Portada-2020-MD-507
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Cultura

Revalorando a la Malinche

Hace poco, los descendientes de Moctezuma y Cortés se dieron un fraternal abrazo. No se llamó a los descendientes de la Malinche porque no cabrían en ningún recinto ya que todos los mexicanos somos sus hijos, y hoy estamos orgullosos de ser –en el buen sentido de la palabra– malinchistas. Pago en especie Y decimos “orgullosamente” porque […]

11-12-2019, 8:08:52 AM
Revalorando a la Malinche

Hace poco, los descendientes de Moctezuma y Cortés se dieron un fraternal abrazo. No se llamó a los descendientes de la Malinche porque no cabrían en ningún recinto ya que todos los mexicanos somos sus hijos, y hoy estamos orgullosos de ser –en el buen sentido de la palabra– malinchistas.

Pago en especie

Y decimos “orgullosamente” porque doña Marina (así se le bautizó cristianamente) nunca tuvo oportunidad de escoger lo extranjero en desprecio de lo autóctono y tampoco fue “la traidora de un país” porque aquí no había ningún país.

José Clemente Orozco

Lo que hoy llamamos México estaba ocupado por tribus que pagaban tributo a sus vencedores. Este era un territorio en continua guerra en el que la misma Malinche fue tributo, pago en especie, regalo…

Cacica, esclava, mujer

Sí, ella provenía de una familia de caciques poderosos, pero su madre la vendió, y desde los 10 años la Malinche adquirió estatus de esclava.

Años más tarde y junto con otras 19 doncellas, Malinche fue el tributo que un grupo de guerreros indígenas pagó a los españoles vencedores.

Pero ¿qué distinguía a Malinche de las otras esclavas? Ella era inteligente, discreta, negociadora y, sobre todo, aprendía idiomas con mucha facilidad.

Con voz clara y amable traducía del maya al náhuatl y viceversa. Y una vez que conoció a Jerónimo de Aguilar que hablaba maya, este clérigo le enseñó “castizo”.

En la edición 2019 de la Feria del Libro de Oaxaca, Sandra Messinger Cypess, especialista en historia prehispánica, comentó: “Todos han puesto palabras en boca de Malinche, pero desgraciadamente no tenemos nada de su voz”.

Motivo de inspiración

Patricia Arriaga, productora de series de televisión y creadora de Malinche (2018, Canal Once) ha dicho: “Fue una mujer migrante expulsada por la fuerza de su tierra y cuyo mayor deseo fue siempre el de volver a casa con los suyos”.

Su afán negociador se deja apreciar en Moctezuma, la ópera de Vivaldi que, en náhuatl, maya y español, se cantó en el Zócalo de la CDMX para conmemorar los 500 años del primer encuentro entre el emperador azteca y el conquistador español.

“Es hora de quitarle los estigma históricos”, dice la antropóloga Rosa María Zúñiga. “Los aztecas la consideraron casi diosa (de allí el “afectuoso” sufijo “tzin” que le añadieron a su nombre) y los españoles la llamaron “Doña” Marina. Títulos que designan dignidad y respeto“.

Más allá de Hernán

Finalmente, vayamos a unos primeros textos escritos por Bernal Díaz del Castillo quien describe a Malinche como una gran dama nacida en Coatzacoalcos por el año de 1503… Señora de vasallos… Muy inteligente, diestra en lenguas y de buen parecer que tuvo un hijo (Martín) con Cortés, y con Xuan Jaramillo una hija (María) que escribió que su madre (Malinche) murió de viruela en 1927.

Transformemos ese capítulo histórico que la llamó traidora y concluyamos que Malinche fue una pieza fundamental en la creación del México mestizo.

Te recomendamos

https://business.facebook.com/mexicodesconocido/videos/630918120772823/
Ver comentarios

Comentarios