Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

La música profana en la Nueva España

A pesar de que la música religiosa predominaba en la Nueva España, un nuevo género comenzaba a nacer fuera de toda regla clerical: la música profana

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


La música de la época colonial fue fundamentalmente religiosa; no obstante, en la sociedad coexistían diversas manifestaciones musicales. Una de ellas se usó durante el proceso de evangelización del siglo XVI; otra, el villancico, la ejecutaban los conjuntos musicales catedralicios y fue una extensión del teatro musical religioso. Este género fue la primera manifestación propiamente mestiza, en tanto que asimiló no sólo elementos de la tradición europea, sino también de la africana y de la autóctona americana.

Asimismo, hubo música de baile, de entretenimiento y la que se tocaba en las fiestas privadas y públicas. Mucha de ella aparece mencionada en los textos de los villancicos, de las comedias o de las novelas de la época. La única música cotidiana, la que se empleó en bodas, bautizos, cumpleaños y celebraciones civiles sólo permanecía en la memoria de quienes la interpretaban, aunque a su manera siguió viva a través de la tradición oral.

A inicios del siglo XVIII hallamos ya ejemplos de música escénica (como el drama El Rodrigo y la ópera La Parténape de Manuel de Sumaya), de zarzuelas barrocas y óperas al estilo napolitano. Por otra parte, desde el siglo XVII aparecen huellas de una práctica instrumental que debe haber sido mucho más rica de lo que los documentos nos ofrecen. Han sobrevivido algunas obras de carácter profano, cuyos géneros más comunes fueron la canción, el romance, el madrigal, los tonos humanos, las tonadas y las arias. Entre los más importantes están el tono Disfrazado de pastor bajo el amor del español Juan Hidalgo, interpretado en la comedia Los juegos Olímpicos de Agustín de Salazar y Torres, y el tono humano a solo Zagales, oid las ansias mías de autor anónimo, conservados en la colección Sánchez Garza del convento de la Santísima Trinidad de Puebla; el villancico Guarda la fiera de Antonio de Salazar; la colección de tonos humanos de diversos autores de la Sutro Library de San Francisco y música instrumental: bailes, piezas de vihuela, de guitarra barroca y de guitarra de siete órdenes, sonatas para violín y para flauta, obras para clave, órgano y piano, sinfonías, tocatas y oberturas.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Veracruz
Naolinco, un hallazgo delicioso en Veracruz

El sabrosísimo mole de sus cocinas, los zapatos de piel de excelente calidad y sus calles primorosas hacen de Naolinco el complemento perfecto de Xalapa.

Hoteles con nieve
México
5 hoteles para pasar la Navidad en la nieve

Hospédate en uno de estos hoteles ubicados en lugares cuyas temperaturas te harán sentir ¡como si estuvieras en el polo norte!

Puebla
El impresionante vitromural de Zacatlán de las Manzanas

El vitromural de Zacatlán de las Manzanas es una de las nuevas atracciones de este pueblo mágico en el que podrás encontrar historia y arte.

México
Lugares donde puedes ver las obras de Diego Rivera

En estos museos y recintos puedes encontrar las obras de Diego Rivera, te sorprenderás con todos los sitios en donde podrás encontrar el trabajo del artista mexicano.