Buscador
Ver revista digital
Historia

Atlantis, el parque acuático fantasma en la CDMX (FOTOS)

Atlantis Entrada
© José Barriga

Atlantis fue un delfinario que junto con El Rollo conformaban los primeros parques acuáticos de la CDMX. Ambos cerraron sus puertas en 2007.

Atlantis fue un balneario ubicado en la tercera sección de Chapultepec que, junto con El Rollo, fue inaugurado en 1979 y cerró sus puertas en el 2007 debido a la baja afluencia del público.

Lee: La trágica historia del Condominio Insurgentes (FOTOS)

Apertura de Atlantis y El Rollo (La Ola)

En las décadas de 1980 y 1990 los parques acuáticos fueron parte de la oferta turística de vanguardia de la época. Una manera divertida y sana de pasar tiempo familiar. El Rollo, inaugurado como Aguas Salvajes, fue el primer parque acuático de la Ciudad de México. Éste fue inaugurado junto a Atlantis, el primer delfinario.

Atlantis alberca
José Barriga

Ya adentro, los visitantes podían convivir con delfines, lobos marinos, entre otros animales acuáticos. Mientras que El Rollo destacaba por tener toboganes de agua y una alberca de olas impulsada por motores hidráulicos. La sensación de ambos parques fue tan grande que llegaban incluso a tener más de 3,500 visitantes por día.

Atlantis tobogán
José Barriga

La clausura de Atlantis

Malas decisiones administrativas, evitar renovarse y la baja concurrencia del público hicieron que este par de parques cerraran sus puertas en 2007.

Atlantis tobogán
José Barriga

El momento de su clausura fue tan repentino que algunos animales se quedaron abandonados, dejados a morir sin ningún tipo de cuidado; debido a denuncias ciudadanas, los animales fueron luego trasladados a Jalisco y Guanajuato. Se comenta que, como muchos lugares de la tercera sección de Chapultepec, hay inseguridad. Hay rumores de que estos predios se utilizan para rituales de brujería; sin embargo, no lo hemos comprobado.

Atlantis pentagrama
José Barriga

Actualmente el lugar se encuentra en ruinas y rodeado de los grafitis de distintos artistas urbanos que han accedido al lugar para hacer sus pintas.

Con información: Milenio, LOCAL

Experiencia propia

En México Desconocido decidimos hacer una visita al lugar para poder brindar una fuente de primera mano, esto es lo que ocurrió:

Llegué al parque tarde y como se ve en las fotos, me dio la noche, alrededor de las 20:00 horas. Comencé a explorar el lugar y fui tomando las fotos sobre la marcha. Me encontré con distintas cosas, desde grafitis bastante perturbadores hasta zonas en donde la maleza ya era más alta que los mismos muros que aún quedan en pie.

Mientras caminaba por el lugar, el cuidador llegó conmigo para informarme que había visto a alguien más caminando por el parque, probablemente para asaltarme. Tomé unas cuantas fotos más acompañado del cuidador, mientras exploraba el resto del parque y me fui del lugar para evitar encontrarme con otras personas. Terminando de tomar las fotografías, regresé a la entrada y esperé mi Uber al lado de la caseta del cuidador; por fortuna, no me pasó nada ese día pero no recomiendo a nadie ir a esa hora y mucho menos solo.

José Barriga Soto
Atlantis pasillo
José Barriga
AtlantisLeyendas urbanaslugares abandonados
autor es un apasionado por la fotografía y un entusiasta de la aventura y la exploración.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios