PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Paracho, el reino de las mejores guitarras

Por: Alcibíades Zaldívar

Uno de nuestros colaboradores viajó a esta población del centro de Michoacán para documentar el fantástico proceso con el que los artesanos de la región dan vida a esos increíbles instrumentos.

Antes de visitar este afamado lugar, busqué información en línea y cuál fue mi sorpresa cuando encontré que había una tienda virtual de instrumentos de cuerda que hacen envíos a Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica, Italia, Francia y Alemania.

¿Por qué su fama a trascendido fronteras? Te preguntarás... al igual que yo. Al llegar me dispuse a encontrar la respuesta. ¿Cómo es que podría convencer a alguien de comprar una guitarra de aquí y no una hecha en China que cuesta mucho menos? Encontré, después de mucho preguntar, que las importadas de China −incluso varias de Paracho− no pueden ser usadas para aprender, porque no se pueden afinar correctamente. La más económica de las guitarras finas que se fabrica en Paracho es la de caobilla, con tapa de pinabete y brazo de granadillo (1,000 pesos según el fabricante). Una de las tantas diferencias entre éstas y las chinas, por ejemplo, son precisamente las maderas con las que se arman.

Hay dos tipos de guitarras finas de Paracho: la de cedro y la de paloescrito, ambas con tapa de pinabete. La de cedro da un tono agudo y la de paloescrito, el grave y permite una mayor claridad, sobre todo en los bajos de la música de concierto.

El cedro mexicano es único en el mundo y en cualquier parte se distingue cuando un mariachi está usando una guitarra de cedro fabricada en Paracho. En el caso de la música clásica, la mejor opción es la guitarra de paloescrito, reforzada, con doble filete, es decir con doble refuerzo en los bordes, y de preferencia con maquinaria dorada  (2,000 a 3,500 pesos). Me gustó mucho que me dieran el siguiente consejo: “Una guitarra fina, con tapa de pinabete, jamás se pinta, solo se barniza”.

Con todo esta información sobre la materia prima y sus secretos, quise saber quién las hace. En la actualidad y con todo el rigor de la palabra, existen en Paracho diez grandes maestros y cerca de 150 constructores: 46 de guitarras de concierto, 57 de estudio y 30 de popular.


La escuela, semillero de maestría

El Centro para la Investigación y Desarrollo de la Guitarra A.C. (CIDEG) fue fundado en 1992 y desde 1995 se registra formalmente. Creado por don Manuel Monroy Gómez, ofrece a los niños interesados de manera gratuita clases de solfeo, interpretación y ensambles. Muchos de sus pequeños alumnos han recibido premios nacionales y en el extranjero; el Festival de Guitarra de San Antonio Texas le abrió sus puertas, así como el Teatro de la Ciudad de México. Invitados por la Embajada de Austria, abrieron el concierto de John Williams, considerado actualmente uno de los mejores instrumentistas. El Centro posee un Museo de la Guitarra, un Taller de Laudería y un Auditorio.

En nuestro viaje a Paracho fuimos invitados a una presentación; niñas y niños de entre diez y trece años, de camisa blanca y pantalón negro, impecables y serenos nos deleitaron con obras purépechas y de Vivaldi. Las guitarras sonaron en manos de noveles intérpretes del CIDEG que parecían ángeles terrenales; la vieja Europa y las raíces de este pueblo unidas gracias al arte. La música salva.

Laudero de Paracho, Michoacán / Felipe Luna


" Mi firma es el timbre brillante"

Guillermo Rubio Vázquez, maestro constructor de guitarras, nos contó su historia con absoluta sencillez: “Mi padre con 90 años sigue construyendo guitarras, él fue mi primer gran maestro, Manuel Rubio se llama; mi madre, que murió, María de Jesús. Uno aprende de primera mano, es importante comenzar con los que más saben y mi padre es el mejor ejemplo”. Fue muy pobre, huérfano, traía leña para vender de 1935 a 1937. Un cuñado lo invitó a entender cómo hacer guitarras. Así estuvo ocho meses con don Gilberto López y dos años de perfeccionamiento con don José Olivares Muñoz. En 1951 se fue al norte a enseñar a sus hermanos y a mucha gente de Paracho, gratis.

Del padre pasó a estudiar con los maestros Abel García y el español José Ramanillo. De ellos aprendió “la ingeniería de guitarra, puros milímetros, nada al tanteo. Espacios milimétricos a las tapas: enfrente, atrás y costillas”. Mientras construía sus primeros instrumentos, siguió perfeccionando su técnica con el español Miguel Rodríguez y el alemán Hermann Hauser; diez años para alcanzar la excelencia que culminó con el otro gran maestro, el francés Lacot.

“Mi firma es el timbre, brillante”, nos decía a la vez que rasgaba las cuerdas de una dejándonos atónitos. Le pregunté: ¿Cuál es el secreto? Yo uso las mejores maderas como palo santo de la India, cuerdas francesas, maquinaria alemana. Las hago con mucho amor, las abrazo y les pongo mi alma. Mis guitarras las compran instrumentistas mexicanos, españoles, italianos y franceses. Soy hijo de Paracho, soy guitarrero mayor”.

Maestro laudero de Paracho, Michoacán / Felipe Luna

Aquí también se come rico

Las tradiciones culinarias en este pueblo de artesanos ofrecen al turismo cultural grandes sorpresas, degustar el atapakua es una experiencia a los sentidos que no se debe perder ningún mortal. Es un guisado de origen prehispánico que pasó a nuestros días favorablemente; con tomatillo se hace un caldo, la flor de calabaza y la carne de cerdo frita hacen el resto. Las famosas corundas no se quedan atrás, rellenas de rajas o flor de calabaza. Lugar de fomento y continuidad cultural.

Para tener una idea de cómo se vive en Paracho artísticamente, quedan de muestra las convocatorias anuales: Concurso Estatal del Juguete Popular Mexicano, este se hace a través de la Casa de las Artesanías del Estado en coordinación con el Ayuntamiento de Paracho y el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías; el Concurso Nacional de Constructores de Guitarra, bajo los mismos coordinadores. El Concurso Tradicional de Danzas Regionales y el Concurso Tradicional de Bandas, dentro de la Feria Internacional de la Guitarra que los auspicia. Estos eventos se celebran en la primera quincena de agosto.

Instrumento universal

Sus orígenes se remontan a los hititas (1.300 a.n.e.), creadores del primer instrumento que en sus inicios tenía cuatro cuerdas. Otros historiadores hablan de los griegos, a quienes los romanos copian e introducen a España; por otra vía llega a los ibéricos durante las invasiones árabes del siglo VIII. A finales del XVIII y principios del XIX aparece en España la primera guitarra, muy similar a la actual.

Consulta

www.guitarrasdeparachomichoacan.com

 

Compartir

ComScore
IASA Comunicación