Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Teotihuacán era una sociedad incluyente y cosmopolita, afirma la prestigiosa arqueóloga Linda Manzanilla

Estado de México
Linda Manzanilla

De acuerdo con las investigaciones y excavaciones de la doctora Linda Manzanilla, Teotihuacán fue una sociedad cosmopolita conformada por barrios multiétnicos, donde se conservaban tradiciones y prácticas extranjeras.

De acuerdo con la conferencia dictada por la prestigiosa arqueóloga Linda Manzanilla, quien actualmente es autoridad en los estudios sobre Teotihuacán, la mítica “Ciudad de los Dioses” era una sociedad incluyente. Es decir, en la sociedad se privilegiaba a los grupos sociales y no a los individuos.

Manzanilla postula que en la sociedad teotihuacana no se imponía al recién llegado la forma en que debía ser, por el contrario se permitió que se desarrollaran diversas identidades. Ejemplo de ello es que había quienes podían jugar con la pelota usando un bastón o usando las articulaciones, según su lugar de origen.

manzanilla
Archivo MD

Un gobierno gremial sobre los gobiernos monárquicos

Asimismo, la doctora Linda, quien es miembro del Colegio Nacional, afirma que Teotihuacán era una ciudad sumamente organizada y planificada para su tiempo. La metrópoli se extendió por 20 kilómetros y fue el hogar de 125 mil personas. Sin embargo, a diferencia de otras regiones, en Teotihuacán los gobernantes no tuvieron un papel tan destacado como el de otras sociedad. Prueba de ello es que no existe iconografía visual con respecto a ello ni se sabe dónde están enterrados. Por ello, Manzanilla supone que lo existió fue una especie de consejo, sin importar quién era el principal gobernante:

“En esta sociedad no importaba quién era gobernante o cómo se llamaba, muy diferente
a lo que sucedía en la cultura maya, donde si era importante el gobernante y lo que éste hacía”.

Otro de los aspectos que exalta, es el carácter cosmopolita de Teotihuacán, en el cual existía barrios de poblaciones provenientes de distintas regiones del actual territorio mexicano. Según las investigaciones de Manzanilla, cerca del año 89 d. C. ocurrió erupción del Popocatépetl que provocó que muchos de los habitantes de la región de Cholula se tuvieran que desplazar; éste sería el grupo fundante. Inmediatamente, los nuevos pobladores del Valle de Teotihuacán construyeron santuarios religiosos, lo que atrajo gente de las regiones de Tlaxcala, Puebla, Oaxaca, Veracruz y Michoacán.

Teotihuacán, un barrio multiétnico: Manzanilla

Debido a esto, se conformaron barrios multiétnicos en el anillo central de Teotihuacán. La principal minoría era el barrio proveniente de Oaxaca, que habitaba cerca de la calzada oeste. Mientras que en la parte éste habitaba la gente proveniente de Veracruz. Asimismo, había un barrio michoacano.

Una de las más claras pruebas tangibles de la presencia de grupos diversos, son las forma en que se realizaban los ritos funerarios, los sacrificios humanos o el uso de vestimenta. Por ejemplo, en el barrio oaxaqueño (Teopancazco) se han encontrado cráneos colocados en vasijas, lo cual era común en los sacrificios de la región de Veracruz y Oaxaca. Asimismo, existen pruebas del uso de vestimentas con referencias marinas e, incluso, la forma de preparación de los alimentos fue diferente.

Ante la pregunta por el factor que unificó a todas estos pueblos que migraron al Valle de Teotihuacán, Manzanilla responde que tenían en común la veneración por una deidad de la tormentas, quien era el patrono de la metropoli. Sin embargo, las revueltas entre los barrios no permitieron la coexistencia continuara y se inició el declive de la gran ciudad. Asimismo, existieron problemas ecológicos.

Teotihuacan albergó a mil 300 extranjeros
Arte zapoteco gestado en Teotihuacán.
Foto: INAH

¿Cómo se distribuía territorialmente Teotihuacán?

En cuanto a la relación entre naturaleza y la construcción, Linda Manzanilla destaca que los constructores de la ciudad buscaron mantener una armonía. Ejemplo de ello es que hay una clara relación entre las pirámides y los cerros que rodean el valle. Dicha armonía habría sido uno de los factores para que la ciudad se volviera atractiva para migrar, pues estaba construida con un modelo arquetípico o como axis mundi. Teotihuacán, del mismo modo que el cosmos mesoamericano, está dividido en cuatro regiones y un inframundo; mientras las regiones se convirtieron en barrios, el inframundo fue representado con túneles.

Sin embargo, no hay que confundir la inclusión de Teotihuacán con la inclusión contemporánea. En Teotihuacán existían élites, pero de carácter corporativo que representaban sectores sociales de acuerdo a su ocupación (sastrería, agricultura, etcétera). Mientras tanto, la gente común tenían oficios más asociados a la recolección.

TEOTIHUACAN: Historia, cultura, pirámides, y mucho más

Con respecto a la forma en vivían la gente del común, Manzanilla menciona que según su excavaciones, la gente vivía en vecindades. Las vecindades poseían tres departamentos, los cuales poseían su propio patio ritual. Asimismo, cada uno de los barrios poseía una distribución compuesta por los siguientes elementos:

  1. Componente ritual
  2. Edificio administrativo
  3. Componente artesanal especializado
  4. Componente militar
  5. Casa de la familia que rige el barrio
  6. Médicos
  7. Almacenes y cocinas
  8. Espacio abierto para tianguis y juego de pelota
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios