Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Barrios Mágicos

Callejonear por La Lagunilla en la CDMX

La Lagunilla es una visita obligada a quien visita la Ciudad de México. Ubicado en el primer cuadro de la ciudad, sus plazas y mercados son joyas del folclor mexicano. ¿Ya conoces este barrio?

12-06-2019, 10:30:39 AM
Callejonear por La Lagunilla en la CDMX
Nicolás Triedo

El barrio de La Lagunilla es uno de los más tradicionales y bulliciosos de la Ciudad de México.

En la época prehispánica la zona era una pequeña laguna independiente, de ahí su nombre, conectada al Lago de Texcoco a través de canales y que colindaba con Tlatelolco, por lo cual el lugar era ya entonces muy transitado por los comerciantes que con sus embarcaciones llevaban sus productos desde Tenochtitlán hasta este otro centro urbano.

Pero además de su vida comercial característica, La Lagunilla es famosa por sus recintos culturales de primer orden y sus festividades de barrio siempre concurridas y animadas.

Te dejamos aquí algunas sugerencias para que no pierdas detalle de este barrio tradicional y risueño de la Ciudad de México.

La Plaza Garibaldi (Santa Cecilia)

Está icónica plaza de nuestra ciudad existe con su nombre actual desde 1921, antes, durante la Colonia era conocida como la Plazuela de Jardín, y más tarde, ya durante el México independiente, puntualmente en 1871, fue rebautizada como la Plaza del Baratillo por el tianguis que aquí se organizaba de objetos y muebles usados.

Fue pues, en 1921, cuando adoptó el nombre que hoy ostenta, y desde entonces ha sido tradicionalmente el lugar de los encuentros románticos, de las serenatas, de las bodas y cumpleaños en alguno de los bares y restaurantes que la rodean.

También es el lugar predilecto para disfrutar e incluso contratar para las fiestas: mariachis, tríos románticos, conjuntos de música norteña, etcétera.

Es ineludible mencionar la maravillosa fiesta en honor a la patrona de los músicos, es decir, Santa Cecilia de Roma, que cada 22 de noviembre aquí se celebra.

Ese día el jolgorio y la tertulia habitan en toda la plaza, todos los músicos comparten sus melodías con las bulliciosas multitudes, y los bares y cantinas más típicos, como el Tenampa, el Guadalajara de Noche, el mercado de San Camilito, y muchos otros negocios visten sus mejores galas.

El Museo del Tequila y el Mezcal (MUTEM)

Este recinto cultural, que se yergue justamente en la Plaza Garibaldi, promueve el patrimonio y la identidad cultural de México.

Este espacio de características arquitectónicas minimalistas, pero al mismo tiempo versátil y dinámico, lleva al visitante a conocer todos los detalles de la elaboración y producción del tequila y el mezcal, un patrimonio nacional que nos llena de orgullo e identidad.

También el museo aborda la historia de la Plaza Garibaldi, el mariachi, y otros detalles que conforma la cultura popular mexicana.

Exposiciones, tertulias, conferencias, conciertos, presentación de destilados, degustaciones y gastronomía, congregan aquí a todos los amantes de las costumbres e identidad mexicanas, y por supuesto, de estos elixires de origen prehispánico que son patrimonio intangible de la humanidad.

En su salón Mayahuel ocurren permanentemente eventos interesantes: degustaciones de tequilas y mezcales, catas guiadas, conferencias, conciertos, exposiciones temporales de gráfica y pintura, y presentaciones de libros.

Plaza de la Concepción

A un costado del Eje Central Lázaro Cárdenas, un par de cuadras antes de llegar a la Plaza Garibaldi, en la calle de Belisario Domínguez número 5, se encuentra esta bella plaza junto al templo y convento de la Concepción que es el más antiguo de México.

Fue de hecho erigido en 1540 por Fray Juan de Zumárraga, primer arzobispo de México.

En la hermosa plaza se descubre la pequeña capilla de la Concepción Cuepopan, que hace poco fue restaurada y hoy alberga una biblioteca de la SEP.

Escuela del Mariachi Ollin Yoliztli

Por la Plaza de Garibaldi, en el bello callejón de La Amargura número 10, se encuentra este centro escolar inaugurado en 2013 con la finalidad de formar profesionales en la música de mariachi.

La escuela tiene especialidades en instrumentos como: el arpa, guitarra, guitarrón, trompeta, vihuela y violín. El recinto cuenta con un pequeño auditorio donde se presentan conciertos de música mexicana, conferencias, presentaciones de libros, etc.

Plaza Santa Catarina

Esta plaza en sin duda una de las bellas de nuestra ciudad, con el espectacular templo de Santa Catarina y las señoriales casonas que la rodean, como es el caso de la histórica Casa Tagle del siglo XVIII, que hoy alberga el Centro de Legalidad y Justicia, y que presume un magnífico balcón de estilo Limeño republicano.

Este lugar es un ejemplo fehaciente de como lucía el barrio de la Lagunilla todavía en épocas del Porfiriato.

Destacan también en la plaza: el monumento de Leona Vicario, algunas bellas columnas con cadenas en su lado poniente, sus cuatro fuentes, y su frondosa arboleda que regala una atmósfera fresca y amable.

Museo de la Mujer

En la calle de República de Bolivia número 17 se encuentra esta institución museística de la UNAM.

Este recinto es un centro de difusión de la cultura de equidad y respeto a los Derechos Humanos de las Mujeres.

A través de una revisión de la historia de México desde la época prehispánica con un enfoque de género, se visibiliza el quehacer histórico de las mujeres en la construcción de nuestra nación.

El museo cuenta con espacios interactivos y diversas salas donde se enfatizan cuestiones como las siguientes:

  • La equidad principio universal de armonía
  • Cosmovisión dual del México Antiguo
  • Las mujeres insurgentes
  • Ciudadanía de las mujeres, entre otras

Acá también hay exposiciones pictóricas temporales, presentaciones editoriales, conferencias, cursos y talleres, cine club de género, una nutrida librería, etcétera.

Museo Numismático Nacional

En la calle de República de Bolivia s/n, se yergue este fabuloso espacio museístico, que de hecho forma parte de la Casa de Moneda de México.

En este lugar, desde el siglo XVII, se llevaba a cabo el proceso industrial de la separación del oro que venía mezclado con la plata desde las minas.

A partir del siglo XIX, aquí habitó ya como tal la Casa de la Moneda, que antes estaba a un costado de Palacio Nacional, es decir, aquí se producían las monedas y billetes de circulación nacional.

En 1992 terminaron las labores en estos talleres y seis años después se inauguró este fantástico museo.

En sus diez salas que habitan lo que fueran los antiguos talleres, el visitante puede ir descubriendo las salas de fundición y amonedación con toda la maquinaria original, la galería de numismática con monedas y medallas de época, el recinto del Escudo Nacional, al archivo histórico, y en la Sala Plutarco Elías Calles se encuentran expuestos los principales billetes mexicanos.

Un poco de historia de la Lagunilla

A la llegada de los españoles, la Lagunilla, como muchos otros del Centro Histórico, fue desecado y comenzó a poblarse con los recién llegados, iniciaron entonces la construcción de parroquias, plazas, mercados y casonas señoriales.

Entre las parroquias más importantes destacan la de Santa Catarina de Alejandría (XVI), que fue reconstruida en el siglo XVII por su deterioro en las inundaciones de 1629, y el Templo de la Concepción (XVI), ambos templos todavía hoy están activos y pueden visitarse.

En lo que a plazas se refiere, la Plaza de Santa Catarina, frente a la parroquia, es de gran belleza y muy concurrida por los vecinos del barrio, y ni que decir de la Plaza de Santa Cecilia que conocemos como Garibaldi y que es quizá la más famosa de nuestro país.

En cuanto a mercados, en la Lagunilla, con esa vocación comercial que la distingue, tuvo su primer mercado en el siglo XVI que estaba donde hoy está la Plaza Santa Catarina y que funcionó hasta principios del siglo XX.

Se han erigido varios centros de comercio como los que hoy están en activo y que fueron construidos el siglo pasado, empezando con el famoso mercado de la Lagunilla inaugurado en 1905, y después los construidos en 1957 por el arquitecto Pedro Ramírez Vásquez, es decir, el mercado de telas y ropa, el mercado Lagunilla Zona, el mercado Lagunilla varios, y el mercado Lagunilla-San Camilito especializado en comidas.

Además de los grandes mercados establecidos, en la Lagunilla son famosas sus mueblerías, sus tiendas de antigüedades, sus tiendas de telas y vestidos, y especialmente los vestidos de novia.

En fin, en el Centro Histórico de nuestra ciudad, La Lagunilla lo tiene todo para pasar un día de excepción, date una escapada por estos rumbos y disfruta de los privilegios de un barrio que conserva intacta su esencia y que ofrece mucho más de lo que se espera.

Descubre más lugares en la CDMX. Todo lo que necesitas saber de la Ciudad de México la encuentras aquí: https://disfrutatuciudad.mx/

Quizá te interese: