Portada-2020-MD-507
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Naturaleza Actualidad

¡Llegaron para quedarse! Pericos arriban masivamente a la Ciudad de México

La Ciudad de México comienza a presentar una población importante de pericos monje. Te platicamos sobre la llegada de este bello animalito.

15-11-2019, 9:05:29 AM
¡Llegaron para quedarse! Pericos arriban masivamente a la Ciudad de México
mm

Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.

El perico monje argentino (Myiopsitta monachus), originario de América del Sur, llegó a México como una mascota exótica. Si bien es conocido su reproducción invasora, la puesta en libertad de estos pericos a generado una reproducción masiva que amenaza a otras especies. Alcaldías como Azcapotzalco y Gustavo A. Madero ya tienen santuarios.

El perico monje pertenece a la familia de los loros, su nacimiento se da durante el verano y anidan a alturas de 10 metros. Su cuerpo es pequeño, en promedio mide 30 cm y su peso no supera los 150 gramos. Posee un plumaje color verde brillante con tonos azulados en las alas y pecho gris.

Este tipo de aves poseen una gran inteligencia, lo cual les permite adaptarse con facilidad a distintos medios y ecosistemas. Además, son animales que viven en grupos sociales densos con los cuales hacen vuelos rápidos en parvada. El monje es la única clase de loros que construye su nido con ramas. También tiene la capacidad de emitir silbidos y hablar.

A diferencia de otras aves que requieren de los medios necesarios para sobrevivir, el perico monje puede adaptarse a casi cualquier situación. En medios urbanos esta ave encuentra mejores condiciones para vivir que en su medio natural, ya que no existe un depredador que equilibre su población. Debido a su preferencia por anidar en zonas altas, su reproducción pone en riesgo los árboles locales y la infraestructura urbana como postes y cables. Un caso importante de daño al mobiliario urbano es

De acuerdo con Patricia Ramírez Bastida, bióloga de la FES Iztacala de la UNAM, la gente ha sido la encargada de proteger la reproducción de estas aves. Sin embargo, dichas acciones representan un riesgo a los ecosistemas de la ciudad, ya que por más bonito que sea, no deja de ser una especie invasiva. Actualmente el perico monje figura en el primer lugar del listado de aves invasoras publicado por la SEMARNAT.

Ramírez, quien es la encargada de la CONABIO para estudiar el fenómeno, señala que el principal riesgo es la competencia de estas aves contra las nativas. A su vez, la introducción de especies exóticas representa una de las principales causas de pérdida de biodiversidad global. Actualmente el 17% de la extinciones es generado por la introducción de especies ajenas a los ecosistemas.

Aunque pueda parecer una exageración categorizar la reproducción de estas aves como plaga, es importante recordar que ya han existido casos en otros países. El caso más importante es el de España, donde este año se contabilizaron más de 20 mil ejemplares; mientras que en la Ciudad de México se calculan cerca de 5 mil pericos en libertad. Otras entidades mexicanas que presentan sobrepoblación de loros son Oaxaca, Baja California Sur, Hidalgo y Estado de México.

De acuerdo con la CONABIO la única forma de evitar llegar a daños fuertes es la erradicación a cero de la especie. Sin embargo, al tratarse de una animal carismático la gente los protege y no se puede hacer mucho al respecto. Por ello, se recomienda no alimentar a los pericos.

Quizá te interese leer: