Buscador
Ver revista digital
Historia

La sensual Rarotonga: claves sobre este legendario comic mexicano

raro1

Por años Rarotonga fue un éxito de ventas en los puestos de periódicos de México; hasta que llegaron las telenovelas. Aquí las claves para entender la importancia de este cómic mexicano.

Antes de 1958 el Canal 2 de la XEW no se había dado cuenta de que las telenovelas serían el más exitoso de sus productos. Así que revistas nacionales de historietas como Chamaco, Pepín y luego Lágrimas, risas y amor fueron las que atraían la atención de las mexicanas y mexicanos ávidos de leer grandes narraciones románticas, bajo este panorama nació la legendaria Rarotonga.

Pero es ahí cuando hay que detenernos para armar bien esta enredada historia. Porque todos creen que Rarotonga es el nombre de la protagonista de esta trama (incluso los de Café Tacvba le compusieron una canción confundiendo más a las masas) cuando el nombre real de esta afrodescendiente de labios carnosos, abdomen sublime y caderas descomunales era Zonga. Pero con el tiempo llamarle Rarotonga a la protagonista también fue aceptado.

La primera vez que la historia de la sensual Zonga apareció en los puestos de revistas de México fue a través de la revista Chamaco, dándole el nombre a la historia (que no a la protagonista) de ¡Tabú!, esto en 1951. Años después,¡Tabú! fue publicada a través de la revista Pepín y luego fue retomada por la revista Lágrimas, risas y amor pero colocándole, ahora, el nombre a la historia (que no a la protagonista) de Rarotonga

Una vez explicado esto, ahora sí, podemos desmenuzar cuál era el drama que envolvía a Zonga. Se trataba de una mujer reina hechicera afrodescendiente de la isla Puerto Azul que volvía locos a todos los pobladores con sus encantos, aunque su creador Guillermo de la Parra prefirió referirse a ella dentro del argumento como “mestiza”, como para no entrar en polémicas. 

Por supuesto, la historieta Rarotonga estaba finamente ilustrada por Constantino Rábago y Antonio Gutiérrez, quienes se esmeraron en darle a Zonga sublimes proporciones corpóreas que lograron que las historietas románticas, que hasta ese entonces eran adquiridas sobre todo por el público femenino, ahora fueran compradas por un mayor y excitado público masculino. 

De hecho, recordarán bien, que la canción Rarotonga de Café Tacuba menciona “hazme tuya cada martes”, esto es porque la Editorial Argumentos, que es la que sacaba la revista Lágrimas, risas y amor, promocionaba con esta frase la historia de la exuberante “mestiza”, obvio, para que fueran los lectores hombres quienes se vieran motivados a adquirirla. 

Quienes se aventuraron a comprar una Rarotonga descubrieron que el momento culmen en la vida de Zonga fue cuando apareció en su camino el doctor Alejandro Aldama, un científico estudioso de la naturaleza promovido para recibir el Premio Nobel que llegó a Puerto Azul para continuar con sus investigaciones. 

Cuando Alejandro Aldama, por cierto casado y con dos hijas, se encuentra con la sensual fémina, queda prendado de los encantos hipnóticos de ésta, haciendo que desvíe su camino de rectitud, estudios y titubee en continuar con su vida familiar monógama. El hombre se va de la isla tratando de huir de la atracción que la mujer le provoca. Zonga va en su búsqueda a la ciudad, que bien podría ser la Ciudad de México, aunque nunca se dicen en el argumento. 

Al ver que no logra nada, Zonga vuelve a la isla, pero ahora es el doctor Aldama quien va en su encuentro, pero tras de él también se encamina la esposa convencida de que su marido sólo es víctima del siniestro hechizo de la “mestiza”. Por estos argumentos en los que el hombre se muestra como víctima de los hechizos de la mujer es que Rarotonga tuvo y sigue teniendo sus detractores. 

La historia de ¡Tabú! o Rarotonga se les ocurrió a Guillermo de la Parra y su esposa Yolanda Vargas Dulché, célebre historietista mexicana, cuando viajaron a “las islas del sur” y vieron a una bella mulata de la que muchos hombres estaban enamorados. 

Oficialmente el fin de la historieta de Rarotonga llegó cuando se dejó de publicar Lágrimas, risas y amor en 1995. Esto porque cada vez más gente dejó de comprar las historietas debido a que la televisión había encontrado en las telenovelas la forma de llegar al gran público extasiado por llenarse de historias problemáticas y llenas de amor.

Aunque en 2011 la Organización Editorial Mexicana (OEM) la relanzó, sacaron pocos números, para luego dejarla en el olvido. No se volvió a ver una Rarotonga en un puesto de periódicos de México.

historia del comic rarotongahistorietas mexicanaslagrimaslagrimas risas y amorquien fue rarotongarevista pepin
autor Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios