central, se alza el monumento a los mineros, pues cuando el siglo XVII nacía, Pinal de Amoles era un pueblo de minas.

¡Termina la subida atroz…, siete kilómetros devastadores! Quedan dos para volver a aterrizar al pueblo de colores, que desde lo alto de la sierra, se adivinan como una caída libre. Los pies vuelven a tomar el vuelo, quieren recuperar el tiempo perdido.

Un recorrido lleno de subidas y bajadascortesía Xtrail México

Un recorrido lleno de subidas y bajadas

La llegada

La entrada al pueblo no carece de cierto goce espectacular, queremos presumir la epopeya. Pero ¡oh sorpresa!; falta una cuesta de calle empinada de más de 100 metros, que nos saca el postrer aliento. Luego, la adrenalina nos impulsará a rodear las calles pequeñas y entrar por un arco que trae medallas, las mejores quesadillas del mundo, y la certeza de que el milagro ha sucedido.

Quizá quieras leer otra crónica de Gabriela Guerra aquí: Huauchinango, el hechizo de correr en un pueblo mágico.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
Vinardo presentó su añada 2017

Teniendo el Dinner in the Sky como escenario se realizó una comida para presentar la nueva botella de este vino mexicano.

México
7 artículos para picnic que querrás tener

Con estos artículos para picnic podrás buscar cualquier prado y organizar un día de campo increíble. Esto es todo lo que necesitas para lograrlo.

México
4 hoteles de lujo para unas vacaciones inolvidables

En estos hoteles de lujo pasarás unos días de descanso que recordarás para siempre. Déjate consentir, estas serán las mejores vacaciones de tu vida.

Sonora
El sapito buffo alvarius de Sonora: una medicina que se fuma

Casi de manera fortuita, Jacqueline Castellón participó de una ceremonia seri que le causó fascinación: fumar sapito buffo alvarius en Punta Chueca, Sonora. El consumo de esta sustancia debería hacerse siempre en un entorno ritual para que los efectos de la medicina sean benéficos. Ella recomienda esta experiencia. ¿Te animas?