Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Médanos de Samalayuca, una rara maravilla natural llena de aventuras

Este lugar resguarda petrograbados y un paisaje de ensueño que se disfruta a plenitud en cuatrimoto.

Foto: Paulo Jiménez
México Desconocido

México Desconocido

Sin duda, los médanos de Samalayuca es uno de los parajes más asombrosos de México: un imponente desierto de pura arena fina, que forma incontables médanos o dunas errantes. 

La arena es el suelo común de buena parte de los llanos del norte y noroeste de Chihuahua, pero generalmente la poca humedad y el viento permiten que sobre ella crezcan arbustos y pequeñas plantas. Sin embargo, sobre esta región de cientos de kilómetros cuadrados las condiciones naturales son mucho más adversas y solo dejan levantarse alguna yuca o algún chamizo, si es que dejan crecer algo. Entonces la arena predomina y forma inmensos médanos que hay que contener con barreras de troncos para evitar que invadan las vías del ferrocarril y las carreteras.

Desde la carretera a Chihuahua, los médanos son visibles por cerca de 10 kilómetros. No obstante, esta vía atraviesa la zona por su parte más angosta, que en su eje mayor este-oeste llega a alargarse por 40 km. El mejor momento para visitar esta región es el otoño, después del calor del verano y antes de que el invierno levante las tormentas de arena. Desde la sierra de Samalayuca, sobre el costado poniente de la carretera se logra una excelente vista panorámica de la zona.

Pero igualmente el viajero puede incursionar en ella y disfrutar de caminatas, recorridos en bicicleta o sand boarding (deslizamiento con tabla sobre la arena). Este inabarcable reino de arena constituye simplemente uno de los escenarios de desierto más bellos de toda Norteamérica.

Aprovecha tu visita a los médanos para acercarte al ejido Ojo de la Casa, un sitio histórico donde dejó huella Benito Juárez. Esta tierra de manantiales fue erigida en el siglo XIX y XX aún quedan vestigios de la hacienda ganadera Ojo de la Casa.

Otro aspecto que no debe descartarse es un recorrido a la cordillera oeste de la Sierra de Samalayuca y ser testigo de los petrograbados que hace 1500 años fueron plasmados en forma de borregos cimarrones, figuras antropomorfas de astros, brujos y dioses.

Paulo JiménezFoto: Paulo Jiménez

Cómo llegar

Se localiza junto al pueblo homónimo, a unos 47 km al sur de Ciudad Juárez, por la carretera federal 45. Forma parte de los municipios de Ascensión, Guadalupe y Juárez, encontrándose en este último mayor territorio. 

 

Los editores recomiendan: 5 imprescindibles de Ciudad Juárez

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos