Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

El Tianguis Cultural de El Chopo, el mejor lugar para conseguir discos

Como si se tratara de un llamado a misa, la mezcla de géneros inmezclables que escupen los altavoces nos indican que es sábado y que el mejor lugar para conseguir discos, películas y accesorios que atenten contra la salud y seguridad de quien los porte, es en El Chopo.

mm

#ViajeroExpertoMD y generador de contenido.

Poca gente lo sabe (porque a nadie le importa) que yo, en los años que precedieron a mi adolescencia, busqué ser muchas cosas, todas ellas trascendentes y productivas, como punk, dark o metalero. Las razones del estrepitoso fracaso en no una, ni dos, sino en las tres es algo que no se cubrirá en este texto. En lo que sí debo hacer hincapié es en que mi centro de abastecimiento cultural y musical (como el de muchos otros capitalinos) fue El Chopo, sitio el cual visité en mis distintas facetas. El dia de hoy vuelvo no buscando una identidad, o algo que la refuerce. Hoy he regresado con la cámara y la libreta con la simple intención de capturar un poco de lo que significa visitar este tradicional y pintoresco tianguis cultural del norte de la ciudad.
 

 
Mi primera visita – Época Metal (por ahí de 1994)
Compré una playera de La Cuca (válgame), un cd de Alice Cooper y un libro de Los Ramones.
 
Imaginen esto: Burzum, Eskorbuto, Heroes del Silencio, AFI, The Addicts, Brujería, Sepultura, Caifanes… todos entonando al unísono melodías que, mezcladas como por Djs que no se ponen de acuerdo, forman un caos auditivo total; unos con volúmen moderado, otros reventando las precarias bocinas.
Desde la esquina de Eje 1 Norte e Insurgentes es posible identificar a las personas que dirigen sus pasos hacia la calle Juan Aldama, donde desde hace más de 35 años comienzan los puestos de ropa, discos, revistas, libros y parafernalia de géneros musicales que van desde ska, punk, rock, dark, industrial, EBM, y todo lo que el mainstream desdeñe.
 

 
Para los que no conozcan la historia, baste decir que este tianguis fue una iniciativa de intercambio musical del Museo del Chopo, situado a pocas cuadras de aquí, pero muy pronto, debido al éxito de convocatoria, se salió de control, y el recinto cultural dejó de celebrarlo. Esto pasó a principios de 1980. Tras un peregrinaje que no abandonó la zona de Buenavista, el tianguis encontró en una serie de calles cercanas a la antigua estación de trenes (ahora de tren ligero) el lugar idóneo, donde a la postre todos los sábados se reunirían todas las personas que, como yo, buscaban algo que no encontraban en ningún otro lugar.
 

 
Mi segunda visita – Época Punk (2000, más o menos)
Buscaba el soundtrack de la película de Sex Pistols, pero terminé comprando ‘Painkiller’ de Judas Priest (yo tampoco me lo explico). Compré también brazaletes de cuero con picos (sí, de verdad)
 
El tianguis se mueve por varias calles como un gusano adormilado pero ruidoso. La parte más tradicional podría ser la cola del gusano, en la zona de las sombrillas. En la pequeña explanada formada por las calles ahora desiertas que flanquea una unidad habitacional de edificios rojos, y las estructuras de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, se juntan las personas que van a cambiar discos, películas, revistas, libros y hasta botas.
 

 
“Nosotros llevamos aquí 25 años,” dice un hombre con playera de Genesis; “yo apenas llevo cuatro,” dice otro con pinta de maestro de filosofía; “yo nací aquí,” dice un tercero que porta un suéter que bien podría ser de mi abuelo. La moneda de cambio es el trueque, y la probabilidad de salir con un disco descontinuado o poco conocido, y por lo consiguiente valiosísimo, son muy altas. Trae tus discos viejos (sí, hasta los de Coda) y ven dispuesto a negociar. No olvides tu sombrilla, los rayos inclementes del sol no respetan si al cuero ni a los estoperoles.
 

 
Mi tercera visita – Época Dark (2008 o 2009)
Quería alguna especie de túnica oscura y medieval, pero “la calor” (sic), así que tuve que conformarme con un parche de Lacrimosa y un cd de Sopor Aeternus and The Ensemble of Shadows.
 
Es cierto, como dicen algunos de los locatarios más longevos, que el tianguis a decaído en cuanto a la mercancía que se ofrece. “Se está pareciendo cada vez más a mercado de fayuca,” afirma Reyna, una vendedora de artículos de piel. A eso o al mercado de Sonora, pues son varios los puestos que ofrecen productos esotéricos. Pero bueno, para todos hay. 
 
Hay dos cosas de las que yo nunca me cansaré de El Chopo: los puestos de películas extranjeras, de arte y de culto, nuevas y viejas; y los puestos de ropa de estética dark. De estos últimos, sigue siendo para mí un completo misterio… ¿Cómo es que alguien está dispuesto a usar voluntariamente una gruesa gabardina de terciopelo negro en el calor de la Ciudad de México? Debo admitir que aún en esta última visita busqué con la mirada si aquella túnica vendría en M, si estaría bien presentarme a la oficina así, si las lonjas, si la joroba, si se asustaría mi hija.
 
¿Dónde está?
Tianguis Cultural de El Chopo
Juan Aldama, empieza entre Eje 1 Norte y Degollado
Estación de Metrobus: Buenavista
Sábados de 11am – 4pm

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hidalgo
En este pueblo de Hidalgo está la verdadera Diana Cazadora

La primera escultura de la Diana Cazadora se encuentra en un pueblo de Hidalgo, mientras que la del paseo de la Reforma es sólo una réplica.

La llorona
México
La leyenda de la Llorona, la versión que se cuenta en Puebla

La leyenda de la Llorona es una narración que todos los mexicanos conocemos y de la cual hay vastas versiones, sin embargo, nosotros te presentamos una de las más populares en Puebla. Conoce esta desgarradora historia y cuéntanos qué te pareció.

Nahui Olin rompió los esquemas de su tiempo
Ciudad de México
La historia de la musa que inspiró a Dr. Atl y Diego Rivera 

Carmen Mondragón fue una mujer que marcó la historia de las mujeres en México al desafiar las costumbres de su época: rompió las reglas y nos dejó un gran legado intelectual.

México
Boda de ensueño en México: lugares perfectos para casarte

Sabemos que desde el momento en que dices ¡sí acepto! comienzas a buscar opciones y por eso nuestros amigos de Busolinea quieren ayudarte a que tengas una boda de ensueño en México que ni tú ni tus invitados olvidarán.