Buscador
Ver revista digital
Ciudades de México

Teatro Sergio Magaña, una iglesia transformada en teatro en Santa María la ribera

Ciudad de México
Casa-del-Agrarista-web

¿Conoces el Teatro Sergio Magaña? Te contamos sobre esta bella edificación que se inauguró como iglesia y que hoy es un recinto cultural.

Santa María la Ribera es un barrio de la Ciudad de México lleno de joyas arquitectónicas. Un ejemplo de ello es el Teatro Sergio Magaña, recinto que cuenta con dos etapas histórica: la primera como iglesia y la segunda como teatro.

Teatro Sergio Magaña

Originalmente, el Teatro Sergio Magaña se edificó sobre la Quinta San Miguel, que data del siglo XIX. Manuela Chillarón fue quien adquirió el predio a finales del siglo e inició la construcción del Templo de Nuestra Señora de la Salud del Convento de las Siervas María en 1901. En 1935, mediante decreto, el presidente Lázaro Cárdenas retiro la tutela de este edificio al catolicismo y se convirtió en un centro educativo perteneciente a Secretaria de Hacienda y Crédito Público.

Posteriormente, el edificio fue designado como la Casa del Agrarista, para ello el pintor Jorge Vicario realizó ocho murales en su interior en 1936, los cuales relatan la historia de México. Ya en la década de 1980, el edificio se convirtió en un auditorio administrado por la Compañía Nacional de Subsistencias Populares.

Teatro Sergio Magaña
Foto: Noticias del DF

La antigua iglesia fue restaurada y finalmente inaugurada el 26 de julio de 1991, convirtiéndose en el hoy Teatro Sergio Magaña, con cuyo nombre se busca honrar a Sergio Magaña Hidalgo, escritor y dramaturgo mexicano de gran envergadura. La primera obra montada sobre su escenario fue Santísima, con la dirección de Martha Luna, Arturo Nava como escenógrafo y actuaciones de Ernesto Laguardia, Alma Muriel, Claudia Guzmán y Óscar Narváez.

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios