Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Cuando el Cristo Rey del Cubilete fue bombardeado por Plutarco Elías Calles

06-10-2020, 1:40:14 PM
Guanajuato
Cristo Rey

¿Sabías que el Cristo Rey del Cerro del Cubilete fue bombardeado desde una avioneta militar? Te contamos la historia de este templo.

El Cristo Rey del Cerro del Cubilite es una de las imágenes más icónicas del estado de Guanajuato, teniendo un lugar especial en el imaginario popular católico. Sin embargo, pocos saben la historia de esta imagen monumental y la razón por la que tuvo que ser reconstruida.

El Cerro del Cubilete se encuentra ubicado en el municipio del Silao, Guanajuato. La imagen tiene una altitud de 2,579 metros sobre el nivel del mar, 150 metros más que Machu Pichu en Perú.

Emeterio Valverde

Inicialmente, los terrenos del santuario pertenecían a José Natividad Macías Castorena, un abogado porfirista que se convirtió en diputado federal en dos ocasiones. Posteriormente, Macías trabajó de la mano de Venustiano Carranza y se convirtió en el primer rector de la Universidad Veracruzana.

Durante el gobierno de Venustiano Carranza se logró promulgar la Constitución Política de 1917, la cual establece por los menos cuatros artículos que afectaban frontalmente a los intereses clericales. Sin embargo, dichos artículos permanecieron nulos en su aplicación durante los primeros años de la época posrevolucionaria. La situación era semejante a la existente durante el porfiriato con la Constitución de 1857, cuya promulgación había detonado la Guerra de Reforma.

En Silao, Macías mantenía una estrecha amistad con el obispo Emeterio Valverde y Téllez, quien en 1920 mandó a construir el primer Cristo Rey del Cerro del Cubilete. La figura religiosa fue acompañada de un gran apoyo popular, quienes donaron dinero para su construcción. La primera imagen se permitió gracias a las buenas relaciones de Macías con el gobierno revolucionario. El santuario fue acompañado por la proclamación de Cristo como Rey del amor y la paz, acto inédito en la historia del catolicismo y que sería extendido a toda la iglesia en 1925 por el Papa.

¡Viva Cristo Rey!: una guerra sin piedad entre católicos y revolucionarios

Con la llegada de Álvaro Obregón a la presidencia en 1920, el gobierno revolucionario endureció sus políticas contra la iglesia y se dio inicio a una guerra despiadada entre ambas facciones. En 1928, Obregón moría asesinado a manos de un cristero en la Ciudad de México.

En 1923 el episcopado mexicano mandó construir una segunda figura de mayores dimensiones debido a la gran afluencia de peregrinos. El 11 de febrero monseñor Ernesto E. Filippi colocó la primera piedra del nuevo Cristo Rey monumental y la primera figura permaneció en la explanada. Debido a este acto, Fillipi fue expulsado de México, pero la construcción continuó.

Finalmente, en 1924 Plutarco Elías Calles se convierte en presidente de México. La Guerra Cristera se encontraba en su etapa temprana, por lo que el gobierno estableció medidas de represión más radicales. La construcción del Cristo Rey se suspendió debido a que representaba una afrenta contra Elías Calles y, tres años más tarde, el lugar se dinamitó.

El 30 de enero de 1928 a las 16 horas, el primer monumento fue bombardeado desde una avioneta militar comandada por el general Joaquín Amaro y en presencia de miles de fieles. Con los restos de la imagen se construyó una Ermita en 1944.

Una vez terminada la persecución religiosa, el obispo José Garibi gestionó la construcción de un nuevo monumento con la venia del presidente Manuel Ávila Camacho. La primera piedra fue colocada por el obispo Emeterio Valverde y Téllez, quien fuera el promotor del proyecto original. La estatua es obra de los arquitectos Nicolás Mariscal y Piña y José Carlos Ituarte González. La actual escultura en bronce tiene una altura de 20 metros y un peso de 80 toneladas.

Cristo Rey
CatolicismoguanajuatoSilao
mm Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios