Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Turismo de aventura: pierde el miedo en Boca del Túnel

Pasa un día de emociones al límite en el increíble Parque de Aventuras Boca del Túnel y olvídate de los miedos. Disfruta de la vista y velocidad de sus tirolesas y atraviesa sus vertiginosos puentes colgantes.

Gabriela Damián Miravete

Pensé que estaba condenada a vivir “con los pies en la tierra”, hasta que entre los maderos de un puente colgante me di cuenta que:  ¡Ya no tenía miedo! Al llegar a Aguascalientes nos dirigimos a los alrededores de San José de Gracia para hacer el circuito de puentes colgantes y tirolesas del Parque Aventura Boca del Túnel, ubicado dentro de un sistema de barrancas cuyas formaciones rocosas, que datan de hace millones de años, han formado un bello paisaje entre el espejo de agua de la presa Potrerillos, la vegetación y las caprichosas figuras de las rocas. Era una buena oportunidad de divertirnos en los recovecos de un impresionante escenario, así que me animé a cumplir el reto a pesar de que, honestamente, siempre he tenido miedo a las alturas. Después de que los guías nos colocaron el equipo y nos explicaron las medidas de seguridad que debíamos tomar, nos pusimos en marcha. Entre las risas nerviosas del grupo y los rayos del sol cruzamos los primeros puentes, escalamos las columnas de roca por las vías ferratas y nos preparamos para cruzar un pasaje en tirolesa, lo que me puso un tanto inquieta, pero todos me animaron a seguir. 

Rodrigo Cruz

Cuando me solté para dejarme llevar en aquella trayectoria, impulsada por mi propio cuerpo, lo disfruté muchísimo: jamás habría imaginado la sensación de la velocidad hecha brisa, la belleza del cielo desde el vuelo mismo, y las diversas formas que tomaban los riscos aquí y allá, entre los árboles manzanilla. Aunque el reto no había terminado aún: transitar por los puentes colgantes requirió, además de osadía, cierta habilidad de la que pensé que carecía… pero gracias a que los guías me hicieron sentir muy segura en todo momento, ¡lo logré! Después abordamos la lancha para dar el paseo que nos regresaría al punto de partida. Nos asombró la altura a la que habíamos estado minutos antes y tratamos de calcularla desde la superficie del agua, en el fondo del cañón. Al terminar el circuito, ya sin el casco, los guantes y el arnés, mientras me bebía la botella de agua casi de un trago, comprendí que no solo la había pasado muy bien, sino que otra aventura comenzaba en ese momento: ¿qué no podré hacer ahora, después de vivir la increíble sensación de haber perdido el miedo?

Rodrigo Cruz

Imprescindibles de Aguascalientes: 

  • Disfruta la ciudad dando un paseo en tranvía y visita el Museo Posada, dedicado al artista gráfico José Guadalupe Posada, cuyas creaciones inspiraron el asombroso Festival de las Calaveras que ocurre cada año alrededor del Día de Muertos.
  • El restaurante El Mirador, en San José de Gracia, es una gran opción para disfrutar unos deliciosos mariscos con una muy bonita vista a la presa.
  • Calvillo es un Pueblo Mágico que merece una visita relajada. Conoce la bella Parroquia del Señor del Salitre, prueba los dulces de guayaba (los mejores del país) y compra una elegante prenda de deshilado en la Casa del Artesano.

Recomendaciones

Comentarios

Lo último

Puebla
Cuetzalan, uno de los pueblos más bonitos de México

Cuetzalan es un pueblo mágico que parece salido de un cuento de hadas, estas son algunas razones por las que tendrías que empacar tu maleta y viajar para conocerlo.

México
4 lugares de la CDMX para comer una deliciosa sopa de tortilla

En esta lista encontrarás los mejores lugares de la CDMX para comer sopa de tortilla, arma tu tour y prueba todas.

Guerrero
No te pierdas la Feria Nacional de la Plata en Taxco

¿Buscas un bonito regalo para Navidad? Lánzate a este Pueblo Mágico de Guerrero y descubre las maravillas que los artesanos taxquenses crean con sus hábiles manos en plata.

Durango
Trekking en Durango: haz deporte de aventura y salva el planeta

En el desierto de Durango hay un paraíso que necesita ser salvado: el Cañón de Fernández, donde a tu lado pasan correcaminos, vuelan garzas y hay árboles de más de mil años de vida (1,300 para ser preciso). ¡Sí, en el desierto!