Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Fiestas y eventos

El Chimal: la hermosa fiesta otomí-chichimeca en Querétaro

Llegué hasta San Miguel Tolimán para fotografiar las fiestas patronales en honor a San Miguel Arcángel y me encontré con una tradición única, arcaica y bien organizada. Entendí por qué fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

mm

Fotógrafo especializado en deportes de aventura. ¡Ha trabajado para MD desde hace más de 10 años!


En 2009 la Unesco declaró como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad esta región bajo el título de: “Lugares de memoria y tradiciones vivas de los otomí-chichimecas de Tolimán: la Peña de Bernal, guardiana de un territorio sagrado”. El criterio principal de dicha denominación es que el pueblo otomí-chichimeca ha mantenido una religiosidad ligada a la naturaleza, ha conservado su lengua, su organización social, su gastronomía, su paisaje y sus expresiones culturales a lo que ellos llaman “el costumbre”, caracterizadas por un profundo sincretismo religioso. Todos estos rasgos se traducen en su propia cosmovisión en donde la relación entre cultura y naturaleza se hace patente en sus creencias, en sus fiestas patronales y en sus rituales, que llevan a cabo en sus capillas familiares y en peregrinaciones a los lugares sagrados. Es por ello que decidí viajar en septiembre a San Miguel Tolimán, para conocer y vivir una de las fiestas patronales más importantes de este entregado pueblo. Llegué a la plaza de San Miguel Tolimán, en donde conocí a don Erasmo Sánchez Luna, rezandero y cronista, quien se ha dedicado a rescatar la historia oral y a la recuperación de “el costumbre” del pueblo. 

Sonajas y machetes

Era el 26 de septiembre y el tronido de los cuetes en el cielo anunciaba el inicio de la peregrinación de las cuadrillas de danzantes de la Conquista. Animadas por la música, las cuadrillas Del Molino, Casas Viejas, Higueras y de las Lomas tomaron camino rumbo al poblado de Tierra Volteada, en donde se encontraron con la cuadrilla de danzantes de San Miguel, y juntos ascendieron al templo del Santo Niño de Atocha. Cada cuadrilla de danzantes lleva consigo su imagen de San Miguel, que junto a la cruz del Divino Salvador de Nagui, se colocan rodeadas de flores fuera del templo, en donde el pueblo se reúne para entregar sus ofrendas. 

 Alfredo Martínez

El ambiente es colorido y de gran algarabía. Los danzantes, acompañados de la música de la tambora, el tambor de redoble y la música del violín, representan diversos episodios de la Conquista de México agitando sus sonajas y chocando sus machetes. El grupo de españoles es dirigido por Cortés y Alvarado y el de los indios por el monarca azteca que puede ser Moctezuma, Cuauhtémoc o la Malinche, y su segundo de abordo: el Chimal, una maravillosa estructura de 23 metros de altura. Al finalizar las danzas, el cura oficia la misa y comienza la convivencia con la comida tradicional organizada por los xitales. 

 Alfredo Martínez

Al día siguiente, el Chimal espera su gran momento. Su armazón está hecho de carrizo que se extrae de los ríos de la localidad, atado con cuerdas de ixtle. Se recubre con adornos circulares llamados chimales, palabra de origen náhuatl que significa “escudo”, los cuales están hechos con cucharilla de sotol. Los encargados de la preparación del Chimal son los xitales, responsables de bajarlo y subirlo, así como cambiar las cuerdas que sujetan los dos enormes troncos de más 20 metros traídos del cerro del Zamorano. Las sogas se van atando y tensando, jaladas con fuerza por el grupo y se van rociando y humectando con chorros de aguardiente. 

 Alfredo Martínez

El turno de San Miguel

Una vez que el Chimal está listo, tiene lugar la procesión del santo patrono San Miguel. Con gran devoción la comitiva sale de la iglesia y se traslada la imagen frente al gran Chimal, en donde los mayordomos ya lo bendijeron sahumándolo con copal. Posteriormente, los xitales mueven la monumental estructura y la colocan en el atrio del templo frente a los altos postes, en donde el cura le da la bendición a los cargueros, a la gran ofrenda y al pueblo de San Miguel que, con gran emoción, se reúne alrededor del Chimal para decorarlo, amarrándole frutas, flores, pan, tortillas de colores, mazorcas, estandartes con la imagen del santo patrono y banderines de papel. Entre nubes del copal y gritos de la multitud, comienzan a rociar y bañar el Chimal vertiendo garrafones de aguardiente y botellas de tequila, creando una atmósfera mágica y embriagante (esto se hace para que no se caiga y no le falte la fuerza). 

 Alfredo Martínez

El momento culminante

Todos se agolpan en la base de dos enormes postes y a manera de polea, los xitales y sus ayudantes comienzan a jalar dos gruesas sogas que levantan poco a poco al Chimal, metro a metro se alza frente a los ojos del pueblo de San Miguel Tolimán que, con gran devoción y emoción, disfruta del espectáculo religioso. En medio de un gran frenesí, entre gritos y empujones, los hombres jalan con fuerza de las sogas; los más osados saltan sobre la multitud colgándose de las cuerdas, mientras otros escalan por los peldaños de los postes cuidando que la estructura no se atore o sufra daños. Mientras tanto, los más temerarios amarran y fijan la estructura en los confines del cielo, ahí donde se elevaban las plegarias de los san migueleños. Una vez que el Chimal está de pie, los cargueros sacan en procesión la imagen de San Miguel y las cinco cuadrillas de danzantes se reúnen en el atrio de la iglesia para bailarle a “San Miguelito”.  

 Alfredo Martínez

Toritos y ancianos

La mañana del 28 y 29 de septiembre las cuadrillas ejecutan la danza de la Malinche y por la tarde danzan los toritos y los xitales, que son personajes disfrazados con máscaras de ancianos. El 30 es el turno del ritual de cambio de sonajas y se realiza el “despedimento”, en el cual cada cuadrilla de danzantes, junto con sus mayordomos, xitales y alberos, se despiden y piden perdón entre ellos frente a la santa imagen, que después es la protagonista de la procesión. Al finalizar, tiene lugar una gran fiesta y romería en la que participan el grupo de concheros de la Carbonera de Colón y el grupo de apaches de la comunidad del lindero de San Pablo y del Sabino, quienes danzan en el atrio de la iglesia. El cierre de la fiesta se da cerca de la medianoche con la quema de toritos y de un espectacular castillo de fuegos artificiales.  

 Alfredo Martínez

Las cuelgas para el que sigue…

El 1 de octubre tiene lugar la “ceremonia de las cuelgas”. En esta, cada mayordomo entrega al nuevo la misma ofrenda que recibió cuando aceptó su cargo, es una ceremonia muy atractiva y festiva afuera de la iglesia. Como si fueran puestos de mercado, cada mayordomo está rodeado de chiquihuites de fruta, rejas de refresco, botellas de licor y grandes rocas de pan de pulque, mientras un locutor anuncia por el altavoz el nombre del mayordomo que deja el cargo, el que lo acepta, y la ofrenda que recibe, así es como se mantiene vivo “el costumbre” del pueblo otomí-chichimeca. Es así como termina mi experiencia en este pueblo queretano pleno de fe y entusiasmo por transmitir a sus hijos y nietos “el costumbre”. Y así también concluye la fiesta de San Miguel Arcángel que tiene su origen en 1720, cuando los franciscanos llevaron su imagen a estas lejanas tierras de dios. 

 

Recomendaciones

Comentarios

Lo último

Puebla
Cuetzalan, uno de los pueblos más bonitos de México

Cuetzalan es un pueblo mágico que parece salido de un cuento de hadas, estas son algunas razones por las que tendrías que empacar tu maleta y viajar para conocerlo.

México
4 lugares de la CDMX para comer una deliciosa sopa de tortilla

En esta lista encontrarás los mejores lugares de la CDMX para comer sopa de tortilla, arma tu tour y prueba todas.

Guerrero
No te pierdas la Feria Nacional de la Plata en Taxco

¿Buscas un bonito regalo para Navidad? Lánzate a este Pueblo Mágico de Guerrero y descubre las maravillas que los artesanos taxquenses crean con sus hábiles manos en plata.

Durango
Trekking en Durango: haz deporte de aventura y salva el planeta

En el desierto de Durango hay un paraíso que necesita ser salvado: el Cañón de Fernández, donde a tu lado pasan correcaminos, vuelan garzas y hay árboles de más de mil años de vida (1,300 para ser preciso). ¡Sí, en el desierto!