PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fin de semana en San Miguel de Allende (Guanajuato)

  • Fin de semana en San Miguel de Allende (Guanajuato)
  • Fin de semana en San Miguel de Allende: Domingo
Siguiente
Página 1 de 2
Por: Angel Valtierra

Descubre en un fin de semana el dulce encanto de una ciudad que guarda celosamente la esencia de su pasado y se asoma a los nuevos bríos del futuro. SMA te hará regresar.

SÁBADO

8:00 Iniciamos nuestra visita en la plaza central, aquí está El Jardín, donde se puede observar el despertar del pueblo. Llega la mujer que con sus flores ilumina un rincón de los portales; otras salen de la Parroquia, encaramadas en la singular torre neogótica que se ha convertido en símbolo del pueblo. Se van abriendo comercios y oficinas. Se riegan los laureles de la India. A esta hora los turistas son pocos y se dividen en dos: los que ya saben dónde van a desayunar y los que aún están eligiendo.

8:15 En el número 23 de la calle que separa al Jardín de la Parroquia, nos espera el ambiente tradicional de la cafetería “El Correo”, donde pedimos unas sabrosas frituras de manzana, que se sirven ya sea espolvoreadas de azúcar con canela o bañadas en miel.

9:00 Continuando a la derecha llegamos a la calle de Recreo, donde encontraremos la plaza de toros, construida a finales del siglo XIX. Puertas abiertas, vuelta al ruedo y seguimos bajando hacia el barrio de El Chorro, cuyo manantial dio de beber al pueblo desde 1555 hasta hace apenas unos años. A pocos pasos de aquí se abre para todos el Parque Juárez, que ofrece un delicioso paseo a la orilla del río bajo la sombra de los árboles, en los que parecen habitar todas las garzas del estado.

10:00 Bajando por Cardo doblamos en Ancha de San Antonio y estamos en la que fuera casa de campo del conde De la Canal, actualmente sede del Instituto Allende, en donde se imparten clases de artes e idiomas.

11:00 Saliendo del Instituto doblamos a la derecha y subimos en diagonal por Zacateros. Ésta es una zona comercial típica y accesible en la que pueden encontrarse artesanías características de San Miguel: trabajos en latón, vitrales y algún bazar. Sobre Zacateros está la fuente dedicada a Ignacio Allende, una de las más bellas de la ciudad.

13:00 Siguiendo hasta topar pared llegamos a Canal. Al otro lado, en la esquina de Hernández Macías, están la iglesia y el ex convento de La Concepción, conjunto conocido como Las monjas. La iglesia, construida en el siglo XVIII, tiene un espléndido retablo y pinturas de Juan Rodríguez Juárez.

Desde la planta superior, se tiene una magnífica vista de la torre de la iglesia y de su cúpula, que evoca a la de Los Inválidos, en París. En la parte de abajo hay un mural de David Alfaro Siqueiros, ejercicio inconcluso que abarca un gran salón, realizado por el coronelazo con un grupo de alumnos de esta misma escuela.

16:00 Luego de la comida callejoneamos admirando la habilidad de este pueblo para dar a cada rincón un toque distintivo, sin perder el estilo y la armonía. Estamos a unos pasos del centro, aquí es posible encontrar postales o una sencilla cajita de latón junto a una catrina de papel maché tamaño natural.

16:30 Frente a Bellas Artes está el Teatro Ángela Peralta, inaugurado en 1873 con un recital de la diva que le da nombre. La construcción conserva su sabor porfiriano y está normalmente abierta, no sólo al visitante y al curioso, sino al servicio de la comunidad.

Entre las calles Hernández Macías y Hospicio nos sorprendió la Casa del Inquisidor, construcción del siglo XVIII que fuera sede del Santo Oficio.

18:00 Casi sin sentirlo, llegamos a la Parroquia y nos interesó conocerla de cerca. A la entrada, una inscripción informa que aquí oficiaron misa don Miguel Hidalgo y Costilla y su hermano José Joaquín, y otra más rinde homenaje a Zeferino Torres, el indígena que a fines del siglo XIX creó la característica fachada, copiando elementos de estampas de las catedrales europeas. En el interior, destaca la imagen del Señor de la Conquista, elaborado por indígenas michoacanos en el siglo XVII, a base de pasta de caña. A su izquierda, cruzando una capilla, se llega a la sacristía, donde se observa un cuadro que narra la fundación del pueblo en 1542 y su traslación a Ixcuinapan, en las inmediaciones de El Chorro.

vista nocturna de San Miguel de Allende

Siguiente
Página 1 de 2
Compartir

ComScore
IASA Comunicación