Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Pueblos Mágicos Barrios Mágicos

Ruta por la Sierra Norte de Puebla

Adéntrate en la Sierra Norte del estado de Puebla y descubre maravillosos escenarios naturales, encantadoras poblaciones, deliciosa gastronomía y bellas artesanías, únicas en la región centro de México. ¡Te sorprenderán!

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


David Cabrera

Centro de Pahuatlán, Puebla.

La Sierra Norte de Puebla es un territorio fértil donde se originan diversos ríos que se abren camino hasta llegar a las costas del Golfo de México. Con altitudes que van de los 1,000 a los 2,000 msnm, sus paisajes se distinguen por espesos bosques y zonas rocosas; las capas de niebla que se esfuman lentamente al amanecer y el constante murmullo de las cascadas.

Los pintorescos pueblos incluidos dentro de esta ruta -algunos de ellos nombrados Pueblos Mágicos– se asentaron en esta región hace siglos, y hoy se alzan con encanto para atrapar con sus artesanías y verdes alrededores a cuantos los visitan. Conoce estos cinco destinos que te mostrarán una de las múltiples caras del estado de Puebla.

1. Pahuatlán

En el extremo norte del estado poblano se localiza este Pueblo Mágico, habitado antiguamente por aztecas, otomíes y totonacos que, durante la época virreinal, fue parte del sistema de encomiendas. Su nombre significa “entre los frutales” o “junto a la fruta” y actualmente aún conserva admirables alrededores con campos de cultivos tropicales como aguacate, mango, cacahuate y caña de azúcar. También se han contabilizado numerosas especies de aves.

El pueblo es pequeño y puede conocerse en poco tiempo, pues sus atractivos se agrupan en torno a la Plaza Principal. Cuenta con un templo parroquial dedicado a Santiago Apóstol que data del siglo XVI, así como con la estatua del General Leandro Valle. En su Casa de la Cultura podrás observar una pequeña pero valiosa colección de pinturas y obras literarias que hacen un recuento de la historia de este municipio.

La fiesta patronal de Santiago Apóstol se celebra el 25 de julio. Inicia con procesiones y una misa solemne que, al concluirse, inunda las calles mientras los fuegos artificiales se abren paso en el cielo. Podrás observar diversas danzas, como la de los Tocotines o los Voladores. Ésta se realiza al son de un tamborcito y de una flauta de carrizo que recibe el nombre de chirimía.

Muy cerca de Pahuatlán se ubica San Pablito, una modesta comunidad otomí de callejuelas rodeadas por casas de ladrillos y árboles frutales. Sin embargo, lo que lo distingue y la hace destacable a nivel nacional, es la producción del papel amate, mismo que procede de la época prehispánica y que, para la llegada de los españoles, ya era producido en grandes cantidades.

Cómo llegar

Pahuatlán se localiza a 50 km al norte de Huauchinango siguiendo por una carretera serrana.

David Cabrera

Xicotepec

Su nombre en náhuatl significa “Cerro de abejorros”. Se cree que estuvo habitado en la época prehispánica por grupos totonacos y posteriormente por nahuas. Los españoles fundaron en estas tierras un poblado en 1570 que sirvió como enlace de las rutas comerciales entre la costa del Golfo y el Altiplano.

Su clima húmedo favorece la existencia de una exuberante vegetación y en sus alrededores existe un buen número de cafetales que posicionan a Xicotepec como uno de los municipios con mayor producción de café.

La ciudad es sencilla, con una bella plaza con su templo en un costado y edificios públicos. En las cercanías hay también hermosos parajes y un lugar llamado La Xochipila, donde se encuentran las ruinas de un centro ceremonial prehispánico y donde cada 24 de junio se celebran fiestas y danzas en honor de San Juan Bautista, aunque el festejo presenta tintes prehispánicos.

En tu paseo por Xicotepec no olvides visitar los talleres de artesanías.

Cómo llegar

Xicotepec se localiza a 205 km de la ciudad de Puebla por la carretera núm. 119 rumbo a Huauchinango.

María de Lourdes Alonso

Zacatlán de las Manzanas

Como su nombre lo indica, Zacatlán es conocido en todo el país por ser uno de los productores más importantes de manzanas. En este pintoresco poblado encontrarás un sinfín de atractivos y actividades a realizar para toda la familia.

Visita el Ex Convento Franciscano, del siglo XVI, que está dedicado a la Virgen de la Asunción. Posee tres naves en su interior, así como tres puertas, lo cual lo hace similar a una catedral, además de que tiene un techo de dos aguas. Una construcción sencillamente admirable. En la actualidad alberga a la Casa de la Cultura. A un costado se encuentra la Parroquia de San Pedro y San Pablo, de fachada barroca elaborada en piedra y edificada también por los franciscanos. Su interior es bastante sobrio, de estilo neoclásico.

En plena Plaza Cívica, el Reloj Floral es otra joya que no puedes perderte: posee varias carátulas de cinco metros de diámetro cada una. Cuenta con un carillón que toca hasta nueve canciones diferentes, dependiendo de la estación del año. No te pierdas la fábrica de relojes Centenario y su Museo de Relojería Alberto Olvera Hernández, único en su especialidad en toda América Latina, en el que podrás observar relojes que datan del 2000 a.C.

También está el sencillo Museo Comunitario Regional Luciano Márquez, en la Casa de la Cultura, donde se exhibe la historia prehispánica de Zacatlán y algunas artesanías.

Cómo llegar

Zacatlán se localiza sobre la carretera libre núm. 119, a 122 km de la ciudad de Puebla.

Rafael Doniz

Chignahuapan

Su nombre, de origen náhuatl, significa “Sobre las nueve aguas”. El área estuvo habitada desde el siglo VII d.C., cuando los totonacas se asentaron en la región. Hoy en día el pueblo es más bien agrícola, pues cultiva maíz, haba, avena y trigo, entre otros.

El principal motivo para visitar Chignahuapan no es la belleza de las casitas ni los atardeceres que se pueden apreciar, sino sus baños termales y sus talleres artesanales dedicados a la producción de esferas de Navidad. A unos kilómetros del centro del poblado hay una cañada donde brota un manantial de aguas sulfurosas a las que se atribuyen propiedades curativas. Por su parte, la producción de esferas de vidrio soplado constituye la actividad industrial más destacada del municipio. Hay cerca de 3 mil artesanos dedicados a su elaboración, repartidos en más de 200 talleres. Muchos de ellos mantienen las puertas abiertas para mostrar el trabajo a los visitantes. Además de observar su labor, allí podrás adquirir estas artesanías.

A principios de noviembre se lleva a cabo, durante una semana, la Feria Nacional del Árbol y la Esfera de Navidad, donde se exponen los adornos conmemorativos de estas fechas a precios muy atractivos.

En la Plaza Central de Chignahuapan, conocida como Plaza de la Constitución, te recomendamos visitar la Parroquia de Santiago Apóstol, que data del siglo XVI; el pintoresco quiosco de estilo mudéjar con su fuente y las casas circundantes, de paredes blancas y tejas rojas. A tres cuadras de la plaza encontrarás la moderna Basílica de la Inmaculada Concepción, que ostenta una inmensa escultura de cedro en el altar principal, realizada por el escultor poblano José Luis Silva. También es agradable la Laguna de Chignahuapan, ubicada en pleno pueblo, donde es posible pescar carpa.

De camino a las aguas termales, algunas personas se detienen en la Iglesia del Honguito en busca de una curiosa atracción: un pequeño hongo petrificado, encontrado milagrosamente por un campesino en 1880, sobre cuya superficie fueron realizadas diversas figuras de Cristo que sólo pueden verse a través de un lente magnificador. Algunos historiadores indican que se trató de una exitosa estrategia de evangelización ideada por los frailes mercedarios.

Cómo llegar

Chignahuapan se localiza sobre la carretera libre núm. 119, a 106 km de la ciudad de Puebla.

Ignacio Guevara

Cuetzalan

Sólo 32 km después de Zacapoaxtla, por la misma carretera, llegarás al Pueblo Mágico de Cuetzalan. A pesar de ser un pueblo pequeño, tiene una personalidad sorprendente, entintada con un fuerte sabor indígena, que se mezcla con su interesante arquitectura serrana de casas altas con techos de teja y largos aleros que protegen a sus habitantes de las constantes lluvias. Los cielos profundos, así como la neblina que se estaciona sobre el pueblo y las montañas aledañas durante largos periodos, hacen de Cuetzalan un sitio misterioso y encantador.

El pueblo tiene varias construcciones interesantes, como el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, conocido también como Iglesia de los Jarritos, por la peculiar decoración de su campanario con jarritos de barro. Frente a ella encontramos el cementerio del pueblo, del siglo XIX, que posee tumbas decoradas con colores y flores brillantes de estilo neogótico.

En pleno zócalo (escalonado por la topografía del pueblo) está la Parroquia de San Francisco, que aunque es una construcción del siglo XX, tiene una interesante arquitectura con reminiscencias góticas, con un robusto torreón que por instantes parece sombrío y combina a la perfección con las tardes nubladas. Frente a la parroquia está el gran poste que usan los cuetzalines para realizar su vuelo cada domingo, día en que también se monta el mercado semanal, al que acuden vendedores y compradores de todos los pueblos aledaños.

En la misma plaza se localiza el Palacio Municipal, de estilo neoclásico afrancesado, cuya planta baja acoge una oficina de turismo.

El atractivo de Cuetzalan no termina dentro del pueblo. A las afueras se ubica Tosepankali, una cooperativa de turismo alternativo que, entre otros proyectos, incluye un hotel ecológico construido en su gran mayoría con bambú con el fin de evitar la tala de otros árboles. Dentro de sus terrenos producen café orgánico, tienen un centro de capacitación y una planta de tratamiento de aguas grises (www.tosepankali.com).

Cómo llegar

Cuetzalan se localiza a aproximadamente 162 km al norte de la ciudad de Puebla siguiendo por las carreteras 129 y 595.

¿Te gustó esta ruta? ¿Qué otro poblado agregarías?

David Cabrera

Centro de Pahuatlán, Puebla.

La Sierra Norte de Puebla es un territorio fértil donde se originan diversos ríos que se abren camino hasta llegar a las costas del Golfo de México. Con altitudes que van de los 1,000 a los 2,000 msnm, sus paisajes se distinguen por espesos bosques y zonas rocosas; las capas de niebla que se esfuman lentamente al amanecer y el constante murmullo de las cascadas.

Los pintorescos pueblos incluidos dentro de esta ruta -algunos de ellos nombrados Pueblos Mágicos– se asentaron en esta región hace siglos, y hoy se alzan con encanto para atrapar con sus artesanías y verdes alrededores a cuantos los visitan. Conoce estos cinco destinos que te mostrarán una de las múltiples caras del estado de Puebla.

1. Pahuatlán

En el extremo norte del estado poblano se localiza este Pueblo Mágico, habitado antiguamente por aztecas, otomíes y totonacos que, durante la época virreinal, fue parte del sistema de encomiendas. Su nombre significa “entre los frutales” o “junto a la fruta” y actualmente aún conserva admirables alrededores con campos de cultivos tropicales como aguacate, mango, cacahuate y caña de azúcar. También se han contabilizado numerosas especies de aves.

El pueblo es pequeño y puede conocerse en poco tiempo, pues sus atractivos se agrupan en torno a la Plaza Principal. Cuenta con un templo parroquial dedicado a Santiago Apóstol que data del siglo XVI, así como con la estatua del General Leandro Valle. En su Casa de la Cultura podrás observar una pequeña pero valiosa colección de pinturas y obras literarias que hacen un recuento de la historia de este municipio.

La fiesta patronal de Santiago Apóstol se celebra el 25 de julio. Inicia con procesiones y una misa solemne que, al concluirse, inunda las calles mientras los fuegos artificiales se abren paso en el cielo. Podrás observar diversas danzas, como la de los Tocotines o los Voladores. Ésta se realiza al son de un tamborcito y de una flauta de carrizo que recibe el nombre de chirimía.

Muy cerca de Pahuatlán se ubica San Pablito, una modesta comunidad otomí de callejuelas rodeadas por casas de ladrillos y árboles frutales. Sin embargo, lo que lo distingue y la hace destacable a nivel nacional, es la producción del papel amate, mismo que procede de la época prehispánica y que, para la llegada de los españoles, ya era producido en grandes cantidades.

Cómo llegar

Pahuatlán se localiza a 50 km al norte de Huauchinango siguiendo por una carretera serrana.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, Año Nuevo y Reyes

Te compartimos 6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, año Nuevo y Día de Reyes. Son recetas muy fáciles y deliciosas.

México
Experiencias únicas para el 2018
Regalos originales de Navidad para viajeros.
México
Ideas de regalos originales de Navidad para viajeros ¡Desde 85 pesos!

En estas fechas siempre es difícil encontrar regalos originales de Navidad para el intercambio o para obsequiar. Te dejamos algunas ideas que te encantarán.

México
Las Posadas: ¿qué significan y cómo hacer una?

De acuerdo con la tradición, las posadas -dedicadas a conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belén-, se comenzaron a celebrar en México desde tiempos de la Colonia.