Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Ciudades de México

Fin de semana en la ciudad de San Luis Potosí

Pasa un increíble fin de semana en esta ciudad colonial.

La hermosa y señorial ciudad de San Luis Potosí, capital del estado del mismo nombre, se caracteriza por las ricas construcciones barrocas de cantera que destacan del elegante pero severo estilo neoclásico que predomina en el centro de la ciudad, el cual fue declarado Patrimonio Histórico en 1990. Actualmente, en él se realizan trabajos de remozamiento, sobre todo en sus calles peatonales y en las fachadas de algunas casonas. El pavimento y el adoquín de las calles y las aceras están siendo reparadas, con lo cual el recorrido, ya de suyo interesante, será más seguro y gratificante.

La ciudad de San Luis Potosí se localiza a 613 km de la ciudad de México y se llega por la carretera federal núm. 57.

VIERNES

A nuestra llegada a la ciudad nos recomendaron para hospedarnos el HOTEL REAL PLAZA, ubicado en Avenida Carranza, larga y bulliciosa calle con camellón al centro sobre la que se encuentran muchas tiendas y boutiques.

Una vez instalados, salimos a cenar. Sobre la mencionada avenida hay una amplia variedad de restaurantes, para todos los gustos. Decidimos ir directamente a LA CORRIENTE, a dos cuadras del hotel rumbo al centro. Se trata de una antigua y señorial casona adaptada como restaurante y bar. Es muy hermosa en su interior, con plantas colgantes, cuadros en sus paredes y una colección fotográfica del viejo San Luis; a la entrada hay un mapa mural del estado con sus zonas climáticas. La cena es excelente: enchiladas huastecas con cecina o chamorro pibil. La sobremesa es muy agradable, con un guitarrista que entona canciones sin estridencia. ¡Qué delicioso es platicar así!

SÁBADO

Después de un tranquilo y reparador descanso, estamos listos para explorar la ciudad. Nos dirigimos al centro, a la PLAZA DE ARMAS, para desayunar en LA POSADA DEL VIRREY, uno de los restaurantes de mayor tradición en San Luis. Ahí, desde temprano, se reúnen los cafeteros y los amigos para hablar de sus cosas, de las noticias del día y cambiar el mundo. “Convivir” con ellos es penetrar en un ambiente propio de las ciudades pequeñas. En el segundo piso hay una colección de fotografías antiguas y así nos enteramos que a esta casona se le llama CASA DE LA VIRREINA o “de la Condesa”, porque aquí vivió doña Francisca de la Gándara, quien fuera esposa de don Félix María Calleja y, por ende, la única “virreina” mexicana.

La mayoría de las tiendas aún está cerrada y nos enteramos que el comercio suele abrir alrededor de las diez. Como ya estamos en el centro, iniciamos nuestra exploración en la CATEDRAL, hermoso recinto que combina los estilos barroco y neoclásico. Está compuesta de tres naves y presenta vitrales e imágenes de mármol de Carrara dignas de apreciarse a detalle, además del altar.

Después, enfrente de la plaza, visitamos el PALACIO MUNICIPAL, del siglo XIX, que antiguamente albergó las Casas Reales, y que durante algún tiempo fue la residencia episcopal. Al subir la escalera observamos un bello vitral del escudo de la ciudad. Al otro lado de la plaza se ubica el PALACIO DE GOBIERNO, cuya construcción se inició a finales del siglo XVIII Es un amplio recinto que ha sufrido modificaciones a lo largo del tiempo. En la planta alta hay varios salones que se pueden visitar, como el de los Gobernadores, el de Recepciones y la Sala Hidalgo. Sobresale una habitación, tipo museo, con figuras de cera de Benito Juárez y de la princesa de Salm-Salm que representan la escena en que ésta de rodillas le pide al presidente el indulto a Maximiliano de Habsburgo, y Juárez se lo niega. Este es un pasaje de la historia nacional que tuvo lugar exactamente en este palacio de San Luis.

Dirigimos nuestros pasos a la PLAZA DEL CARMEN donde tenemos planeado visitar tres puntos de interés. Lo primero que llama la atención es el TEMPLO DEL CARMEN, de inigualable estilo churrigueresco en su fachada; en su interior se combinan el barroco, el plateresco y el neoclásico. Data de mediados del siglo XVIII y albergó a la orden de los carmelitas descalzos. A la izquierda del altar se encuentra la suntuosa portada de estilo plateresco acabada de argamasa que da paso al CAMARÍN DE LA VIRGEN –orgullo de todos los potosinos–. Este recinto es una capilla en forma de concha recubierta de hoja de oro. Una maravilla.

Proseguimos nuestra exploración en el TEATRO DE LA PAZ en cuyo interior podemos admirar algunas figuras de bronce y murales en mosaico. Para tomar un descanso entramos al CAFÉ DEL TEATRO, justo en la esquina, y saboreamos un buen capuchino para recobrar energías.

Estando en el café nos enteramos de que hay un cuarto sitio que habremos de visitar y que no formaba parte de nuestro programa: el MUSEO DE LAS TRADICIONES POTOSINAS. Este museo, prácticamente desconocido, se encuentra a un lado del templo del Carmen y consta de tres pequeñas salas, en las que destacan las representaciones de algunas cofradías durante el desfile de la famosísima PROCESIÓN DEL SILENCIO, que se lleva a cabo la noche del viernes de Semana Santa.

Por último, entramos al MUSEO NACIONAL DE LA MÁSCARA, el cual se encuentra enfrente del teatro. La casona que lo alberga es de estilo neoclásico, recubierto de cantera como casi todo el centro histórico de la ciudad. En su interior disfrutamos de un sinnúmero de máscaras procedentes de muchos rincones del país. Vale la pena conocerlo.

Al concluir la visita nos percatamos de que el ajetreo ha disminuido. San Luis descansa, es la hora de la siesta, y a nosotros no nos queda más remedio que hacer lo mismo. Buscamos un lugar donde comer. En la calle Galeana número 205 encontramos el RESTAURANTE 1913, que se localiza en una casona rehabilitada hace pocos años. Ahí sirven comida mexicana de distintas regiones, y como entremés pedimos chapulines oaxaqueños.

Luego de descansar un rato en el hotel, renovamos el ánimo de conocer más de esta sorprendente ciudad. Regresamos al centro histórico y vamos directamente al complejo del EX CONVENTO DE SAN FRANCISCO. Primero entramos al MUSEO REGIONAL POTOSINO porque nos enteramos que cierra a las siete. En la planta baja admiramos objetos prehispánicos, sobre todo de la cultura huasteca. En una de las salas destaca la figura del “adolescente huasteco”, descubierta en el sitio arqueológico EL CONSUELO, en el municipio de Tamuín.

En el segundo piso descubrimos una capilla, única en su género en el país por encontrarse, precisamente, en un segundo piso. Es la CAPILLA DE ARANZAZÚ de majestuoso estilo barroco. En la parte exterior de esta capilla, sobre la PLAZA DE ARANZAZÚ, se encuentra otro orgullo de San Luis: un ventanal de estilo churrigueresco sin igual.

Para digerir todo lo que hemos visto hasta ahora, nos sentamos en una banca del bucólico JARDÍN DE SAN FRANCISCO, conocido como “Jardín Guerrero”. La tarde va cayendo y empieza a refrescar. La gente pasea sin prisa, disfrutando del momento mientras las campanas doblan llamando a misa. Antes de que inicie la misa en la IGLESIA DE SAN FRANCISCO, entramos para admirar otra de las joyas barrocas de la ciudad. Los óleos y el decorado son bellísimos, al igual que un exvoto de cristal, en forma de carabela, que pende de la cúpula. Sin embargo, nada se compara con las riquezas dentro de la sacristía. Con un poco de suerte puede visitarla, ya que por lo general está cerrada.

San Luis no parece tener una vida nocturna muy activa, al menos no en su centro. Nosotros estamos rendidos y buscamos un lugar apacible para cenar. Hace rato, cuando andábamos en el complejo del ex convento, divisamos un restaurante que se nos antojó por tener una terraza. Allá vamos. Es el RESTAURANTE CALLEJÓN DE SAN FRANCISCO. Aunque no ofrece comida típica regional, cualquier platillo es muy bueno y la sobremesa en esa terraza, bajo un cielo estrellado y temperatura fresca, es muy agradable.

DOMINGO

Por las prisas de salir a recorrer la ciudad, ayer no tuvimos tiempo de disfrutar de las panorámicas desde lo alto del hotel. Hoy lo hacemos y nos damos cuenta que San Luis es una ciudad sobre una planicie, rodeada por cerros.

Desayunamos en LA PARROQUIA, otro lugar típico de San Luis, ubicado enfrente de la PLAZA FUNDADORES, por la Avenida Carranza. Las enchiladas potosinas son un platillo obligado.

Consultamos nuestra guía turística y el mapa para decidirnos qué hacer el día de hoy. Hay muchísimas cosas que quisiéramos conocer, pero el tiempo no nos alcanzaría. Los siete barrios, otros museos, dos parques recreativos, la PRESA DE SAN JOSÉ, más iglesias y, por si fuera poco, los alrededores de la ciudad, como el antiguo pueblo minero de CERRO DE SAN PEDRO, a sólo 25 km, algunas haciendas, o MEXQUITIC DE CARMONA, a 35 km rumbo a Zacatecas, donde hay un zoológico, y el MUSEO DE CIENCIAS NATURALES JOSÉ VILET. Iniciamos nuestra exploración caminando un poco para visitar las capillas y el edificio de la RECTORÍA DE LA UASLP, antiguamente un convento jesuita.

Caminamos hacia el sur por la calle Zaragoza, la arteria peatonal más larga del país, que luego se convierte en la calzada Guadalupe, para conocer uno de los iconos de la ciudad: LA CAJA DE AGUA, monumento de estilo neoclásico inaugurado en 1835; en sus orígenes abastecía de agua proveniente de la Cañada del Lobo; hoy es un punto que todo visitante debe conocer. Cerca de ahí se encuentra el RELOJ ESPAÑOL. Se trata de una donación hecha a la ciudad por la comunidad española a principios del siglo XX. A través de un vidrio en la base del pedestal se observa la maquinaria de tan singular reloj.

Continuamos hacia el sur por el camellón peatonal de la arbolada calzada, hasta llegar al SANTUARIO DE GUADALUPE, también conocido como “Basílica Menor de Guadalupe”. Este recinto, terminado en 1800, bien vale la pena apreciarse a detalle porque es una de las mejores muestras de la transición entre el estilo barroco y el neoclásico. Ahí se encuentra un exvoto de cristal similar al que vimos ayer en la iglesia de San Francisco.

De regreso tomamos otra calle para conocer la plaza y el TEMPLO DE SAN MIGUELITO, el barrio más tradicional de la ciudad, aunque no el más antiguo, ya que tanto el de Santiago como el de Tlaxcala fueron fundados en 1592, y el de San Miguelito en 1597. Originalmente se llamó barrio de la Santísima Trinidad, y en 1830 tomó su nombre actual.

Durante todo el paseo hemos disfrutado de la arquitectura local en las casonas con sobrias fachadas y ventanales de herrería. Todo muy bien conservado.

Como no queremos terminar nuestra visita y quedarnos con la curiosidad, tomamos un taxi para recorrer el PARQUE TANGAMANGA I, otro orgullo de los potosinos. Se trata de un lugar para esparcimiento que cuenta con instalaciones deportivas, desde pistas para trotar, campos de futbol y pistas para bicicleta y motocross, hasta campos de tiro con arco. Hay también viveros, dos lagos artificiales, juegos infantiles, palapas con asadores, dos teatros, un observatorio con su planetario, el balneario TANGAMANGA SPLASH, y el MUSEO DE ARTES POPULARES. Por ser un típico domingo de cielo despejado e intenso azul, sol brillante y temperatura agradable, el parque está llenísimo.

Luego de adquirir dos de los productos más típicos de la ciudad: chocolates Constanzo y quesos de tuna, nos encontramos comiendo en el RESTAURANTE RINCÓN HUASTECO de la Avenida Carranza. La cecina huasteca es muy recomendable, y hoy, por ser domingo, también ofrecen zacahuil, ese gigantesco tamal huasteco. ¡Delicioso!

La visita a San Luis concluye. Hemos conocido muchísimas cosas en tan poco tiempo. Sin embargo, sentimos que apenas si dimos un vistazo a una ciudad que tiene grandes rincones y secretos esperando al visitante. Nos faltó, entre muchas otras cosas, el recorrido en el camión turístico, pero será para la próxima ocasión.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.

México
6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, Año Nuevo y Reyes

Te compartimos 6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, año Nuevo y Día de Reyes. Son recetas muy fáciles y deliciosas.

México
Experiencias únicas para el 2018