Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Restaurantes

Ruta del sabor: gastronomía michoacana

La cocina de esta entidad es exquisita y diversa; en ella conviven sabores tradicionales, comida ribereña y aromas de la costa. Descúbrela en estas cinco paradas.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

La diversidad geográfica del estado ha dado como resultado un amplio abanico culinario. Para abrir boca, lo mejor es un buen trago de charanda, aguardiente de caña. Acompáñalo con una botana de queso ranchero (como Cotija) y unos deliciosos charales de Pátzcuaro o Cuitzeo. Para la comida, nada mejor que una sopa tarasca, hecha con un caldillo especial, rajas de chile guajillo seco, tortillas fritas en tiras, queso, crema y aguacate.

Si visitas la zona lacustre de Michoacán es un imprescindible comer pescado blanco, preparado al gusto, y antojitos como corundas -tamales de forma triangular que se sirven con frijoles, carne de puerco en salsa roja y crema-, uchepos -tamales de elote tierno-, enchiladas morelianas y las variedades de pozole. Tampoco puede faltar el churipo, cocido de carne de res en caldo de chile guajillo, y la Olla Podrida, hecha con aguamiel, carne de puerco, de res y de pollo, verduras y especias. Para terminar, toma un café de olla con un rico ate de guayaba, deliciosas morelianas o chongos zamoranos.

Sigue esta ruta por diferentes regiones y sus sabores:

Parada 1: Morelia y los sabores del centro

Morelia es una ciudad de diversos encantos, incluyendo una deliciosa gastronomía. Aquí hay sitios y platillos para todos los gustos: regionales, tradicionales, mexicanos e internacionales.

Para iniciar el día pide huevos ahogados en xandúcata (mole rojo) con chilaquiles en mole negro moreliano, en el restaurante Lu del Hotel Casino. A la hora de la comida prueba el codillo o espinazo en naranja, un guiso tradicional de alta cocina famoso en el restaurante Los Miralsoles.

Para los antojitos ve a San Miguelito o La Santa Lucha, donde probarás ricos huaraches, sopes y más. Una visita la merece Don Valente, para comer ricas carnitas, mientras que en la Cenaduría Lupita podrás saborear enchiladas placeras, pozole y tamales rojos y verdes.

En los alrededores de Morelia también hay alternativas culinarias. En Cuitzeo está el restaurante Pez Azul, para comer charales secados en horno de barro; mientras que Santa Ana Maya es famoso por sus quesadillas.

Los michoacanos se identifican por su comida, que destaca por los sabores étnicos mezclados con otras culturas (principalmente la española).

Parada 2: Pátzcuaro y la gastronomía lacustre

En el Restaurante Portón del Cielo de Pátzcuaro podrás comer sopa tarasca. Cerca de Arocutín, está el restauramnte Alemán, cuya especialidad es la trucha; y ya en Erongarícuaro, encontrarás fondas para comer uchepos con crema, salsa y queso, corundas de ceniza, churipo y otros platillos.

A las orillas del lago está Oponguio, cuyos restaurantes Uekapiani e Itzícuaro venden pescado blanco, charales y dulce de guayaba. En Santa Fe de la Laguna está el Grupo Athersirú, mujeres que ofrecen platillos tradicionales como pescado dorado, pozole y corundas.

Parada 3: Uruapan y los aromas de la Meseta Purépecha

En esta zona destaca el churipo (caldo de res con verduras), con corundas naturales, mole con pollo o xandúcata de res.

En el recorrido por la Meseta se deben conocer las cocinas tradicionales. En San Lorenzo (por la carretera estatal con rumbo a Paracho), hay cocina indígena como mole de conejo o de queso, y hongos al rescoldo, acompañados de salsa tzirita. En Angahuan, te espera la señora Juanita Bravo con tortillas azules con charales; mientras que en Zacán, la señora Esperanza Galván prepara sopa de chilacayote, mole tatemado, corundas rellenas, echiladas y churipo.

Parada 4: Zamora y la cocina del Bajío

En este trayecto (parte de la Cañada de los Once Pueblos) podrás conocer pintorescos rincones con rica gastronomía. Inicia por la panadería La Favorita, en Chilchota, donde podrás comprar pan artesanal.

Sigue hacia Acachuén, para comer mole, atápakua cocida con charales y corundas. De camino a Zamora está el Parque Nacional de Camécuaro, con restaurantes que ofrecen pescado frito, caldo de pescado y carne asada. Ya llegando a Zamora, prueba como antojito las papas cocidas, bañadas en salsa verde, y platillos como patitas de puerco, cueritos y el buche en vinagre en el restaurante Los Mora. También podrás probar chongos zamoranos y dulces regionales.

Parada 5: El sazón de la Costa

En Lázaro Cárdenas entra a Mariscos El Güero, para comer filete de lenguado relleno de mariscos, y a La Palapa para degustar almejas gratinadas rellenas de mariscos. En La Langosta pide langosta al mojo de ajo y en Playa Azul mpanadas de coco y dulces de coco. Deléitate con los sabores de la costa en Playa Eréndira, con un rico pescado a la talla o tostadas de ceviche.  

Tesoros de Michoacán

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Esta es la causa del cocoliztli que mató a cientos de indígenas

El cocoliztli era una enfermedad que atacaba principalmente a los indígenas y que fue responsable de una tragedia demográfica que facilitó la conquista de los españoles.

Atardecer en Los Cabos
México
Los Cabos, uno de los mejores destinos del mundo para viajar

En 2018 Los Cabos es uno de los mejores destinos del mundo. Por sus atardeceres, por la visita de las ballenas cada invierno, la propuesta gastronómica, las galerías de arte y playas pequeñas con oleajes aptos para el kitesurf o para nadar como en alberca.

Bandera de México.
México
Significado de los colores de la bandera de México

El significado de los colores de la Bandera de México se ha ido modificando. En 1821, el rojo aludía a la unión entre mexicanos, el verde a la Independencia y el blanco a la religión mientras que ahora el blanco significa la unidad, el verde la esperanza y el rojo la sangre de los héroes nacionales.

Isla de San José, cerca de El Pardito, en Baja California Sur
Baja California Sur
El Pardito, la isla donde los pescadores protegen la vida

Un pueblo de pescadores ha creado refugios pesqueros para bajar el impacto en un ecosistema único y extraordinario. Su vida gira en torno al mar, a la vida que hay en él. ¿Conoces El Pardito en Baja California Sur? Puedes acampar y convivir codo a codo con auténticos pescadores que se ocupan por mantener sano su entorno.